Revista digital
#ATULADO     Compartiendo experiencias en gestión de RRHH ante el COVID-19

Nuestra cultura promueve que los empleados sean personas participativas y solidarias

Zaira Contreras gerente de Recursos Humanos de Mary Kay España

En los años sesenta del siglo pasado, Mary Kay Ash creó, conjuntamente con su hijo, Richard Rogers, la primera tienda Mary Kay con una misión muy clara: enriquecer la vida de las mujeres y ofrecerles una oportunidad ilimitada para desarrollarse económica, profesional y personalmente. En la actualidad, Mary Kay es una empresa privada de venta directa de cosméticos que tiene presencia en casi 40 mercados y ofrece oportunidades de enriquecimiento a millones de consultoras de belleza en todo el mundo que quieren emprender su negocio.

¿Cómo se estructura su área?

En la actualidad, el departamento está formado por tres personas y damos soporte a los más de 85 empleados de staff que la compañía tiene en España. Estos empleados están en diferentes áreas como operaciones, financiero, marketing, ventas, etc., y, a su vez, dan soporte a las miles de consultoras de belleza de Mary Kay en todo el país. Estas son profesionales independientes, son emprendedoras que hacen realidad su negocio. Nuestro objetivo, como empleados, es ayudarlas para que puedan crecer de forma ilimitada, hasta donde ellas quieran.

 

¿Cómo es la cultura corporativa de Mary Kay para hacer realidad este propósito de “enriquecer la vida de las mujeres”?

Para nosotros, son fundamentales los valores de la compañía, tanto que cuando empecé en Mary Kay, hace una década, éramos 20 empleados, pero la directora general entendía que, para poder acompañar al negocio y se produjera una transformación y un crecimiento, era necesaria la creación de un departamento de RRHH para que las personas y los valores estuvieran impregnados en el negocio.

Cuando Mary Kay hablaba de su misión de enriquecer la vida de las mujeres se refería a que, realmente, el negocio está en las personas. Todos tenemos muy claro que tenemos que hacer sentir importantes a las personas y, por este motivo, todas las acciones tienen intrínsecamente este valor. Pero, además, tenemos la regla de oro: ponernos siempre en los zapatos de la otra persona. Por ello, cuando se toman decisiones o cuando se comunica cualquier cambio o situación, tenemos que pensar en cómo nos gustaría que nos trataran a nosotros para poder llegar a la otra persona. Con la fuerza de ventas lo hacemos exactamente igual.

 

¿Cómo se traslada esta filosofía a nivel de valores?

Mary Kay hablaba de tener las prioridades en orden, hablaba de creencias, de familia y de trabajo, y ahí la conciliación de la vida personal y profesional cobra especial importancia. Todos nuestros valores están impregnados en nuestra cultura. Consideramos que es fundamental empoderar a las personas, hacerlas sentir importantes, que crean que su trabajo tiene un valor para la compañía y, en consecuencia, reconocerlo. Además, tenemos una serie de valores fundamentales, como la colaboración, la integridad, la solidaridad, poder ayudarnos los unos a los otros, que están presentes en todas las acciones de nuestro día a día. Esa cultura fomenta que los empleados quieran realmente estar, contribuir y permanecer por mucho tiempo en la compañía. Muestra de ello es que nuestra tasa de rotación es realmente muy baja.

 

 

 

Estos valores recuerdan al llamado “sueño americano”. ¿Cómo se aterriza a la cultura española?

Es indudable que nuestra cultura es americana, pero es fácil integrarla en cualquier otra, también en laespañola, porque el foco está en el cuidado a la persona, en hacerla sentir importante, escuchar cuáles son sus necesidades y poder construir juntos un propósito. Lo que diferencia a una persona de éxito de otra que no lo tiene es una determinación extraordinaria, realmente querer cumplir ese sueño. Eso es americano, pero todas las personas tenemos sueños, tenemos propósitos y nos gusta que nos escuchen y nos acompañen. Ahora, cada vez más, se escucha en el ámbito de RRHH conceptos como el propósito o poner a la persona en el centro de la organización, pero Mary Kay era una visionaria.

 

En cuanto al personal de staff, ¿cómo es el perfil del candidato que buscan?

En estructura, es fundamental que sean personas íntegras, responsables, que busquen la excelencia pero siempre con un punto de humildad, de integridad, de solidaridad, de ayudar al otro, de poner el foco en la persona. Y también debe ser gente con pasión, con ganas de hacer las cosas, de contribuir y de disfrutar del trabajo. Son factores fundamentales junto con los valores que comentaba de hacer sentir a la persona importante y ponerte en sus zapatos. A partir de ahí, buscamos profesionales de todo tipo, desde perfiles de operaciones, customer care, almacén, hasta perfiles más digitales en el entorno del marketing, las ventas o los Recursos Humanos, entre otros. En definitiva, tenemos perfiles muy diversos, como en cualquier otro tipo de compañía.

En fuerza de ventas no hay ningún criterio específico. Mary Kay decía que la oportunidad era ilimitada y que cualquier persona podía desarrollar su negocio queriendo emprender. Esta es nuestra forma de entender el negocio.


El 27 % de los empleados de Mary Kay España son hombres y recientemente ha presentado su Plan de Igualdad. ¿Qué objetivos persigue?

Efectivamente, Mary Kay es una compañía de venta directa de cosméticos en la que solo el 27 % de los empleados son hombres. Por este motivo, hemos creado un Plan que apuesta por la igualdad y la diversidad en todos los ámbitos. Concretamente, el objetivo de nuestro Plan de Igualdad es poner en valor todas las prácticas que ya veníamos implementando a lo largo de los años y, a la vez, realizar acciones en las que se promueva la igualdad.

Es un proyecto que nos ha llevado un año y medio de trabajo porque ha requerido analizar todas las prácticas que ya estábamos haciendo, proponer mejoras encaminadas a mejorar el bienestar de los empleados y una posterior auditoría. Teníamos la confianza de que en un primer momento atraemos a perfiles más femeninos por el propio negocio, pero una vez que se incorporan, todas las personas tienen las mismas oportunidades y queríamos poner en valor esta realidad y, a la vez, generar un entorno de bienestar. Se trata de un trabajo que hemos realizado a través de un Comité de Igualdad, es decir, ha partido de RRHH, pero hemos contado con un equipo multidisciplinar que ha escuchado las necesidades que hay en la compañía para diseñar e implementar iniciativas y ponerlas en valor.

 

¿De qué forma se plasma este bienestar?

Queremos crear un entorno de bienestar y de felicidad para los empleados y ello se traduce en políticas de todo tipo, que van desde la selección, la formación, el desarrollo, la salud, la conciliación, la creación de protocolos para prevenir la violencia de género o cualquier tipo de acoso…

 

¿Qué tipo de medidas han puesto en marcha?

En temas de salud, hemos implementado fruta y también queremos que un fisioterapeuta venga a nuestras oficinas a ofrecer sus servicios; y hemos mejorado las acciones encaminadas a lograr una mayor conciliación y flexibilidad. Nuestros empleados pueden adaptar su trabajo al tiempo que necesitan y todas las políticas que llevamos a cabo van en esta decisión. Por ejemplo, este año hemos implantado la política de flexibilidad, en la que lo importante es hacer la jornada laboral establecida, de 37,5 horas, pero hay libertad para poder adaptar su tiempo a sus necesidades.

 

 

 

¿Qué feedback han obtenido?

A los empleados les ha parecido una iniciativa magnífica porque gracias a ello se han implementado políticas que mejoran el convenio.

 

¿Qué iniciativas llevan a cabo en el ámbito del employer branding?

En employer branding es muy importante poder mostrar, a través de redes sociales como Instagram o Facebook, cómo es la cultura de la organización y acercar nuestro día a día a posibles candidatos o potenciales clientes. Por ello, estamos potenciando la transparencia y el acercamiento y utilizamos a los empleados como embajadores para dar a conocer fuera todas las actividades que realizamos.

 

Mary Kay España tiene un potente programa de onboarding. ¿En qué consiste?

Es fundamental que cuando una persona se incorpora a Mary Kay conozca el negocio. Así pues, con independencia de la posición y área que vaya a ocupar, el profesional tiene que conocer el negocio, conocer nuestra fuerza de ventas, saber a qué retos se enfrentan en su día a día. Con lo cual desde el momento en el que se incorpora, generamos un programa mediante el cual el empleado tiene que actuar como consultora de belleza. Es un programa de un año de duración, pero en el que los tres primeros meses son más intensos. Recibe un maletín con toda la información, tiene que realizar clases de cuidado de la piel, hacer pedidos, buscar clientes… En definitiva, ponerse en los zapatos de una consultora de belleza y actuar como tal, porque todos los empleados, con independencia de su perfil, tienen contacto directo con la fuerza de ventas y tienen que entender cuál es el propósito de la compañía.

Una vez han transcurrido estos tres primeros meses, nos ofrecen un feedback que nos permite plantear mejoras cuando son necesarias. Durante el resto del año, asisten a las mismas formaciones y eventos programados para la fuerza de ventas y tienen la oportunidad de contar su experiencia, su historia personal y sus propuestas de mejora. Al finalizar el año, el empleado realiza una presentación para contar su experiencia.

 

Apuestan mucho por la formación y por programas de mentoring. ¿Cómo los establecen?

Trabajamos el mentoring muy enfocado en la colaboración, en la innovación y el liderazgo horizontal. En este sentido, realizamos mentoring interno con los líderes, incluso a nivel global, con el objetivo de reforzar determinadas habilidades. Son programas de un año de duración, en los que se establecen los objetivos que se van a trabajar a lo largo del año. A veces, hacemos mentoring externo, pero por las particularidades del negocio, el mentoring interno es muy potente.

En RRHH se escuchan conceptos como el propósito o el poner a la persona en el centro de la organización, pero Mary Kay era una visionaria 

¿Cómo es el estilo de liderazgo?

Para nosotros, es fundamental el liderazgo horizontal en el que prima la comunicación. Tenemos las puertas de los despachos abiertas porque queremos que la gente entre y proponga. Nos gusta hacer las cosas bien, ser ágiles, pero de una forma íntegra, con solidaridad y ayuda entre nosotros. Alguien con unos valores distintos a los comentados no encajaría en nuestra forma de liderazgo.

 

La compañía está inmersa en un proceso de transformación digital. ¿Cómo va el proceso?

Acabamos de finalizar la primera fase de la implantación de Salesforce y ha supuesto un gran cambio interno. Durante ocho meses hemos estado trabajando en el ámbito de la transformación y la agilidad y ha supuesto un gran reto y, a la vez, una gran satisfacción porque hemos sido capaces de involucrar a todos los empleados en el proceso.

 

¿Cómo lo han logrado?

Hemos creado un grupo específico que ha liderado el proceso y ha sido el responsable de probar el sistema previamente a su lanzamiento. Posteriormente, este equipo, junto con el área de RRHH que apoya esta transformación, ha preparado al resto de la organización en lo que iba a venir. Lo hemos hecho de una forma muy sencilla y divertida. Por ejemplo, decoramos una sala de formación como si fuera un cibercafé y durante tres semanas estuvimos creando videojuegos distintos para mostrar los cambios que iba a suponer esta transformación digital, con lo cual la gente venía con ganas de saber qué se iba a encontrar.

Fue un éxito total y el 100 % de los empleados probó el sistema antes del lanzamiento. Esto hizo que luego la integración fuera muy sencilla.

Compartir en:
  • linkedin share button

#atulado

Compartiendo experiencias en gestión de RRHH ante el COVID-19

Desde cerca

¿Qué es lo más importante que ha aprendido en su trayectoria?

Que las personas tienen que estar en el centro del negocio. Es importante escucharlas, acercarte y proponer iniciativas para que se sientan empoderadas y realizadas.

 

¿Cuál es el mejor consejo que le han dado?

Es un consejo de mi padre que llevo a rajatabla en mi día a día: hay que ser una persona íntegra y con valores.

 

Si pudiera aprender algo nuevo, ¿qué sería?

Soy bastante curiosa y me gusta aprender. Me gustaría aprender a esquiar.

 


Tres adjetivos que le definan.

Honesta, responsable y apasionada.

 

¿Cuáles son sus destinos de vacaciones favoritos?

Soy más de playa que de montaña. Me encanta Menorca y Sanxenxo.

 

¿Cómo le gusta desconectar?

Yendo al teatro, leyendo y estando con mis hijos.

 

¿Quién cocina en su casa?

Mi marido.

 

¿Qué le hace reír?

Las ocurrencias de mis hijos.

 


¿Cuál es su serie o película favorita?

Hace mucho que no veo series. Una película que me gusta es “El diario de Noa”.

 


¿Cuál es para usted el colmo de la felicidad?

A nivel personal, pasar tiempo con mi familia haciendo cosas sencillas. Y, por otra parte, la realización profesional, poder contribuir a mejorar el bienestar de las personas

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755