Las mujeres emprendedoras fracasan un 28% menos que los hombres

12/02/2018 · Según el último informe de Spain Startup-South Summit, sólo el 30% de las empresas creadas por mujeres fracasaron frente al 58% de los proyectos iniciados por hombres. En esta línea, un estudio llevado a cabo por Telefónica confirma este dato asegurando que, del total de empresas derivadas que financia y asesora a través de la inciativa 'Woman's Age', el riesgo de que quiebre se reduce a la mitad cuando ésta es liderada por una mujer.

28%, esta es la diferencia que separa el número de empresas que fracasan en función del género de la persona que las lidere. El Mapa del emprendimiento 2017 elaborado por Spain Startup-South Summit determina con esta cifra que las mujeres tienen estadísticamente menos probabilidades de 'hundir' un negocio que los hombres, tras analizar una muestra de 1.585 proyectos de todo el mundo.

A pesar de ello, el estudio remarca que la emprendeduría femenina continúa siendo muy discreta, ya que sólo representa el 18% del total de empresas nuevas. Por ello, empresas como Telefónica impulsaron inciativas como ''Woman's Age', que promueven el liderazgo femenino.

Los datos de esta aceleradora revalidan la estadística de Spain Startup-South Summit, dado que certifican que las empresas lideradas por mujeres tienen la mitad de riesgo de quebrar que las lideradas por hombres, aunque también confirma el escaso número de proyectos que éstas lideran: tan sólo el 20% tienen mujeres en cargos directivos en ellos.

Una baja representación que también evidencian los datos de la OCDE y que sitíuan en 270.000 el número total de mujeres empresarias y en 712.000 el de las trabajadoras autónomas en España, frente a los 600.000 y el 1.248.000 de los empresarios y trabajadores autónomos, respectivamente.

Asimismo, según estos mismos datos, en la mayoría de los países, las mujeres autónomas trabajan predominantemente en el sector servicios (70% o más), y registran diferencias de género en el acceso a la financiación. Un factor que desde la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) califican de "clave para el emprendimiento".

De hecho, según explica la profesora Ana Isabel Jiménez-Zarco, los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, "aunque la idea de negocio sea buena y el proyecto viable, el hecho de que sea una mujer quien está detrás del proyecto puede generar desconfianza en algunos potenciales socios financieros". Además, señala las causas que explican por qué las mujeres tienen más dificultades para acceder a financiación: "la mayoría de veces sus objetivos no se centran tanto en términos económicos, son menos ambiciosos y su actitud resulta menos agresiva que los hombres a la hora de luchar por los negocios".

En cuanto a éste último punto, Jiménez-Zarco destaca que muchas mujeres deciden crear una empresa como vía para conciliar vida laboral y familiar o bien para volver al mercado laboral o convertirse en su propia cabeza. Una idea con la que coincide María Ángeles Viladot, profesora experta de psicología social de la UOC, que añade que las emprendedoras "se sienten más motivadas a equilibrar las exigencias del trabajo y la familia, y eligen ser emprendedoras debido a la flexibilidad asociada".

A esto se suma que los hombres dedican mucho más tiempo a los proyectos profesionales que las mujeres, diferencia que aumenta en el caso de tener hijos. No obstante, pese a ello, Viladot señala que las empresas con una mayor proporción de mujeres al frente obtienen mejores resultados económicos que las que tienen órganos de gobierno predominantemente masculinos.

"Más que la presencia de mujeres per se, una composición diversa puede producir efectos positivos", aclara esta profesora, que señala la sensibilidad, la diversidad de ideologías y la ausencia de discriminación como factores clave para el éxito de las organizaciones.

Otro de los retos es la visibilización de las mujeres que tienen cargos directivos y la lucha contra los roles estereotipados. Si hay pocas mujeres visibles y, además, tienen una mala imagen o generan rechazo, "las mujeres tendrán menos posibilidades de seguir esta carrera por culpa de los modelos de rol", explica Viladot.

Finalmente, Jiménez- Zarco considera que, para mejorar las tasas de emprendimiento femenino, la Administración pública debe "reducir la burocracia y simplificar y agilizar los procesos vinculados a la apertura de negocios", además de proponer "la reducción de impuestos y tasas durante los primeros años" de vida del proyecto.

Asimismo, reclama más determinación en la reivindicación de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres. "Mientras como sociedad no interiorizamos la necesidad de igualdad salarial, la paridad en cargos de responsabilidad, el reparto de las tareas domésticas, no llegaremos a ninguna parte", concluye.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

LG Electronics
Aegon
Lidl
Liberty Seguros
Endesa
Tecnocom
PeopleMatters
Vodafone
Kiabi
OCU
Nationale-Nederlanden
Alten
Prosegur
Randstad
Hays
Gas Natural Fenosa
Adecco
Lilly
Maxxium España
Generali
Affinity