Cultura ética, variada e inclusiva: la apuesta de TK Elevator por la diversidad

Teresa Chomón dir.ª de Grandes Cuentas España, Portugal y África de TK Elevator

Teresa Chomón es directora de grandes cuentas en TK Elevator. Ingeniera de formación, en sus primeros años de carrera profesional se dio cuenta que el trato con las personas era su punto fuerte. Teresa es la directiva que más tiempo lleva en el Comité de Dirección de TK Elevator, compañía líder en soluciones de movilidad urbana, comprometida con el talento femenino, la igualdad y la diversidad, con un objetivo claro: cuidar su principal valor, las personas.

¿Cómo fueron tus primeros años en TK Elevator hasta llegar a tu actual puesto de dirección?

Entré a formar parte de la compañía poco después de terminar mi carrera. Hasta entonces había realizado algunas prácticas en otras empresas, pero mi primera oportunidad laboral me la brindó entonces ThyssenKrupp (actualmente, TK Elevator). A pesar de que yo estudié una ingeniería y de que contaba con un perfil más técnico, en las primeras entrevistas me aconsejaron orientarme a un puesto comercial y empecé a trabajar en una delegación de Madrid. En esa primera etapa aprendí muchísimo y disfruté de la experiencia, el periodo de formación era muy completo e incluía participar durante un mes en el montaje de un ascensor. El cargo que ocupaba como comercial me abrió las puertas a conocer perfiles muy distintos en los edificios residenciales, donde tenía que hacer gestiones con los administradores de fincas, los presidentes de comunidades, los porteros… Estaba en un puesto muy relacional en el que podía aprender tanto de mis compañeros como de otros perfiles. Me llevo muchas anécdotas de esa primera etapa de mi carrera laboral, ya que en las comunidades de vecinos me atendían como una más, invitándome a tomar café en alguna casa o participando en las reuniones de las comunidades de vecinos para explicar alguna propuesta para el ascensor. Un puesto tan comercial siendo tan joven te estimula mucho y gracias a esta experiencia me di cuenta de que mi vocación era tratar con las personas, además de tener una parte más técnica por el cargo que ocupaba.

 

Después de casi 5 años, quise probar en otro sector y me cambié a una empresa de retail para liderar el departamento de Facility Management. Fue un cambio drástico ya que venía de una industria muy diferente y este nuevo puesto me permitió conocer perfiles diferentes y un sector con “más glamour”. Sin embargo, al poco tiempo TK Elevator me volvió a contactar para animarme a volver a la compañía y no lo dudé dos veces, a pesar de que estaba contenta en la otra empresa.

 

En esa nueva etapa dentro de TK Elevator pasé de estar en una delegación territorial a las oficinas centrales de la compañía con un portfolio de productos más amplio y con clientes con perfiles más profesionales, como gestores de centros comerciales, gerentes de empresas, expertos de compras, etc.

 

¿Te has sentido diferente por ser mujer en un sector donde predomina el talento masculino?

Si bien es cierto que el sector es muy masculino y que, a pesar de que el porcentaje de hombres sigue siendo elevado, se van produciendo pequeños cambios, por ejemplo, en nuestras oficinas centrales el porcentaje de mujeres ahora es más elevado que el de hombres. Nunca me he sentido diferente ni tratada de distinta forma por ser mujer. Siempre me he sentido muy integrada, tanto de comercial como al principio, como en puestos intermedios e incluso actualmente en un puesto de dirección.

 

¿Qué características crees que debe tener alguien que ocupe un puesto directivo, ya sea mujer u hombre?

Creo que no hay dos perfiles iguales a la hora de ocupar un puesto directivo y que cada persona debe aportar su propia personalidad al puesto. Pero sí creo que es fundamental contar con ciertas soft skills, como la gestión de personas, liderazgo, tener resiliencia y ser empático. A la hora de gestionar personas y negocios no vale solo pensar en los números y en la estrategia de la compañía, sino que también es necesario acompañar las habilidades técnicas con las personales. A mi juicio, es esencial hacer sentir a las personas parte de un equipo, que se sientan a gusto, ser asertivo con ellos y saber decir tanto lo bueno como lo malo. Por tanto, creo que es fundamental contar con habilidades blandas, pero, sobre todo, para ocupar un puesto de dirección lo más importante es mostrarse auténtico, no intentar impostar un estilo de liderazgo que no va contigo, hay que ser uno mismo el 100% de las veces.

 

 

Ser madre, en algunos casos, puede afectar al progreso laboral. En tu caso, ¿crees que ha sido así? ¿Has gozado de una buena capacidad de conciliación?

En el momento que decidí ser madre todavía no ocupaba un cargo directivo, aunque sí estaba ya en una posición de cierta responsabilidad. En mi caso conté con una buena conciliación, aunque por elección personal quería estar al tanto de lo más relevante, para no sentir a mi vuelta una desconexión total y echaba un vistazo el correo de la empresa. Además, en algunos casos la maternidad puede suponer un paso atrás en la carrera laboral, pero en el mío no fue así. Al poco tiempo de volver, después de haber hecho mi baja completa, me ascendieron. Claramente, no me trataron diferente por ser madre.

 

¿Qué papel crees que tiene la formación continua en el progreso laboral? En tu caso, ¿TK Elevator te ha proporcionado las herramientas necesarias?

Creo que la formación continua es esencial para el progreso en la carrera laboral, así como para la adaptación a nuevos puestos profesionales. En mi caso, TK Elevator siempre me ha apoyado y ha facilitado que pudiera continuar con mi formación. A lo largo de los años, he ido realizando diferentes programas en escuelas de negocio, así como algún In Company. Hace un par de años participé en un programa del que me siento especialmente orgullosa, Promociona.

 

Este programa, promovido por la CEOE y el Ministerio de Igualdad, me ha abierto las puertas a estar en contacto con mujeres directivas de otros sectores. He tenido la oportunidad de conocer otras industrias, aprender de las experiencias de otras mujeres en puestos similares, de participar en debates y de ampliar mi red de contactos. Ha sido muy enriquecedor ya que, en una clase con otras 40 mujeres, te das cuenta de que muchas pasan por situaciones muy similares a las tuyas y te ves identificada en sus experiencias, a la vez que puedes aprender de su forma de liderazgo y gestión. Y no solo esto, durante un tiempo también pude contar dentro del programa con un mentor y un coach. Todos estos elementos me han enriquecido enormemente y me han empujado a querer estar presente en otros foros.

 

Por tanto, creo que la formación continua es esencial en la carrera laboral, sea cual sea el puesto que ocupes, siempre enriquece y abre las puertas a conocer nuevas personas y sectores.

 

También pertenezco a EJE&CON, Asociación Española de Ejecutiv@s y Consejer@s.

 

Has mencionado que has podido contar con mentores. ¿Cómo ha sido la experiencia? ¿Te gustaría poder hacer de mentora?

La experiencia, aunque ha sido corta, ha sido muy gratificante y enriquecedora. En TK Elevator ahora también se proporcionan mentores en distintos puestos, tanto directivos como no directivos.

 

Rotundamente sí, la mentorización es gratificante y enriquecedora tanto para el mentor como para el mentee, independientemente del puesto o la experiencia laboral.

 

¿Crees que la pandemia ha traído algunos aspectos positivos al trabajo?

Sí, a pesar de todo lo que ha supuesto, creo que ha brindado una flexibilidad laboral que en muchos casos favorece la conciliación y que no tiene por qué estar reñida con la productividad. A mí, personalmente, me aporta libertad mental saber que cuento con esa flexibilidad. Creo que la confianza es fundamental, si el equipo es maduro y con un grado de responsabilidad alto, pueden llegar a sentirse incluso más comprometidos sin estar ligados necesariamente a la presencialidad total en la oficina.

 

Al mismo tiempo, considero que es muy importante que no se produzca una desconexión de las personas y tampoco creo en el teletrabajo al 100% del tiempo. Las relaciones personales y presenciales son necesarias para la cohesión de los equipos, para el intercambio de información y para sentirnos conectados.

 

Antes de la pandemia, la conciliación se percibía como un retroceso en la carrera laboral, ya que la mayoría de las veces estaba ligado a reducciones de jornada. Sin embargo, ahora, todos somos más conscientes de que es posible conciliar mejor la vida profesional con la personal, sin que eso suponga una reducción en el desempeño del puesto de trabajo.

 

Compartir en:
  • linkedin share button
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755