Cómo aumentar tu rendimiento laboral a través de la alimentación

15/11/2016 · Mantenerse concentrado es el mantra que define otras cuestiones, tanto o más valoradas por las empresas, como la productividad y efectividad laboral. Con el fin de mantenernos enfocados, las personas solemos aplicar planes de trabajo, con metas a corto plazo, que nos mantengan motivados durante la jornada. Sin embargo, lo que muchos desconocen es que hay otros aspectos que también favorecen la concentración mental, como por ejemplo escoger los alimentos que vamos a ingerir en los tiempos de descanso y comida.

Aprender a saber qué comemos y cómo nos afecta internamente, no sólo nos permite reforzar nuestra fortaleza física, mediante la creación de hábitos saludables, sino que también, ahora, lo hace en otros ámbitos como la concentración.

Estudios recientes han comenzado a ligar la ingesta de determinados alimentos, con una importante contribución a determinados procesos mentales como lo es estar enfocado en algo o lograr que el tiempo que tardamos en volver a conectar con el trabajo, tras una distracción, se reduzca.

Con el fin de contribuir a aumentar nuestros niveles de concentración a través de la alimentación, Up SPAIN, especialista en la gestión de beneficios para los empleados, ha recopilado una lista con los principales alimentos que ayudan a ese propósito empezando por los frutos secos.

  • Frutos secos: nueces y almendras

Si hasta ahora las pasas eran el mejor remedio natural para aumentar o reforzar nuestros niveles de memoria, ahora, las nueces y las almendras se perfilan como los frutos secos más adecuados si lo que buscamos es mejorar nuestra capacidad de concentración.

Además de combatir el colesterol y mejorar la capacidad intelectual por ser ricas en fósforo, tienen las propiedades de las proteínas y las virtudes de las grasas, por lo que ofrece al cerebro la energía suficiente para llevar a cabo, de forma más rápida, procesos complicados como la resolución de problemas o la respuesta inmediata ante imprevistos.

  • Grasas insaturadas: el aceite de oliva

Además de los carbohidratos –siempre que sean saludables y que encontramos en alimentos como el arroz integral, el calabacín o quínoa- y las proteínas animales –en las que incidiremos más adelante-, existe un tercer grupo alimenticio que ayuda a mejorar las funciones cerebrales: las grasas insaturadas o grasas saludables. Éstas se encuentran en los aceites vegetales, el aceite de oliva e, incluso, en el de algunos pescados.

  • Alimentos proteicos: Huevos y lácteos

Tal y como avanzábamos anteriormente, las proteínas son otra de las fuentes necesarias para mantener una buena concentración. ¿Por qué? Todo reside en la sustancia (un aminoácido llamado L-tirosina) que se libera cuando éstas son ingeridas y que es la encargada de sintetizar la noradrenalina y la dopamina, fundamentales a la hora de pensar de forma clara y ágil.

En este sentido, otra fuente proteínica son los huevos que mejora el estado de “alerta” y de estabilidad, las carnes magras o los productos lácteos como la leche, el queso y el yogur son normalmente reconocidos nutricionalmente por contener calcio y proteínas.

Este grupo provee al cuerpo y al cerebro de energía durante más tiempo, incluso cuando la energía de los carbohidratos se ha agotado, ya que su proceso de asimilación durante la digestión es más largo.

  • Pescado azul: salmón y sardinas

Dentro de las proteínas y grasas saludables encontramos al pescado azul, que es además una fuente rica de Omega-3. Entre la gran cantidad de virtudes de estos ácidos grasos, se ha descubierto que llevan al cerebro a su máximo rendimiento y, de hecho, algunas investigaciones ligan su consumo a una mejora de los síntomas de la depresión y el trastorno bipolar.

  • Avena o verduras: zanahoria o calabacín

Completando el menú encontramos a la avena y las verduras como la zanahoria o el calabacín. Con respecto a la avena, además se ser beneficiosa para la piel y el sistema nervioso por tener mucha vitamina B1, contiene proteínas y grasas saludables que mejoran la memoria a corto plazo. En cuanto a las verduras, en el caso de la zanahoria, contiene un antioxidante beta-caroteno que aumenta la capacidad de retención.

  • Frutas: plátano o arándanos

Y de postre nada mejor que una fruta. El plátano posee –además de potasio y vitamina C- vitamina B6 que ayuda a la producción de neurotransmisores asociados a la concentración como la serotonina o la dopamina. Asimismo, el consumo de arándanos –ricos en vitamina C y antioxidantes- fortalece la capacidad de memoria a largo plazo, ya que activa las enzimas que protegen el cerebro.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Gas Natural Fenosa
Affinity
Maxxium España
Liberty Seguros
Tecnocom
Aegon
Bankinter
Lilly
LG Electronics
Randstad
Nationale-Nederlanden
Bausch+Lomb
Hays
Prosegur
Generali
PeopleMatters
Alten
OCU
Kiabi
Adecco
British American Tobacco
Endesa
Vodafone