Revista digital
El sector > 11/03/2020

El sistema de control de presencia podría ahorrar hasta 85.100 millones a las empresas españolas

Isabel Cantó General manager de Bodet

La Inspección de Trabajo ya está solicitando a miles de empresas en todo el país que remitan la documentación referida al control de presencia de sus trabajadores. El objetivo es detectar inexactitudes entre las horas trabajadas y las horas realmente realizadas, y siempre bajo la premisa de proteger al empleado de supuestos abusos laborales. Sin embargo, una medida que nació con el objetivo de acotar las horas extra no remuneradas (y que vio la luz debido al interés de las organizaciones sindicales) ha supuesto una gran oportunidad para las empresas de optimizar sus recursos humanos. Y, de ese modo, sus beneficios. Es decir, lo que nació como una medida de protección laboral ha resultado ser una gran oportunidad empresarial.

La finalidad de esa normativa es que los trabajadores no trabajen más por el mismo salario. Pero, a la larga, está implicando también que no cobren lo mismo por trabajar menos. Dicho de otro modo: se pone coto a ese tiempo trabajado y no remunerado, pero también a ausencias no justificadas, retrasos y cualquiera otra cuestión que reduzca la presencia del empleado en su puesto de trabajo.

En este momento, se calcula que en España cerca del 67 % de las empresas siguen sin cumplir de forma rigurosa la normativa en lo referido al control de presencia de sus trabajadores. Y todo ello en un país cuyas sociedades dejaron de ganar 85.100 millones de euros en 2018 por culpa del absentismo, según un informe elaborado por Adecco y publicado en junio del pasado año.

A esas cantidades que las empresas dejan de ganar cada año se suman las que pueden perderse por el marcaje de las Administraciones a las empresas, puesto que el nuevo Gobierno habla de intensificar los controles a las compañías. Las sanciones previstas en la normativa superan los 6.000 euros.

La pregunta es ¿y por qué condenarse a ganar menos? ¿y por qué arriesgarse a pagar más? La realidad es que no hay un motivo lógico sustentado en cualquier manual de gestión empresarial, lo cual nos lleva a la tercera de las preguntas: ¿cómo puedo evitar esos riesgos y de paso mejorar la cuenta de resultados de mi empresa?

El Gobierno empieza a emitir las primeras multas de 6.000 euros a las compañías que no cuenten con registros horarios para sus empleados

 Optimizar la jornada

Los sistemas de control de presencia optimizan la jornada laboral de los empleados de cualquier compañía y lo hacen cada vez con sistemas más precisos, sencillos y, de paso, menos invasivos para el trabajador. Esto último es importante porque compatibilizar la confianza y la implicación de los empleados con el conocimiento de lo que hacen durante el tiempo que trabajan cada día para una empresa es perfectamente posible. Por eso es importante dotar a las empresas de las herramientas necesarias. Y no todas las empresas requieren de las mismas soluciones.

Hay empresas especializadas en cuya cartera de productos hay infinidad de sistemas diferentes, puesto que no son iguales las necesidades de una empresa de mensajería y reparto que una oficina convencional. Bodet es una de las empresas más importantes de Europa, con presencia en casi 50 países. La multinacional ha multiplicado en un 120 % su facturación durante el último año y cuenta con clientes destacados entre las 100 empresas privadas más importantes del país. De hecho, también tenemos como clientes a la Administración central, a varias instituciones autonómicas, así como a diputaciones y ayuntamientos de toda España.

Bodet ofrece sistemas de control horario a través de equipos informáticos fijos que utilizan la intranet óptimos para empresas cuyos empleados tienen puestos de trabajo que no implican ningún desplazamiento. Sin embargo, también ofrece otros (a través de tablets o smartphones) que permiten incluso la geolocalización del trabajador, y que son muy útiles para los empleos que requieren movilidad e itinerancia.

Los métodos de Bodet van desde el uso de un código alfanumérico o una huella dactilar, hasta el reconocimiento facial. También implementan sistemas que se basan en el control de proximidad y que dificultan que un empleado pueda fichar y marcharse en horario laboral sin que la empresa tenga detectada esa salida en caso de ser injustificada.

 

Planificación y control

Pero, además de optimizar la asistencia de los empleados a sus puestos de trabajo, las herramientas que ofrece Bodet también permiten una mejora en la planificación de los recursos humanos de la empresa. Por ejemplo, permiten el control que se haga a cada cliente dentro de una misma jornada laboral (imprescindible para fijar la facturación por horas al mismo) o facilitan no tener capital humano sin carga de trabajo y, por tanto, reasignar trabajadores a una u otra tarea.

En definitiva, se trata de herramientas avanzadas y que van más allá de soluciones poco profesionales que han proliferado en el último año al calor de la nueva normativa y cuya eficacia es similar a la de un casco de bici usado en una motocicleta a gran velocidad: quién sabe si te podría ahorrar una multa, pero, desde luego, no será la forma más eficaz de prevenir daños severos en caso de accidente.

Y en el mundo de la empresa no hay accidente más grave que el de no ganar dinero... o el de perderlo.

Compartir en:
  • linkedin share button
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755