hemeroteca

home entrevistas reportajes nombramientos el sector empresas de RRHH TV Síguenos en facebook! Síguenos en twitter! Síguenos en linkedin! El canal de equipos&talento en youtube!

BLOGOSFERA - actualidad
Del FEO al CEO
Leído en el blog de Oscar Alcoberro
05/02/2019 En su nuevo artículo, Oscar Alcoberro revela los tres grupos en los que se pueden clasificar los Chief Executive Officer (CEO): Fuck Executive Officer (FEO), al que el experto describe como "el Rey del micromanagement" y una persona egocéntrica; Neutral Executive Officer (NEO), que permanece impasible y cuya influencia es más que cuestionable; y el CEO ideal, aquel que sabe cómo enamorar a sus profesionales, impactando en su trabajo, sirviendo de gruía, ejemplo e inspiración y, en definitiva, siendo el líder que permite a la organización contar con una fuerza de trabajo motivada, comprometida y 'remando' al unisono a favor del negocio.
Volver al futuro profesional
Leído en el blog de Javier Cantera
01/09/2015 En la actualidad, estamos en lo que yo llamaría el momento D.C. (Después de la Crisis) por lo tanto, tenemos que volver a pensar que estamos ante un futuro profesional muy diferente al que era hasta ahora. Eso hace que tengamos que buscar nuevas formas de cultura de trabajo, nuevos roles y formas nuevas de prepararnos para ese mercado, estar en modo de creación y de reinvención. Por lo tanto, hay que volver al futuro y para ello tenemos que volver a soñar.
La crisis nos ha enseñado es a sobrevivir, pero ahora que estamos en otra situación tenemos que empezar a volver a soñar. Sí, pero ¿qué es volver a soñar? No es ni más ni menos que buscar la suerte. La suerte solo la encuentra quien la busca y es necesario tener una visión a corto, medio y largo plazo, es decir, hacer un análisis que, en época de crisis, no lo hemos podido hacer: Las 3 direcciones temporales.
Qué voy a hacer dentro de…
5 Semanas
5 meses
5 años
Es muy importante para los profesionales tener en cuenta estas direcciones temporales, sobre todo, porque han cambiado las formas de trabajo y las formas de contratación. Esto conlleva a que el trabajo de futuro está cambiando y no hay que entenderlo como un empleo fijo para toda la vida, ni como un proyecto muy largo… hay que entenderlo como que, tu mejor empleo, son tus capacidades que vas rellenando en todas las ocupaciones que vas desarrollando a lo largo de tu vida profesional.
A parte de esto, otro concepto que está cambiando es la cultura empresarial 2.0 y es que la tecnología es el talento en este momento. La transformación tecnológica actual ha conseguido que esté cambiando la visión empresarial. Este tipo de cultura va a estar cada vez más centrada en el compromiso, un compromiso ligado a que el tiempo que tu estés en mi empresa y yo, como empresa, venda talento, oportunidades de desarrollo a las personas… que yo me comprometa a darte el mayor número de oportunidades posibles para que tu tengas el máximo nivel de empleabilidad. Esto nos permitirá evolucionar y tú tendrás que irte de mi empresa. Este es el modelo y, por mucho que nos pese, las empresas tienen que ser mucho más sinceras con las personas.
La diversidad de talento es otro concepto que va a cambiar. No solamente diversidad de género o diversidad generacional, sino también diversidad de cultura, diversidad académica, diversidad de experiencia… Un equipo potente en un futuro es aquel que, claramente, tenga talentos más diversos. Más potente que tener talento, es tener talento diverso, diversidad de visiones para complementar un equipo de alto rendimiento.
Pero… ¿y cómo motivamos a los nuevos profesionales? Una de las formas motivacionales que teníamos en mi generación, en la generación en la cual yo estaba inscrito era, por ejemplo, la escalabilidad del rol, es decir, la posibilidad de promocionar dentro de una empresa a tener puestos directivos. Hoy en día, la puntación que tienen las nuevas generaciones en la escalabilidad del rol no es tanto su fin como el hecho de la autoeficacia. Por lo tanto, la motivación está cambiando es cada vez más intrínseca, los criterios motivacionales empresariales van más hacia el engagement, hacia una generación de confianza, hacia el comprometerse con un proyecto y una visión.
Y por último, hay una serie de competencias emergentes, unas características que tienen que tener los empleados. No porque la digitalización y la globalización están cambiando, sino porque este entorno tan tecnológico está generando unas nuevas competencias emergentes. Estas competencias son una conclusión de un estudio finalizado en enero de 2015 a través de la Asociación Educación Abierta y hemos alertado un modelo emergente de nueve competencias que, antes de la crisis, tenían menos importancia y ahora, son más valoradas:
1. La capacidad de actuar adecuadamente tras tener una adversidad en un entorno laboral.
2. Flexibilidad, es flexibilidad totalmente a la adscripción de proyectos empresariales.
3. El compromiso, el engagement como ya decía estamos ante una generación de confianza.
4. Inteligencia colectiva y colaborativa es una inteligencia diferente dispuesta a enseñar ante otra inteligencia más individual que se tenía.
5. Networking es una de las principales habilidades que tenemos que tener para encontrar empleo.
6. La creatividad que es algo que cada vez se está potenciando mucho más.
7. Ser prosumidor, no solo consumir información sino ser tú, tu propio productor de información
8. Gestión de equipos virtuales.
9. Y como no, la capacidad de aprendizaje tiene que ser total.
En fin, en este momento estamos cambiando los sistemas de trabajo tradicional y cada vez vamos a trabajar más por proyectos, incluso en varios proyectos a la vez y mucho en red; y es que hay una forma diferente de tener trabajo sin tener empleo, competencias diferentes para este futuro del trabajo/ trabajo del futuro, contrataciones diferentes.
Inside out (Del revés), un aprendizaje de las emociones
Leído en el blog de Coaches de la EEC
01/09/2015 Los expertos del cine de animación, Disney-Pixar, han invertido 5 años, realizado más de 177.000 dibujos y hasta 7 versiones de la película completa para crear una maravilla: “Inside out”, que se ha estrenado en España hace unos días. Destinada a convertirse en una de las películas de año, parece dirigida a los adultos, más que a su público habitual. Ya en anteriores películas de esta factoría aparecían escenas, pequeñas líneas argumentales y guiños dirigidos al público adulto (“Up”, “Toy Story”, “Ratatouille”, entre otras).

Con una base y un rigor científicos al servicio de una historia entretenida y dinámica, la película nos acerca al conocimiento de las emociones y de su impacto en la vida diaria de una familia, desde la mente de una niña. Los protagonistas de la historia están dentro de la cabeza de los personajes –la niña y sus padres, especialmente la primera-.

En mi opinión, el argumento quiere dar respuesta a preguntas que con frecuencia nos hacemos los coaches: ¿todas las emociones son igual de necesarias?, ¿debemos permitirnos la tristeza, la ira…?



Una de las teorías usadas para definir los personajes en la película animada es la de Paul Ekman, un pionero en el estudio de las emociones y que ha sido consultor de otras empresas de cine animado. Otro científico que también aportó sus estudios al Director Peter Docter, es Daltcher Ketner, profesor en la Universidad de California, que ayudó en la comprensión de los procesos en los que se deja atrás la infancia, así como aquellos en que una emoción puede “teñir” los recuerdos que tenemos.

Como breve argumento: Riley, de 11 años, debe dejar el Medio Oeste de Estados Unidos cuando su padre consigue un nuevo trabajo en San Francisco. A partir de este quiebre en el fluir de la vida de Riley, comienza una revolución silenciosa en su interior. Cinco emociones básicas acompañan a la niña en este duro cambio, y de todas ellas, la más fuerte –por ser la más habitual en el repertorio infantil- , la “socialmente mejor vista”, quiere dirigir un paradójico duelo sin dolor y se hace protagonista: la alegría. Junto a ella, en los mandos emocionales de la protagonista, aparecen la tristeza, el asco, el miedo y la ira. Comienza un viaje vertiginoso de la pareja alegría-tristeza (juntas por azar aunque se descubren imprescindibles ambas al final).

La película es divertida, intensa en muchos momentos, remueve. Consigue de verdad que el espectador empatice con la protagonista. No voy a contar más detalles para no hacer spoiler a las personas que aún no hayan visto la película

¿Qué aprendizajes y reflexiones puede aportar la película?

Las emociones están. Todas aparecen como reacciones ante los acontecimientos de nuestra vida. Que nos permitamos o que tengamos oportunidad de mostrar lo que sentimos determina las acciones disponibles que tenemos y la manera en que nos hacemos cargo de nuestro presente y nuestro futuro.
La tristeza es legítima en los procesos de duelo y de cambio, y aprender a vivirla con autenticidad, apoyándonos en nuestros valores, nos permite mirar hacia el futuro, emprender cambios y aceptar, valorando los aprendizajes que obtenemos.
El color de los recuerdos determina la intensidad de los mismos y el papel que juegan en la construcción de los pilares de nuestra vida: valores , creencias…
Después del verano, cuando la mayoría hayáis tenido oportunidad de verla, comentaremos algunos detalles… Es una película que parece diseñada por y para coaches. Un guiño para que os fijéis: ese tren de los pensamientos a cuyo vagón saltan los personajes en escena, lleno de cajas de madera en las que está grabado “opiniones” y “hechos” y, atención, pequeño spoiler, la frase: «Vaya, todos estos hechos y opiniones se parecen tanto entre sí que no consigo distinguirlos».

¡No os la perdáis!

¿CÓMO SE HAN ADAPTADO VUESTROS DEPARTAMENTOS DE RECURSOS HUMANOS A ESTA NUEVA REALIDAD?
Leído en el blog de Juan Martínez de Salinas
21/07/2015 El mercado laboral, las empresas y la sociedad en general han tenido que evolucionar mucho en su ámbito profesional en estos últimos años pero todo no está hecho. Todavía queda camino por recorrer.
Hoy quiero centrarme en este post en el cambio del departamento de recursos humanos para sobrevivir para no desaparecer. No podemos negar que con la crisis global muchos departamentos de recursos humanos han desaparecido o al menos han reducido drásticamente sus efectivos. No era necesario incorporar nuevo talento sino quitar mucho conocimiento y por ende personas.
Un departamento, para mantenerse dentro de una compañía, tiene que saber hacerse su hueco, aportar su valor, conseguir ser estratégico y global a pesar de que no sea lo habitual. El trabajar en recursos humanos siempre ha sido algo denostado a lo que no se le da excesivo valor porque muchos profesionales de otras áreas piensan que cualquiera puede hacer ese trabajo. Quizás la culpa en parte ha sido en parte de las personas que nos dedicamos a los recursos humanos, selección y áreas afines por no acercar nuestro trabajo a los demás. Conseguir nuevo personal y mantener al existente es algo global y difícil a la vez. Cada persona tiene unas expectativas que pueden ser cubiertas o quedar por debajo del listón y eso conlleva las decepciones y todo lo que genera a posteriori.
Algunos departamentos de recursos humanos se quedan en sus despachos, resguardados detrás de sus tareas, montañas de papeles, reuniones varias y estrés permanente en el que viven. Se olvidan con esta vorágine de lo más importante que es relacionarse, tratar con sus personas, escucharles, involucrarles y darles voz en su labor, etc. En más de una ocasión el departamento de recursos humanos pone en marcha un nuevo proceso de trabajo que afecta a toda la compañía sin contar con los principales usuarios, es decir, sus trabajadores. Se les tiende a preguntar qué les parece una vez que se lanza y no se les permite participar en la elaboración del mismo desde el principio. Con este tipo de actitudes no se puede pretender que las personas participen, o si lo hacen, que sea motivados.
Otro aspecto es que los departamentos de recursos humanos deben enseñar el proceso de su trabajo al resto de áreas de su compañía. A veces otros departamentos dicen “necesito dos técnicos comerciales para mañana” sin darse cuenta que encontrar a las personas adecuadas lleva su tiempo y que las necesidades de personal deben estar planificadas, previstas y justificadas en la estrategia de la compañía.
En estos momentos de apuro del área de recursos humanos es cuando se debe sacar pecho y ver qué podéis hacer para aportar valor en vuestras compañías. Eso supone comenzar por actualizaros constantemente, viendo nuevas herramientas, procesos, ver qué nuevos perfiles van surgiendo, qué requisitos son necesarios en los perfiles ya existentes en vuestras organizaciones de cara a preparar las necesidades de formación interna.
Igualmente, el área de recursos humanos debe ser dinámico, es decir, proponer, desarrollar, probar, defender nuevas políticas, acciones y cambios que ayuden a avanzar a la organización. Este departamento debe ser un intermediario y conector entre la cúpula directiva y el resto de las personas de la compañía. Sin embargo, muchas veces ocurre lo contrario que es que el profesional de recursos humanos es un delfín de la cúpula directiva, convirtiéndose en un mero ejecutor de sus directrices, con independencia que sean adecuadas o no. Los profesionales de recursos humanos tenemos que ser activos y proponer cosas con justificación objetiva para conseguir el OK de la cúpula. A veces, determinadas cosas no se hacen porque no se proponen de forma adecuada, planificada y con las ventajas que puede traer encima de la mesa. Claro está que ser activo supone correr riesgos que os pueden poner contra las cuerdas en más de una ocasión. Pienso que recursos humanos debe ser un área de atención a su talento interno y dentro se encuentra la cúpula y todas las demás personas. A veces no se tratar de hacer todo lo que os piden sino de estar dispuestos a escuchar, involucrar, contar y dar valor a vuestras personas.
Muchas personas hacen continuamente esfuerzos en su trabajo y en caso de que se les agradezca se les manda un frió email que a veces no es escrito ni por su remitente. Es mejor un agradecimiento en persona que no cuesta nada y es algo que nos aseguramos que llega. Estos detalles no son cuestión de tiempo sino de previsión, tacto y valor hacia nuestras personas. A veces se dan por sentado determinadas cosas, sin embargo, otras, para conocerlas, se deben comunicar de forma correcta.
El área de recursos humanos debe ser un departamento de puertas abiertas para todos sus trabajadores cuando lo puedan precisar. En más de una ocasión, los que trabajan en esta área suelen ser poco agradables, parcos y que parece que cuando reciben una visita de alguno de sus compañeros, molestan. Es cuestión de ser empáticos, cercanos y compresivos cuando toque. En otras ocasiones os tocará ser tajantes y firmes. Es cuestión de saberse adaptar a la necesidad de cada momento.
Lo que está claro es que en la actualidad vivimos en entornos profesionales colaborativos, participativos y de interactuación que requieren que los profesionales de recursos humanos desarrollen las competencias profesionales necesarias para saber mover en estos nuevos entornos de trabajo.
¿Cómo se han adaptado vuestros departamentos de recursos humanos a esta nueva realidad? Contadme vuestras experiencias con vuestros departamentos de recursos humanos.
Golden Workers y Silver Economy: más sobre la revolución madurescente
Leído en el blog de Laura Rosillo
06/07/2015 Si miras con atención a tu alrededor verás como el mercado está girando lentamente hacia el consumidor maduro: desde películas que retratan desencantados seniors que deciden cambiar de vida, hasta nuevas formas de turismo asociado a la edad, o las fotos de viejas glorias de Hollywood que parecen poseer el elixir de la eterna juventud o emprendedores que reinician su vida profesional aprendiendo un nuevo oficio y poniendo en marcha una empresa pasados los 50.
El trabajo de tu vida
Leído en el blog de Pilar Jericó
29/06/2015 El último informe Gallup sobre satisfacción laboral revelaba un dato bastante alarmante: Solo uno de cada ocho trabajadores en todo el mundo está contento con su trabajo. Y no es una encuesta realizada a la ligera, ya que se trata de resultados recogidos en 142 países y a 25 millones de trabajadores a lo largo del planeta. Los hay peores, pero España no sale muy bien parada. Hasta un 62 por ciento de los encuestados se muestran desconectados del trabajo que desempeñan, mientras que un 20 por ciento afirman sentirse muy desconectados. Solo un 18 por ciento está satisfecho. A nivel mundial el dato alcanza el 87 por ciento de personas “desconectadas emocionalmente de sus puestos de trabajo y con menos posibilidades de ser productivas”.
¿Realmente las empresas buscan candidatos a través de las redes sociales?
Leído en el blog de Juan Martínez de Salinas
22/06/2015 Parece que las empresas ya usan, de forma mayoritaria, las redes sociales para buscar talento. La teoría es muy fácil pero luego en la práctica, aún queda mucho camino por recorrer. Muchas veces las usan de una forma pasiva o secundaria.
Hacia una cultura de aprendizaje potenciada por tecnologías sociales
Leído en el blog de Octavio Ballesta
15/06/2015 Una empresa compromete su prestigio, viabilidad y supervivencia, cuando sus directivos desestiman el imperativo estratégico de innovar con mayor rapidez, visión de negocios y sentido de la oportunidad que la empresa promedio del mercado.
La importancia del inglés en el trabajo para los españoles
Leído en el blog de José Luis del Campo Villares
08/06/2015 La startup ABA English recoge las principales conclusiones de un estudio realizado entre más de 3 millones de personas sobre la importancia del inglés en el trabajo para los españoles-
El nuevo paradigma de RRHH: la revolución del talento conectado
Leído en el blog de Virginio Gallardo
27/05/2015 Hablar del futuro de las organizaciones es responder la ecuación de cómo conseguir más innovación, flexibilidad y aprendizaje organizativo para hacer frente a la complejidad creciente del mercado. Es responder cómo podemos asegurar que dejamos de despilfarrar de forma incomprensible el recurso más valioso de nuestra organización y lo ponemos al servicio de la innovación.
Síndrome Pep
Leído en el blog de
26/05/2015 Hablé hace unos días con un empresario catalán. Ante la pregunta de cómo ve el futuro, responde “Muy incierto”. En sus ojos veo cansancio, mezclado con la satisfacción de estar haciendo las cosas bien y un brillo de esperanza. Su cabeza tal vez le insinúa la posibilidad de tirar la toalla, pero su corazón se lo impide: mantener y potenciar el legado de su padre, la ilusión de ser el motor de un proyecto, el reto de superar las dificultades, la responsabilidad de mantener una empresa productiva
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755