BLOGOSFERA - recomendados
Ese liderazgo tan invisible como necesario…
Leído en el blog de Alberto Joven
06/10/2015 Hace poco escribía sobre liderazgo informal en el blog de Gestión de Enfermería y hoy me apetece ahondar más en este tema.

Este tipo de líderes, aunque parezcan invisibles existen.
Están ahí y no saber quiénes son y tenerles localizados, reconocidos y motivados constituye una desventaja competitiva para la organización… La marca de un empleado cien por cien comprometido con la organización es una de las mejores aliadas de la propia marca de la empresa.

Son los verdaderos embajadores de ese “employer branding” interno tan crucial. Son los que; a cambio de nada, muestran su orgullo de la marca para la que trabajan, luchan por ella como si fuera propia y la defienden hasta el final.

No te gastes ni un solo euro en acciones de “employer branding” externas si no eres capaz de tener un “employer branding” interno en condiciones… Es tirar el dinero al cubo de la basura


¿Quién es y por qué actúa de esta forma?

Es aquella persona que, independientemente del título que ostente o lugar que ocupe en el organigrama goza de la influencia y de la importancia que le otorgan el resto de sus compañeros.

Esto se produce porque su ejemplo, trayectoria, comportamiento y conocimientos sobre el negocio es real y manifiesto; así como la excelente aceptación y relación que es capaz de mantener con compañeros y colaterales, el cual va más allá de títulos nobiliarios y jerarquías varias… A veces tienen más peso dentro del éxito de los procesos internos que su propio responsable.

Estas personas no son reconocidas habitualmente por sus superiores (al menos de una manera tácita). No cobran ni reciben compensaciones por ello; sin embargo son verdaderos defensores de la empresa porque para ellos la marca para la que trabajan es: “su camiseta, sus colores, el lugar en el que quieren trabajar y manifiestan su orgullo y la defienden porque así lo sienten”. Es por todo eso la causa de su influencia en los demás, de una forma soterrada, para que las cosas funcionen.

“Son agentes facilitadores y motivadores que hacen que las cosas ocurran y mejor aún “Hacen hacer a los demás” desde el ejemplo y la responsabilidad.

Ellos son, sin duda buenos aliados para el negocio. Nuestros mejores embajadores de marca porque, a veces, incluso su marca personal supera en creces a la de la propia empresa y eso se debe a los siguientes motivos:

1.- Lo hacen de manera natural porque les nace desde adentro, porque quieren hacerlo; y además, gratis.

2.- Asumen un rol que no les corresponde pero que llevan hacia adelante con orgullo y satisfacción. Animan a los demás a conseguir logros y resultados. Consiguen que se coopere. Fomentan el trabajo en equipo y ayudan a la integración de las nuevas incorporaciones.

3.- Gozan de la confianza de los demás; por lo que, en caso de dudas en el trabajo, rumores de pasillo, inseguridades… la gente recurre a ellos para encontrar respuesta. Lo que él/ella dice goza del reconocimiento de los demás… Lo que él/ella dice “va a misa”.
Ellos, casi sin saberlo, acallan multitud de problemas desde esta posición innata, su “know How” y el buen juicio que manifiestan ante situaciones críticas son la clave.
Muchas crisis de negocio son paradas por ellos en primera instancia. Su compromiso les impulsa a actuar y tomar las riendas en los momentos críticos.

4.- Son verdaderos defensores de la organización, adoptan la normativa y se la hacen entender a los demás. Si alguna norma no les gusta lo comentan con su responsable en “petit comité”, nunca de manera pública porque saben que puede crearse un desconcierto insano para la resolución del problema. Son profesionales que saben medir el impacto de sus acciones.

5.- Son transparentes ante la comunicación, abiertos y realistas. Comparten lo que saben con los demás de una manera cómoda ya que no se sienten oprimidos por su status. Son un puente ideal entre la empresa y los colaboradores. Ellos son capaces como nadie de reforzar y hacer vivir los mensajes.

6.- Cuando su jefe se va de vacaciones, nadie sufre… Saben que con él/ella en sustitución todo seguirá funcionando.

La lista sería interminable… Figura importante en el seno de las organizaciones dónde las haya; que debería ser plenamente conocida, reconocida, cuidada y fomentada desde los Departamentos de RRHH y desde la Dirección.
Con ellos a bordo todo es más fácil. Son nuestros aliados principales; y, aunque su brillo natural pueda molestar a quienes no lo tienen, esto no debería constituir jamás un freno, ya que tu marca como empresa es también la suma de las marcas de tus colaboradores…


“Si no se sabe ver este potencial estás perdiendo ventaja competitiva. Es por ello que si como CEO, Responsable de un equipo o integrante del Departamento de RRHH eres inteligente, dejarás los perjuicios jerárquicos a un lado y dedicarás parte de tu tiempo a localizarlos y a pensar en acciones claras para establecer sinergias con ellos… No olvides nunca que un grado alto de influencia social es capaz de mover montañas.”
Gestión de talentos de alto potencial. Una asignatura pendiente para RRHH
Leído en el blog de Octavio Ballesta
05/03/2014 En toda organización, hay personas que destacan por poseer un talento superlativo, que no siempre podrán desarrollar y desplegar, cuando se frustran en ambientes laborales, donde se ignora o subestima toda posibilidad de desarrollo de su genuino potencial. Numerosas empresas desestiman el desarrollo de talentos de alto potencial como prioridad estratégica, cuando poco o nada hacen para captarlos, identificarlos, motivarlos y preservarlos. En la Era del Conocimiento, solo aquellas organizaciones con importantes inversiones en el desarrollo de talentos de alto potencial, serán protagonistas en un nuevo y más complejo orden empresarial. Somos talento de alto potencial. Excelentes líderes nos apoyan en nuestro crecimiento y desarrollo.
El mirlo blanco... o el palomo Juan
Leído en el blog de Francisco Javier Gómez Cordero
27/02/2014 No descrubro nada nuevo al afirmar que, cada vez, son más las destrezas, capacidades y conocimientos requeridos para un puesto de trabajo. Por un lado, las altas tasas de desempleo acogen un mercado de profesionales sobradamente experimentados y una generación de jóvenes académicamente bien cualificados. Por otro lado, los recursos económicos destinados a la contratación de personal son cada vez más escasos y la planificación de incorporaciones se reduce a la mínima expresión.






Innovando en RRHH: 10 preguntas con sus respectivas claves
Leído en el blog de Octavio Ballesta
21/02/2014 Una empresa en marcha se caracteriza por su vocación de crecer en forma sostenida, gracias a la coherente y progresiva implantación de procesos optimizados y sistematizados. Simultáneamente, se conforma una estructura organizativa caracterizada por funciones y roles, para satisfacer requerimientos crecientes de clientes satisfechos, y más exigentes. Para afrontar la incertidumbre del entorno, se construye y perfecciona una cultura que promueve valores y principios inherentes a la buena gestión empresarial. Para facilitar la ejecución ordenada del plan de negocios, se favorece la aplicación sistemática de normas, políticas y procesos, bien alineados a la ejecución estratégica.




Vivir bien, obrar bien
Leído en el blog de Josep M. Lozano
12/02/2014 Alguna vez me he imaginado iniciando un debate en alguna de mis sesiones proponiendo a quienes estuviéramos allí intentando (des)aprender algo completar –sin pensarlo mucho, a bote pronto- la frase "vivir bien y obrar bien es...". La verdad es que me lo he imaginado, pero todavía no lo he hecho, aunque creo que podría dar bastante de sí un diálogo a partir del conjunto de respuestas que pudiéramos recoger. Pero no lo he hecho (esto y otras cosas que me han pasado por la cabeza) entre otras razones porque cada vez más pienso que es una equivocación pedirle a la gente sus respuestas sin haberles invitado antes a indagar cuáles son sus propias preguntas.
No hay buenos directivos que no sepan escuchar
Leído en el blog de Antonio Peñalver
05/02/2014 Sin duda, -al igual que los padres quedan gratamente sorprendidos cuando su hijo empieza hablar-, los colegas quedan satisfechos cuando un joven directivo empieza a hablar adecuadamente. Entra dentro de la normalidad. A priori, parece que hablar es más relevante que escuchar. Y sin embargo, uno de los aspectos que realmente más se valora en un directivo es que sepa escuchar, mucho antes de que sepa hablar. Cuando decimos que el directivo debe saber escuchar no nos referimos al fenómeno bilógico de oír. Escuchar implica comprender e interpretar lo que se nos dice.
¿Será en febrero..? Superando la madurescencia
Leído en el blog de Laura Rosillo
03/02/2014 Agazapada, a la espera, expectante, he pasado el mes de enero pendiente del correo y el smartphone. Entre el lumbago y la incertidumbre del año que comienza e ignoramos qué nos depara, soy más consciente que nunca de mi fragilidad absoluta. De ahí es de donde saco mi fortaleza. Cada día es totalmente nuevo, una incógnita por resolver, una aventura que se construye a través de preguntas ignotas que obligan a buscar respuestas también nuevas, por estrenar...

Bacterias profesionales
Leído en el blog de Francisco Javier Gómez Cordero
24/01/2014 Hace pocos días tuve la fortuna de recuperar, aprovechando uno de esos arrebatos de limpieza de papeles y documentos, un examen de la asignatura de Ciencias que hice en Noviembre de 1985 (sí, yo fui a EGB...). Una pregunta pedía identificar los tipos de bacterias por su biología. Hoy en día, mi respuesta sería distinta.
- Parásitas: El parásito se esfuerza por hacerse dueño de los éxitos y logros que consigue el huesped y vive a expensas de los objetivos que éste último pueda alcanzar, contribuyendo poco o nada a su consecución.
- Saprófitas: Se pueden considerar bacterias beneficiosas, ya que ayudan a que “profesionales muertos” sean liberados de las organizaciones.
- Simbióticas: Reconocen en el paradigma ganar-ganar la forma de alcanzar los resultados y, por extrapolación, conciben que si mi empresa gana, también gano yo.
- Descubre las demás
10 comportamientos que crean culturas innovadoras
Leído en el blog de Andrés Ortega
23/01/2014 Parece que todo el mundo ya tiene claro que una de las claves para sobrevivir en este mercado impredecible con forma de montaña rusa es desarrollar nuevos productos y servicios que no existen en el portfolio de la empresa o evolucionar de manera diferencial los existentes; dicho de otro modo..., innovar. Pero, ¿por dónde empezar? ¿Qué hábitos deben de ser sustituidos y cuales deben reemplazarles? La lista puede ser tan larga como cada organización precise y requiera porque no todas parten del mismo punto para constituirse como organizaciones con una cultura innovadora (.
Sobre la RSE, la UNESCO y otras alucinaciones
Leído en el blog de Josep M. Lozano
16/01/2014 Durante el cambio de año, aparte de soportar el gripazo que suelo pillar cuando bajo las defensas con ocasión de las fiestas, a veces me gusta simplemente mirar la biblioteca y jugar a ver que lomo de los libros que dormitan allí desde hace años me atraen lo suficientemente como para ojearlos otra vez y entretenerme con notas y comentarios ya envejecidos (los de lectura reciente no juegan). Entre otras cosas para ver cuales resisten mejor el paso del tiempo.
Este año he recuperado un informe de la UNESCO -de 1996- lamentablemente olvidado. En este informe (Learning: The Treasure Within) la UNESCO planTeaba lo que denominaba los cuatro pilares de la educación. Como en tantos momentos de la vida, lo que está en juego no es la originalidad, sino la verdad. Y por eso, porque determinadas verdades esenciales no caducan, se me ocurrió que por asociación –o por alucinación- lo que la UNESCO refería a la educación podria darnos claves de lectura para nuestra aproximación a la RSE.
Madurescencia: ¿pero no había entrado yo en los años de cosecha? ¿qué hago sembrando?
Leído en el blog de Laura Rosillo
09/01/2014 Me tocaba entrar en años de cosecha. La madurez supone que mis fortalezas son ahora la disciplina que he desarrollado con el tiempo, la experiencia que he acumulado y la coherencia con la que actúo. Sin embargo, el escenario ante el que me hallo hace parecer inútil todo ese bagaje y me exige desaprender y reiniciar mi vida una vez más. Tocaba replegar velas y retirarse a los cuarteles de invierno. Tocaba volver al hormiguero, al panal y alimentarme de todo lo recopilado durante tantos años, y sin embargo..., entro en una nueva adolescencia: la madurescencia, en la que adolezco de armas para enfrentarme a mi nuevo escenario. Pero debo incorporar no sólo nuevas habilidades, sino cambiar la vara de medir, incorporar nuevos valores, nuevas maneras de mirar el mundo, relacionarme y actuar. Según un estudio de University College of London, que así en inglés queda más serio, se tardan 66 días de promedio en desarrollar un nuevo hábito.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755