Revista digital
El sector > 26/03/2021

El coste de un proceso de selección fallido

Es necesario salir de la zona de confort al reclutar e ir a buscar el valor añadido que ofrece la diversidad

Todos los departamentos de Talent Adquisition hablan sobre la importancia de un proceso de selección, de cómo identificar el talento, atraerlo y fidelizarlo. Sin embargo, en más de un tercio de los casos, el proceso de selección ha fallado estrepitosamente. Según datos del MTF, el 36,1 % de los empleados contratados en la modalidad de contrato indefinido se quedan menos de un año en su nuevo puesto de trabajo. Entonces, ¿cuál es el coste de un proceso de selección? ¿Y cuánto nos cuesta si no acertamos en la búsqueda? Para despejar estas incógnitas, entrevistamos a Sylvain Boy, general manager de Winid, firma especializada en adquisición de talento, quien, con más de 20 años de experiencia en el sector de la identificación de talento, nos ayuda a calcular el ROI de esos procesos.

¿Cuál es la definición de un proceso de selección de éxito?

Todo empieza cuando realizamos la definición del puesto de trabajo. Cada puesto de trabajo impacta directa o indirectamente en la cuenta de resultados y este impacto se puede y se debe medir. El éxito de un proceso de selección se debe de medir por el impacto que tenga a largo plazo el aporte de la persona incorporada. No solo se trata de que el empleado se quede en nuestra compañía, también de que el empleado siga con nosotros y lo haga consiguiendo impacto positivo en la organización.

 

¿Cuánto cuesta un proceso de selección fallido?

Según nuestros cálculos y diferentes estudios del sector, el coste de un proceso de selección fallido se sitúa en un rango entre 15K€ y 200K€ por proceso, dependiendo del nivel de puesto. Según los datos que aporta la consultora Mozart Consulting, el 13,5 % de los procesos de selección de compañías multinacionales son fallidos, lo que genera un coste equivalente al 3,2 % de la masa salarial del puesto. A modo de resumen, estamos hablando de cientos de miles de errores que se transforman en cientos de miles de euros. Es un gran impacto negativo, rara veces identificado y medido en nuestro país.

 

¿Como se mide el coste de un proceso de selección fallido?

Es el resultado de la suma de costes directos y de costes indirectos. En los directos se incluye el coste del proceso de selección (las herramientas tecnológicas, material…), pero, sobre todo, la cantidad de horas dedicadas por miembros de la organización a ejecutar el proceso, el onboarding, la formación y el acompañamiento una vez incorporado. En los costes indirectos, el que mayor impacto tiene es el coste de oportunidad. ¿Qué hubiera pasado si hubiéramos acertado? El tiempo de rectificar y la ventana de oportunidad muchas veces ya se han cerrado cuando nos hacemos esta pregunta. También debemos tener en cuenta el déficit de productividad generado por el proceso fallido.

 

¿En qué suelen fallar los responsables de selección? ¿Y cuál es el impacto?

Frecuentemente, observamos dos áreas de mejora: la medición y la gestión de datos, y la falta de control de las diferentes etapas del proceso. La selección es en muchas ocasiones una cuestión de feeling. Pero aportar medición y gestión ayudará a poner objetividad y respaldar ese feeling, siendo de mayor importancia cuando el volumen de contrataciones es alto. Primero hay que ser capaces de medir, y no solo el coste. La calidad del talento o la diversidad son algunos elementos que también debemos de tener en cuenta y que generan otro tipo de impacto en los procesos de selección. Y aquí lanzo una pregunta: ¿cuántas personas de mi organización que intervienen en los procesos de selección han sido formadas para poder ejecutarlo correctamente? ¿tenemos la metodología adecuada y estandarizada para asegurar la calidad y la obtención de datos? Nosotros pensamos que es necesario salir de la zona de confort al reclutar e ir a buscar el valor añadido que ofrece la diversidad. Sin duda, en proyectos de adquisición de talento, aportar diversidad es sinónimo de éxito. A la hora de potenciar la diversidad y reclutar sin sesgos, debemos rodearnos de profesionales y partners formados, que cuenten con la metodología y herramientas necesarias.

 

¿Qué soluciones o plan de acción se pueden poner sobre la mesa para que el sector mejore?

Nosotros identificamos dos áreas con impacto directo, que son la externalización de parte de la selección y la formación. Hoy, para dominar la adquisición de talento, captar y fidelizar a los mejores profesionales para nuestras organizaciones, es necesario trabajar de forma eficiente tanto el proceso inbound como el outbound, dominar las tecnologías para rastrear y evaluar el talento, procesar y dar sentido a muchos datos, escuchar, reformular, adoptar el rol de psicólogo para ser capaces de leer a las personas y entender sus aspiraciones, motivaciones, miedos… y, por último, vender (un puesto, una idea, un futuro...), negociar (un sueldo, un ticket restaurant, una trayectoria...) y, sobre todo, convencer con datos y con una propuesta de valor atractiva. Quizás, todo este proceso es lo suficientemente complejo como para que un solo profesional lo pueda dominar debido a la tecnificación de cada parte. Y aquí estamos las firmas de Talent Acquisition aportando soluciones que aseguran el éxito y que acompañan en modelos de partnership

Compartir en:
  • linkedin share button
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755