6 razones por las los empleados pierden creatividad en el trabajo

02/01/2017 · Los empleados tienen que estar motivados para ser creativos y lo deben estar en torno a tres niveles: el clima empresarial, la dinámica del equipo y las acciones individuales que toman. Coartar esta libertad de creación en base a la instalación de normas burocráticas, asentadas en argumentos meramente organizativos, o no reconocer los logros e impedir la independencia de los trabajadores, bloquea sus procesos creativos, avances profesionales y, por tanto, la proyección de la empresa a unos niveles jamás planteados, ya que la creatividad nace de la libertad de pensamiento, actuación y desarrollo de ese proyecto, dentro de unos límites justificados que sirvan para no caer en errores insalvables.

Algunos estudios han demostrado que las personas son más creativas cuando trabajan en startups que cuando lo hacen para una empresa con una historia de detrás de varios años de antigüedad. ¿Los motivos? Estas empresas de nueva creación asumen riesgos que las empresas asentadas en la tradición bloquean, en base a una serie de normas y formas de trabajo internas. En concreto, un artículo publicado en INC ha situado en seis, las razones por las que los empleados pierden esa capacidad o ganas de generar ideas nuevas, diferentes y atractivas cuando trabajan en este tipo de empresas maduras.

1. Falta de autonomía

Los empleados no necesitan la autonomía para decidir acerca del proyecto en el que van a trabajar, pero sí deben tenerla a la hora de elegir la forma en la que lo hacen. Los jefes de equipos tienden a marcar unas pautas de trabajo que afectan a su desarrollo y limitan, por tanto, la creatividad.

Por ello, permitir que los empleados escojan cómo quieren hacer algo, asumiendo el riesgo a que pueda producirse un fallo (controlable) en el proceso y que aprendan de él, es lo que va a generar que fluyan las buenas ideas, puesto que van a perder el miedo de equivocarse y van a aprender a saber qué decisiones son mejores que otras por sí mismos.

2. Déficit de visibilidad

Para ser creativos, a los empleados les gusta ver cómo su parte del proyecto tiene una presencia real, tangible y clara en el conjunto global del mismo. Es importante que conozcan cómo su éxito (o fracaso) impacta en la empresa.

Sin embargo, cuanto más grande es la empresa y el proyecto, más tienden los gerentes a definir los límites entre los equipos, que desarrollan sus procesos de forma aislada del resto de grupos de trabajo. Esta visualización acerca de lo que cada uno de esos equipos está haciendo, va a permitir compartir recursos e ideas con otras partes del proyecto y comprender el impacto que tiene su propio trabajo en el éxito global de la empresa, lo que es as su vez un fuerte motivador de creatividad.

3. Exceso de burocracia

Una investigación revelo que la confrontación de retos externos vinculados al manejo de nuevas tecnologías, formas de impactar en el mercado o de diferenciarse de competidores y de cumplir o lograr financiación para un proyecto motiva la creatividad. Sin embargo, las metas internas ligadas a la burocracia, procesos estrictos y una fuerte formalización la desalientan, ya que los empleados sienten que están perdiendo su tiempo y energía en luchar contra todos esos procesos con plazos arbitrarios que generan agotamiento.

Reducir la burocracia al mínimo permite que fluya la creatividad sin que se incumplan las reglas básicas de la empresa y la rendición de cuentas. Los procesos de trabajo deben constar de unas rutinas que ayuden a mejorar su eficiencia, productividad y aprendizaje, pero no como un mero sesgo organizativo.

4. Corrección excesiva en la política de equipo

Es cierto que se necesitan reglas para que un debate resulte productivo y eficiente en cuanto a tiempo, de la misma manera que llevar una conversación al terreno personal resulta improductiva y puede derivar a un ambiente laboral incómodo, pero la organización debe trabajar para evitar que el exceso de corrección en las formas acabe con dinamitar la creatividad.

Los líderes deben construir una dinámica en sus equipos que les permitan discutir con respeto sí, pero también con pasión, libertad y sin consecuencias cuando no se coincide con la idea que ese gerente tiene sobre algo.

5. Falta de reconocimiento

Todo el mundo necesita obtener algún tipo de reconocimiento y en trabajo no tiene que ser siempre en forma de incentivos financieros o promesas de una promoción futura. De hecho, este tipo de recompensas tienden a reducir la creatividad y aumentar la probabilidad de la competencia no cooperativa.

Además, las investigaciones indican que la apreciación más importante es la que provine de los compañeros, después la del líder del equipo y, por último, la del CEO. Esta valoración positiva vine en acciones pequeñas como recordar quién es esa persona y cuáles son sus aspiraciones o a través de felicitaciones personales.

6. Recursos insuficientes o excesivos

Los recursos son importantes y en ellos se incluyen la financiación, la gente, el tiempo y otras herramientas y materiales. Es necesario que existan suficientes recursos para hacer el trabajo. Los horarios poco realistas, sin acceso al nivel mínimo de recursos, perjudicarán a la creatividad.

Por otro lado, ofrecer demasiados recursos genera ideas menos eficientes o que consumen demasiadas herramientas que no son necesarias. Por lo que limitar ese acceso, ofreciendo los recursos básicos, va a hacer que los empleados se esfuercen por obtener soluciones más creativas.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Endesa
Kiabi
Bankinter
British American Tobacco
Alten
Maxxium España
Hays
Bausch+Lomb
Tecnocom
Vodafone
Affinity
Nationale-Nederlanden
OCU
PeopleMatters
Gas Natural Fenosa
LG Electronics
Lilly
Adecco
Liberty Seguros
Prosegur
Randstad
Generali