NOTICIAS

La gente prefiere aburrirse en el trabajo antes que no ver su esfuerzo recompensado

Uno de los grandes problemas de nuestra sociedad: la aversión al esfuerzo

 
  • linkedin share button

14/10/2013 Fuqua School of Business de la Universidad de Duke (EEUU) ha publicado un estudio sobre una tendencia creciente en nuestra sociedad: la aversión al esfuerzo. El estudio “Aversión al esfuerzo: opciones de trabajo y su compensación, sobrepasadas por el esfuerzo”, conducido por el profesor de Marketing de Duke University Fuqua School of Business, Peter Ubel, y el profesor asistente de Stirling University, David Comerford, demuestra la animadversión que existe por parte de la gente a realizar esfuerzos extra en su trabajo sin percibir una compensación económica a cambio.

El profesor Ubel y el profesor Comerford han explorado la idea del “effort aversion”; es decir, el porqué la gente decide esforzarse menos, incluso si esto significa una menor satisfacción personal. Esta tendencia hace referencia a que, cada vez más, la gente decide aceptar trabajos que conllevan menor responsabilidad frente a aquellos que implican un esfuerzo extra al pensar que no se les va a remunerar lo suficiente por ello. “Hemos descubierto que incluso cuando un trabajo que requiere esfuerzo es más interesante y divertido que uno que no lo requiere, la gente prefiere borrarse del mercado laboral porque piensan que ese esfuerzo debe estar remunerado” asegura Ubel.

Durante la investigación se llevaron a cabo tres estudios diferentes en los que participaron 268 personas. De los mismos, dos estuvieron centrados en demostrar que esta aversión existe y el tercero se basó en experimentar la posibilidad de que se pueda superar. Según afirma el profesor Ubel “Lo que estos estudios demuestran es que si le planteas el tema del salario a la gente, de repente se convierte en un asunto importante. Se centran en lo que perciben que es justo como compensación, y no en los aspectos no monetarios del trabajo como pueden ser el valor social del mismo o si este es interesante”. Esto demuestra que muchos jóvenes no se paran a pensar en qué beneficios pueden obtener aceptando un trabajo que puede no ser remunerado pero que les va a aportar experiencia y prestigio.

No está claro que se pueda superar el “effort aversión”
Pese a ser un tema preocupante, ya que deja entrever la poca disposición de la gente por esforzarse, no parece que tenga una cura. El intento de ambos profesores por demostrar que este problema – sufrido en mayor parte por aquellos que comienzan a incorporarse al mundo laboral – puede superarse, ha quedado en un vago intento. Los resultados del estudio no fueron estadísticamente significativos como para concluir que la “aversión al esfuerzo” pueda superarse ya que, aunque en algunos casos se consiguió que los participantes antepusieran el disfrute o el aprendizaje al salario, no se puede concluir que exista una fórmula para conseguir que la gente siga este ejemplo.

Los problemas del “effort aversión”
La gente comienza a conformarse con un trabajo cómodo, estable, que no le resulte muy complicado ni cansado, en el que no tenga que destacar ni sobresalir por encima del resto y por el cual le paguen una cifra razonable. Cada vez son menos los que se atreven a desempeñar funciones más arriesgadas o que suponen un esfuerzo extra ya que les compensa cobrar algo menos pero no tener que demostrar sus cualidades. ¿Para qué esforzarse pudiendo vivir tranquilamente?

El problema es que esto se está convirtiendo en una tendencia preocupante y puede que no haya forma de pararla. David Comerford asegura que “Veo muchas buenas razones por las que tu instinto te diga que no trabajes, a menos que te paguen por ello más de lo que ganas por no hacer nada, pero la lección que he aprendido tras realizar estos estudios es que con esta reacción puedes sufrir el riesgo de estar aburrido e infeliz”. Si esto no remite pronto conoceremos generaciones de infelices que en su día se conformaron con un trabajo de segunda – pudiendo aspirar a algo mejor – pero que decidieron dejar que fuesen otros quienes se esforzasen y no ellos.
  • David 28/10/2013 a las 22:09

    La realidad es la que es: te esfuerzas, lo haces bien, no te lo reconocen (ni social ni economicamente) y encima te dan más trabajo para que sigas haciendo 10 horas diarias. Conclusión: te quedas en un puesto que no resaltes mucho y si puedes inquieto buscas una empresa que sepa reconocer tu talento.

  • william 28/10/2013 a las 16:20

    Tengo dos comentarios; el primero es que nos llenamos de tareas rutinarias que no aportan, todo el día respondiendo correos sin valor o fuera de foco de las actividades que cumplen los objetivos que se persiguen. El otro comentario es que las empresas se dedicaron a colocarle a la gente overjob todo el tiempo, eso genera instatisfaccion en la gente

  • Josep 21/10/2013 a las 16:23

    Toda persona que se siente valorada, por defecto se esfuerza en su trabajo, porque se siente bien haciendo su trabajo. En el caso expuesto puedo llegar a entender, no a compartir que haya personas que decidan dar el mínimo esfuerzo en relación a su salario. Lo que tendríamos que analizar es si la empresa está abusando de sus trabajadores, pagándoles por debajo del sueldo que se merecen.

  • alfonso 17/10/2013 a las 09:35

    Laura, a día de hoy lo importante es la economía,por que para gente como yo el reconocimiento social y todo nos para muy lejos, ahora solo queremos subsistir como se pueda, lo demás son cosas de gente adinerada.

  • laura 16/10/2013 a las 11:38

    De acuerdo con Dori, pero creo que hay una recompensa que a veces resulta mucho mejor que la monetaria, y es el reconocimiento; los humanos somos individuos que necesitamos ser aceptados, valorados y reconocidos por nuestro grupo. La palmada en la espalda y el reconocimiento de nuestros superiores y nuestros pares es a veces mejor que un aumento de sueldo o bonus.

  • Doris Solís 14/10/2013 a las 21:13

    Me parece que hasta cierto punto llegamos a estancarnos, po ver el salario que se nos paga y preguntarnos ?Se merece la empresa X que regalemos nuestro tiempo? nuestro esfuerzo sin remuneración alguna; es a cierta dependencia a la que se cae. En lo personal me gusta dar de mi, esforzarme por lo que quiero lograr o lo que tengo que hacer. !Ama lo que haces!

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755