Revista digital
El sector > 26/02/2024

Schneider Electric es una compañía con alma

Ainoa Irurre Europe Talent Acquisition and Mobility VP de Schneider Electric

Brainhunters está especializada en aportar a sus clientes soluciones a medida y personalizadas para la detección y gestión del talento, con el objetivo de desarrollar y mejorar el potencial del equipo humano de las empresas. Con tres divisiones de negocio, Executive Search, RPO y Talent, su modelo de boutique proporciona a sus clientes un alto nivel de satisfacción y resultados. Con esta entrevista a Ainoa Irurre, de Schneider Electric, su managing partner, Josep Ollonarte, comienza una serie de conversaciones con directivos referentes en gestión de personas que se publicarán en Equipos&Talento a lo largo de los próximos meses.

Schneider Electric es una de las multinacionales más importantes del mundo y, agradecemos contar contigo como referente en Recursos Humanos para compartir vuestro conocimiento y experiencias exitosas, con otros profesionales del área. Ainhoa, cuéntanos sobre Schneider.

Schneider Electric es una compañía global multinacional con presencia en 125 países, 140.000 colaboradores y colaboradoras que trabajan con nosotros. La definimos como una compañía en la que las personas están en el centro de todo, y me gusta añadir que no sólo contamos con grandes profesionales sino con grandes personas, lo que nos lleva a la segunda derivada del tipo de compañía que somos, una compañía abierta, muy flexible y entre nuestros valores está la adaptabilidad y la apertura. Además, después de la pandemia se ha acelerado todo. Somos una compañía “con propósito”, inclusiva y que da muchas oportunidades a todas las personas que trabajan en ella. Yo soy un claro ejemplo de que esto es así: llevo 17 años trabajando en esta compañía, y he tenido distintos roles ibéricos y, actualmente, estoy en un rol europeo. Schneider me ha dado esas oportunidades y me ha permitido el aprendizaje y el desarrollo. Me gusta definir a Schneider Electric como una “compañía con alma”.

 

Cuéntanos ese proyecto del que os sentís orgullosos.

Hace tres años nos propusimos trabajar para que nuestra compañía fuera diversa, inclusiva y equitativa, al fin y al cabo, un reflejo de la sociedad en la que vivimos. El objetivo era atraer el talento por ser una compañía en la que las personas se sientan bien y quieran desarrollarse. Muchos estudios confirman que cuanto más diversa es tu compañía, los resultados son mejores: hay más disrupción, más innovación y las ideas son más creativas.

Empezamos implementando medidas poco habituales en ese momento, como la flexibilidad de horarios o trabajo en híbrido, muy valorado por nuestras personas; lo que nos facilitó mucho afrontar la pandemia. Se crearon grupos de trabajo fomentando que muchas iniciativas nacieran de los propios colaboradores, representando diversidad, etc. siempre desde una posición de transparencia Tenemos una visión 360º cognitiva, que trabaja todos los temas de género, edad, diversidad funcional, nacionalidad u orientación sexual (en lo relativo a LGTBI somos empresa firmante en los principios de Naciones Unidas).

Cuanto más diversa es tu compañía, los resultados son mejores: hay más disrupción, más innovación y las ideas son más creativas

¿Qué tipo de políticas de diversidad de género y de edad habéis implementado?

En primer lugar, desde Schneider Electric tenemos muy claro que el talento no tiene género, ni tampoco edad.

En 2014 descubrimos que teníamos un gap salarial de más de diez puntos entre hombres y mujeres en las mismas posiciones. Empezamos a estudiarlo y en cuatro años lo eliminamos, hecho que supuso una inversión de más de 1.800.000€. Asimismo, en 2007 no teníamos ninguna mujer en el comité de dirección ibérico, y solo un 7 % de mujeres managers. Actualmente el 50 %.del comité de dirección está compuesto por mujeres y suponen un 32 % de nuestros managers.

Referente a la de edad, medimos la de toda la plantilla anualmente, de esta manera podemos ver cuánta gente se va a jubilar cada año o saber las ratios de contratación de personas jóvenes por zonas. Así, en Europa la media de edad es alta, somos una población envejecida. Sin embargo, en Asia la media de edad es mucho más baja. Por tanto, nuestra política varía según zonas.

En Schneider Electric, trabajamos cinco generaciones simultáneamente, hecho que nos permite multiplicar y crear canales de comunicación y mentoring bidireccionales, combinando el talento de la gente joven con la más sénior. Comparten la parte digital y la experiencia acumulada.

En la central de Barcelona contamos con más de 30 nacionalidades, con un 40 % de mujeres y un 30 % de menores de 30 años. En definitiva, que al final representamos la diversidad de la que hablamos, y eso es enriquecedor.

 

¿Qué consejo darías a otras compañías que quieran apostar por la diversidad?

Que contacten con alguien que les pueda ayudar y compartir su experiencia. Cuando implementamos el teletrabajo en 2010, contacté con otras compañías fuera de España que ya lo tenían implementado, fundamentalmente del sector tecnológico, y esto fue de gran ayuda. Además, contar con el soporte total el CEO de la compañía y del comité de dirección ha sido fundamental, hemos logrado pasar de una cultura de control a una cultura de confianza.

Una transformación de este tipo cuesta tiempo, hay que tener resiliencia, porque no todo va a salir bien y hay momentos de frustración. Estos procesos suponen cambios culturales y de mentalidad de toda la compañía. Creer realmente en el propósito, el “para qué”, es fundamental para superar los obstáculos. Cada vez que hemos implementado un cambio importante, lo hemos hecho con pilotos, incluyendo a diferentes perfiles, tanto favorables al cambio como detractores. Así que hay que estar abierto a cambios o modificaciones.

La participación e implicación de todos ha sido clave, liderado por Recursos Humanos y con la involucración de negocio, siempre de manera voluntaria para hacer los planes de acción y movernos hacia la cultura deseada.

Hemos creado focus group, comités, “puntos de contacto de diversidad” en cada sede y en cada fábrica. Para temas concretos y puntuales, hemos trabajado con algunas consultoras externas especializadas. Cabe destacar que comunicar, ser transparente y evitar la rumorología es la clave para que todo avance.

 

¿Cómo sabéis que este proyecto os ha llevado a una cultura de éxito?

Tenemos tres indicadores: en primer lugar, la tasa de rotación voluntaria es inferior al 3 %; en segundo lugar, el resultado en nuestra encuesta de clima anual es de un 9 sobre 10 en el NPS de recomendación como una buena empresa para trabajar (participación del 70-80 % cada año) y, finalmente, tenemos un 4,5 sobre 5 en Glassdoor, que es el indicador de cómo valoran los propios empleados la compañía.

Todo ello impacta en el negocio. El talento viene y se compromete, lo vimos durante la pandemia, siendo industria esencial, las personas que trabajaban iban a nuestras fábricas, nuestros técnicos de servicio estaban en la calle en los momentos más difíciles… en definitiva, un compromiso brutal de todas nuestras personas y al final esto marca la diferencia, delante de un cliente, delante de un negocio, ante una dificultad, ante un problema… tener a esa persona diferencial, puede ser definitivo.

La cultura es lo que define la compañía que eres y es lo que define cómo es tu negocio, pero lo que realmente marca la diferencia son las personas que trabajan contigo. Y es un trabajo continuo, que nunca para.

 

Estamos convencidos de que el esfuerzo ha merecido la pena. ¿Qué nos dirías a modo de conclusión?

Al final, he sido la cara visible de un equipo y una compañía de muchas personas que han sumado y que han aportado muchas cosas, lo que me hace sentir muy orgullosa.

Hablamos de que somos una compañía con alma, comprometida con la diversidad 360º, que es holística, donde quieres trabajar. Todos somos diferentes, todos tenemos un talento, hay que descubrir cuál es, pero juntos multiplicamos y somos mejores.

Creo en la igualdad de oportunidades, ser “activistas por la diversidad, la inclusión y la equidad” y que eso funciona y se reconvierte en rentabilidad, porque no olvidemos que todo va vinculado al negocio y a las personas. Igual suena un poco grandilocuente, pero, al final, con estas iniciativas hacemos el mundo mejor. Compañías felices hacen clientes felices. Nuestro propósito también debe ser devolver a la sociedad lo que nos ha dado.

Ser pioneros no es fácil y requiere mucho esfuerzo, pero 13 años después veo el tipo de compañía que somos y es muy gratificante, merece la pena.

Muchísimas gracias por contar con nosotros, personalmente estoy encantada de poder ayudar y si hay otras compañías, colegas que lo necesitan, encantada de ayudar; a nosotros también nos ayudaron cuando empezamos. Compartir ayuda mucho, así que gracias por esta iniciativa.

Compartir en:
  • linkedin share button
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755