Revista digital

NOTICIAS

La mala gestión del e-mail cuesta a las empresas más de 4.000 millones de euros

Un 30% de la jornada laboral se dedica a estos menesteres

 
  • linkedin share button

24/11/2009 Contestar a cada e-mail que recibimos de forma automática, disponer de sonido cada vez que entre en la bandeja de entrada un correo o hacer copia a más personas de las necesarias cuando enviamos un e-mail son sólo algunos ejemplos de malas prácticas a la hora de gestionar el correo en el trabajo.

Según estudios publicados por Tim Burres, experto en la materia y autor de varios libros sobre el tema, una mala gestión del correo electrónico supone a las empresas una pérdida de más de 4.000 millones de euros en todo el mundo. Y es que, el día a día en el trabajo, se basa, cada vez más, en revisar, responder o borrar correos. Se ha calculado que un 30% de la jornada laboral se dedica a estos menesteres. Por ello, es de vital importancia utilizar de un modo el correcto el correo para que sea una ayuda y no una amenaza. “Muchas veces no nos damos cuenta de los errores que cometemos a la hora de gestionar nuestro correo porque los cometemos ya de un modo inconsciente. Si lo utilizáramos de un modo más correcto, no sólo lograríamos aumentar nuestra productividad sino que reduciríamos el estrés y el desgaste que puede llegar a suponer el estar “a todas horas” contestando, recibiendo o enviando mails innecesarios”, apunta Ángeles de la Flor, directora general de Atesora, firma de outplacement y coaching profesional. Cuidado con los e-mails para todos Atesora recuerda que el 70% de los empleados utiliza mal el correo electrónico, con la subsiguiente pérdida de tiempo que esto conlleva. Una de los principales motivos es el “e-mail para todos”. Es decir, el envío de e-mails con copias, visibles u ocultas, a diversos receptores. Este tipo de copias a diferentes destinatarios en los correos son en un 90% innecesarias y generan pérdida de tiempo en aquellas personas que no tienen una relación directa con el tema que se trata en el mensaje. Por otro lado, actualmente, debido a la comodidad y ubicuidad del e-mail, acostumbramos a enviar correos de forma aleatoria, en cualquier lugar y momento, sin reparar en si son necesarios o no, o en si el tono era el adecuado. “En los e-mails se pierde mucho de la comunicación verbal y gestual. Por eso, tenemos que tener mucho cuidado con lo que escribimos y cómo lo hacemos y pensar si es totalmente necesario ese mensaje que vamos a escribir o no”, destaca Ángeles de la Flor, a lo que añade “lo escrito, escrito queda, y muchas veces puede dar lugar a desavenencias o malos entendidos, que pueden entorpecer en lugar de ayudar a la comunicación en nuestro trabajo”.

  • baldiri Pons 25/11/2009 a las 22:38

    Tengo la licencia del Curso de Gestión del Email de Tim Burress en España. Si necesitais mas información, podéis contactar en el 610464005, ó baldiri@t4t.es

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755