Los líderes del siglo XXI deben actuar como patrocinadores de sus trabajadores

07/12/2017 · El concepto de empresa, tal y como hasta ahora se había concebido, ha cambiado. Además, el viejo modelo de liderazgo que se ejercía bajo una estructura muy jerarquizada o definida ha quedado obsoleto, para dar paso a otro mucho más enfocado en lo social, lo comunicativo e inspiracional. Así lo revela al menos en un artículo Euprepio Padula, Presidente Padula&Partners y experto en liderazgo.

En un artículo publicado en el diario Expansión, Euprepio Padula afirma que “el concepto de empresa cuyo fin último está basado exclusivamente en la rentabilidad económica, ha quedado enterrado en el siglo XX” y ha pasado a formar parte “de un sistema social”. En este sentido, el experto en liderazgo enumera algunos de los objetivos que se han añadido como “mejorar la productividad, optimizar el beneficio, ser más rentable que sus competidores, más disruptiva y útil socialmente, respetar el medio ambiente y apostar por la innovación”.

Con el fin de alcanzar el éxito en todos ellos, antes -alega- las empresas confiaban en un “líder Alfa” –que era el único responsable de llevar a cabo su consecución bajo un “modelo jerárquico de organización y un liderazgo autocrático”- mientras que, ahora, se hace bajo un perfil al que llama “Beta”, el cual trabaja en una cultura “basada en la colaboración, la generosidad, la comunicación, el trabajo en equipo y un liderazgo afiliativo e inspiracional” e influenciada por Internet y las redes sociales.

Se podría pensar, por tanto, que esta nueva fórmula sólo es aplicable a los Millennials y directivos más jóvenes. No obstante, Padula alega en el artículo en el diario Expansión, que “todos deberíamos virar hacía esta nueva manera de liderar las empresas y su capital humano”.

Los motivos que señala para que esto sea así, son algunos de los beneficios que este tipo de liderazgo trae consigo. Por ejemplo, apunta que contar con una estructura horizontal permite a los empleados sentirse parte de “un proyecto común”, que es además “compatible” con el reconocimiento individual por los éxitos alcanzados. “Esto se consigue recompensando el comportamiento colaborativo y afiliativo”, destaca. “Hay que permitir que todos sean y se sientan parte de los procesos, de su ejecución y especialmente sientan los valores, la misión y la visión de la empresa”.

Por otro lado, afirma que apostar por la innovación –tal y como lo hace un líder ‘Alfa’- requiere del impulso e implantación de una “cultura del cambio, como esencia de la empresa”. “Antes se hablaba de ciclos económicos de años –indica- hoy, un directivo de éxito adapta las organizaciones de forma constante, compartiendo los valores y visión” empresarial con sus fuerzas de trabajo, al tiempo que incentiva su motivación, incrementa sus conocimientos, posibilidades de trabajo (mejora de la flexibilidad laboral) y creatividad.

“Tener el mejor conocimiento de uno mismo, como líder, pero también de su equipo y, en general, de todos los actores involucrados en la empresa, es vital”, añade como claves del “líder Alfa”, el cual distingue del ‘Beta’ por incorporar a sus virtudes –éste último- la integridad, la honestidad y la generosidad.

“En las empresas del futuro, todos deben conocer y ser partícipes, con pasión, de la cultura y de los valores que impregnan la organización”, concluye, al tiempo que remarca la importancia de invertir en una mayor diversidad de profesionales y una mejora de su capacitación. “El líder Beta debe convertirse en el ‘patrocinador’ de sus empleados y darles la capacitación y el entrenamiento que necesitan para conseguir su mejor desempeño. Debe usar su tiempo para escucharlos y, después, brindarles lo que requieren para triunfar”.

TAGS: liderazgo

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Prosegur
Nationale-Nederlanden
LG Electronics
Liberty Seguros
Generali
Endesa
Alten
Tecnocom
Affinity
Maxxium España
Kiabi
Lilly
Vodafone
British American Tobacco
PeopleMatters
Randstad
Adecco
Bausch+Lomb
Gas Natural Fenosa
Hays
Aegon
Bankinter
OCU