100 cosas que un líder nunca debe hacer

10/05/2018 · Carlos Hernández, consejero de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), Director del Instituto Valenciano de Estudios Sociales (IVES) y miembro fundacional de AEDIPE Valencia; y Rafael Martínez-Vilanova, CEO y fundador de Recursos Marketing y Ventas S.L. y profesor en ESIC han descrito en su libro ‘Los 100 errores en el liderazgo’, las cosas que todo buen líder debe evitar hacer.

Carlos Hernández y Rafael Martínez-Vilanova, ambos especializados en consultoría para empresas, destacan en su libro ‘Los 100 errores en el liderazgo’, las dificultados que los responsables de dirigir equipos encuentran para llevar a cabo un buen liderazgo, aun teniendo claros sus fundamentos básicos.

Sobre la práctica, el aprendizaje que los errores aportan a quienes son capaces de analizarlos, constituye la mejor vía para evitar situaciones que perjudican al funcionamiento general de un equipo. Es por ello que los autores han querido recopilar en su libro todos los “errores en el liderazgo” que han ido detectando a lo largo de su experiencia como consultores, ofreciendo ideas para resolverlos y configurando su libro como una guía para el día a día de los líderes.

En él, por tanto, se encuentran errores como “compartir la creencia de que liderazgo es una habilidad natural”, confundirlo con un estatus de privilegio, cuyo objetivo está centrado en el dinero, la popularidad o la admiración o “pensar que los líderes existen sólo en los niveles altos de una organización”.

En esta línea, un artículo publicado por el diario Cinco Días, ha recogido los 10 errores más comunes en el liderazgo, empezando por la falsa concepción del término. Al respecto, sus autores indican que ser líder no siempre se vincula a una posición directiva y que, lejos de indicar un rango o una posición privilegiada del profesional, el liderazgo requiere de altas dosis de empatía, responsabilidad y trabajo en equipo.

Ligado a esto el segundo error más frecuente se refiere a la incapacidad para conectar con los profesionales, es decir, de interesarse por la situación personal y familiar del personal con el que entra en contacto. Esto supone ignorar una fuente de información que podría explicar el motivo por el que el desempeño de un profesional no está siendo todo lo efectivo que podría ser, pero, además, impide que el líder pueda ayudar a que el trabajador saque a relucir todo su potencial.

Éste desinterés lleva al tercero de los errores: la no contribución a la calidad de vida en el trabajo. El salario emocional está siendo la mejor herramienta para fortalecer el sentimiento de pertenencia de los colaboradores y, por tanto, mejorar la capacidad de retención de talento de la organización. “Asimismo, es una manera de velar por los consumidores, ya que un trabajador que se siente cuidado se comporta mejor con los clientes”, señala el artículo de Cinco Días.

Por otro lado, también suele ser común “ignorar que la gestión de un equipo de alta implicación es por procesos”. Esto implica que los líderes a menudo se centren en un único departamento cuando, cada vez más, los sistemas de trabajo invitan a la participación de varios profesionales de distintas áreas.

La falta de accesibilidad es el quinto error que los líderes cometen, escudándose en la falta de tiempo, pero si algo se ha demostrado en esta era hiperconectada es que la comunicación, ya sea face-to-face o telemática está siendo vital para, entre otras cosas, tratar asuntos relacionados con el desempeño profesional y que los mensajes transmitidos lleguen a sus destinatarios finales de forma correcta y efectiva.

El sexto error se vincula a elementos de la ética profesional. En este sentido, la corrupción y la deslealtad “no solo repercutirán negativamente en los resultados económicos de la empresa, sino que desembocarán en la pérdida de autoridad del directivo”, destacan desde Cinco Días, en referencia al libro de Carlos Hernández y Rafael Martínez-Vilanova. “Además, si los colaboradores ven este tipo de conductas como normales, la corrupción se volverá un problema endémico de la organización”, añaden.

Asimismo, la falta de moderación y sobriedad se constituyen como el séptimo fallo que suelen cometer los líderes, que deben dirigir su ‘orgullo’ hacia la capacidad para sacar los proyectos adelante y no como una forma de alardear.
Por otra parte, también deben evitar tomar de decisiones de forma lenta, pues los plazos que la nueva era digital está imponiendo son cada vez más cortos y esto podría repercutir en los resultados.

Finalmente, los dos últimos errores se refieren a la carencia de imaginación y de organización personal. De la primera, es importante “ser capaz de innovar y enfrentarse a un nuevo contexto”. En cuanto a la segunda, ésta implica “aprender a priorizar”, por lo que es recomendable “primar lo importante antes que lo urgente” dado que que romper el esquema de trabajo prestablecido suele desembocar en “ineficiencia”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Lidl
Hays
Prosegur
Nationale-Nederlanden
LG Electronics
Adecco
Gas Natural Fenosa
Kiabi
Randstad
Vodafone
Tecnocom
Maxxium España
Generali
MC MUTUAL
Lilly
PeopleMatters
Liberty Seguros
Endesa
Bayer
Alten
Affinity
OCU
Aegon