Revista digital
Entrevistas > 05/09/2022

Nuestra pasión por ayudar a las personas a través de la tecnología crea orgullo de pertenencia

Abel Gómez, director de Servicios Corporativos y Personas de Mobile World Capital Barcelona

Mobile World Capital Barcelona es una iniciativa que impulsa el desarrollo digital de la sociedad y ayuda a mejorar la vida de las personas a nivel global construyendo un futuro más inclusivo, equitativo y sostenible mediante el uso humanista de la tecnología. Y esa visión la trasladan también internamente a la gestión de personas, basada en la escucha activa y un espíritu emprendendor.

Cumplen diez años en este 2022, lo que es un buen motivo para echar la vista atrás. ¿Qué ha sucedido en estos años y qué valoración hace del momento actual?  

Nacimos con el propósito de impulsar el desarrollo digital de la sociedad, una misión muy inspiracional. De los primeros cinco años, destacaría la creación de “4years4Now”, el gran evento de startups que nace de la Fundación. Más tarde hay un punto de inflexión, a finales de 2017, con la incorporación de Carlos Grau como director general, en el que el Patronato traza un plan estratégico para dotar de entidad y continuidad a la propia fundación más allá del Mobile World Congress. Siendo una fundación público-privada, surge el tema de cómo cuidar a nuestras personas partiendo de la estabilidad de la fundación. Así, se crean una serie de programas que son los que a día de hoy marcan nuestra estructura, las cuatro verticales de talento, sociedad, innovación y conectividad inteligente.

 

Es entonces cuando cobra importancia el departamento de Personas…

Sí, el área de Servicios Corporativos y departamento de Personas comienzan un proyecto para conseguir que la fundación sea ejemplo de buenas prácticas tanto en la gestión del dinero público como de las personas que trabajan en ella. El objetivo era conseguir ser Great Place to Work, construir un proyecto de People que lograse que el empleado estuviese a gusto, que se sintiese cómodo y cuidado.

En enero de 2018, me incorporo como director de Recursos Humanos y, a finales del 2019, asumo la responsabilidad de toda el área de Servicios Corporativos, que incluye Personas, Finanzas, Compras, Legal y Facilities, a los que en el 2021 se añadió también el área de Comunicación Corporativa. Somos ese motor invisible que hace que las cosas pasen sin que se note, sin que se nos vea.

 

¿Cómo fue ese proyecto?

Partíamos en 2018 de una situación que las auditorías y la propia encuesta de clima nos decían que era muy mejorable en todos los sentidos, había que sentar unas bases. Así que nos sentamos con la Dirección General y diseñamos el camino teniendo en cuenta el objetivo de ser Great Place to Work en 2023.

Hemos trabajado para crear proyectos y políticas de flexibilidad, de teambuilding, de formación, de beneficios sociales, de RSC, de clima, de liderazgo... Todo eso es lo que hemos ido construyendo, y siempre preguntando mucho al empleado, lo que para mí es una de las claves, y dando feedback para que vean que sus demandas, dentro de nuestras posibilidades, se atienden. Hemos de reconocer que a veces ha sido prueba y error, pero eso también nos ayuda a aprender. Todo suma y, por suerte, ha hecho que dos años antes de lo que habíamos previsto los propios empleados nos hayan validado para el para el GPTW, así que estamos muy contentos.

Nuestro modelo híbrido apuesta porque cada persona pueda decidir con flexibilidad absoluta, pero teniendo en cuenta que no queremos perder del todo la presencialidad

¿Cómo es la cultura corporativa?

Nosotros hablamos siempre de que nuestra cultura corporativa está marcada por un modelo de gestión tipo startup y por nuestro espíritu emprendedor, dirección por objetivos... Somos una fundación pública, y nos tenemos que guiar por resultados, por los KPI, por la eficiencia y por la eficacia.

 

¿Y cómo son las personas que componen Mobile World Capital? 

Somos un grupo de personas con mentalidad joven, la media de edad está en los 38 años. Y, como digo cuando hacemos algún proceso de selección, somos, y queremos, buenas personas, porque es lo que marca la diferencia. Un muy buen profesional que no sea buena persona o que no tenga una buena actitud no suma.

Además, en nuestro caso, tenemos un denominador común en la Fundación que ese entusiasmo y esa pasión por el mundo de la tecnología y por la propia Fundación en sí, una entidad sin ánimo de lucro que quiere contribuir a la sociedad ayudando a las personas a través de la tecnología. Eso es muy vocacional y creo que esa pasión por la tecnología para ayudar a las personas es lo que nos hace diferentes y crea un orgullo de pertenencia muy alto.

 

El suyo es un sector en el que no suele haber muchas mujeres tech. ¿Cómo trabajan esta situación?

Tras ver la foto inicial en 2018, pusimos en marcha un proyecto para atraer más mujeres, y hemos pasado de un 35 % al 60 %; y también en posiciones de responsabilidad: el 60 % de nuestros managers son mujeres. 

 

La pandemia ha marcado un antes y un después en la forma en la que se trata a los empleados en las organizaciones. ¿Cómo ha sido la experiencia que han vivido ustedes?

Por un lado, nos encontró preparados. En 2019 ya habíamos puesto en marcha un plan de wellbeing muy focalizado en deporte, nutrición y gestión emocional, con lo que cuando llegó la pandemia ya teníamos terreno ganado y solo tuvimos que poner un poco más el foco en esta última parte, y la satisfacción del empleado ha sido notable.

Por otro lado, como muchas otras empresas, tuvimos que reinventarnos en 2020. En nuestro caso, además de irnos todos a casa, tuvimos que cerrar una de las dos oficinas para optimizar recursos con el objetivo de no tener que tocar a la plantilla. Pero aprovechamos para impulsar el modelo híbrido y pusimos en marcha un proyecto de home office donde el empleado pudiese tener su despacho en casa con todas las comodidades y herramientas que tenía en la oficina. Ahora, si toca venir a Capital, como la denominamos nosotros, tiene su oficina aquí, pero si quiere trabajar desde casa, tiene lo necesario para hacerlo.

 

Un punto crucial también era la vinculación, mantener ese vínculo sin estar presentes. ¿Cómo lo consiguieron?

Desarrollamos el programa de Happiness Project. Con la pandemia, comenzamos los Open Meetings virtuales para toda la compañía. Cada 15 días nos reuníamos todos y cada evento acababa con una performance divertida, lúdica y festiva, que cada equipo montaba ad hoc. Durante esos 15 días preparaba una actuación, un vídeo, una grabación… que lograba incrementar el engagement emocional.

 

¿Cómo es el modelo híbrido que han adoptado en la organización?

Lo hemos formalizado estableciendo uno o dos días a la semana para cada área con el objetivo de crear burbujas por equipos y no mezclarnos. Por ejemplo, Servicios Corporativo viene los miércoles y si necesitas venir otro día hay que reservar plaza a través de una App que hemos desarrollado. Todo de forma voluntaria, no es obligatorio venir ese día.

El wellness plan es una muestra más que le damos al empleado de que, más allá de la pandemia, seguimos acompañándole y ayudándole para hacerle la vida más fácil

Por ahora, seguiremos así y, cuando las circunstancias de pandemia lo permitan, nuestra idea es que en el futuro sea un home office híbrido de verdad. Que cada persona pueda decidir realmente con flexibilidad absoluta, pero teniendo en cuenta que no queremos perder del todo la presencialidad, con lo que aporta a los procesos creativos, ni la cercanía que nos da el momento de compartir un café o hablar del fin de semana. Pero para conseguir eso hay que tener muy claro para qué vas a la oficina y poner en marcha iniciativas que refuercen el deseo de volver. Hoy me toca ir a la oficina porque voy a ver a los compañeros, pero, además, algo va a pasar.

 

¿Qué proyecto destacaría de los que ha puesto en marcha desde su incorporación?

Destacaría dos muy vinculados. Ese proyecto Home Office, que ya habíamos planificado, pero que aceleró la pandemia, creo que es ejemplo de buenas prácticas y estoy muy satisfecho porque incluso hemos hecho benchmarking con grandes compañías y salimos muy bien en la foto. Para nosotros, el modelo híbrido ha venido para quedarse porque hemos demostrado que podemos trabajar desde casa y que podemos tener lo positivo de los dos mundos.

El programa es una muestra de la confianza que tenemos en el profesional y permite una gran flexibilidad para conciliar vida profesional y personal.

 

¿Y el otro proyecto?

El Wellnes plan, incluido en el Hapiness Project, conlleva un acompañamiento emocional del empleado de la mano de nuestro partner BH Bienestar. Creo que es un lujo que tu empresa tenga un servicio tarifa plana que te ofrece el asesoramiento o la consulta con un psicólogo, con un coach, con un asesor financiero o con un asesor legal. Además, disponemos de un conjunto de seis cursos orientados a gestión del estrés, mindfulness, gestión del tiempo… muy potentes también. El feedback del asesoramiento es muy bueno, el grado de satisfacción está en 9,7. Y es una muestra más que le damos al empleado de que, más allá de la pandemia, seguimos acompañándole y ayudándole para hacerle la vida más fácil.

 

Y en ese esfuerzo debe tener un papel importante el modelo de liderazgo…

Sí, hemos hecho un esfuerzo también en temas de liderazgo, porque, al final, la clave para que el empleado esté a gusto es el jefe directo, más allá del propósito o misión de la Fundación.

Desde 2019, hemos puesto en marcha programas para definir el modelo de liderazgo Capital, que está vinculado a valores. Los managers deben poner a sus equipos en el centro, gestionar a sus personas con unos criterios que hemos estandarizado para que sigamos todos la misma línea. Hay que gestionar teniendo en mente la orientación a resultados y el compromiso de las personas con la organización.

Compartir en:
  • linkedin share button

Desde cerca

¿Qué es lo más importante que ha aprendido en su trayectoria?

Tener un buen equipo y saber delegar.

¿Cuál es el mejor consejo que le han dado?

Al talento hay que sumarle trabajo, actitud y mentalidad.

Si pudiera aprender algo nuevo, ¿qué sería?

Me gustaría aprender a tocar el piano o hacer un curso de quiromasajista.

Tres adjetivos que le definan

Pragmático, exigente y team player.

¿Cuáles son sus destinos de vacaciones favoritos?

La Costa Brava y las Islas Baleares.

¿Cómo le gusta desconectar?

Jugando al golf o a pitch & putt con mi hijo o amigos.

¿Quién cocina en su casa?

Mi mujer por suerte, yo soy un desastre en la cocina.

¿Qué le hace reír?

Mi hijo de siete años con sus ideas y sus teorías.

¿Cuál es su serie o película favorita?

Película: “Algunos hombres buenos”, con Tom Cruise, Demi Moore y Jack Nicholson.

Serie: “The Mentalist”, con Simon Baker y Robin Tunney, o “Friends”.

¿Cuál es para usted el colmo de la felicidad?

Tener salud y trabajo para ver a mi hijo crecer feliz.

También te interesa...

 INFORMATICA Y TELECOMUNICACIONES
VER TODAS LAS ENTREVISTAS >
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755