hemeroteca

home entrevistas reportajes nombramientos el sector empresas de RRHH TV Síguenos en facebook! Síguenos en twitter! Síguenos en linkedin! El canal de equipos&talento en youtube!

NOTICIAS

¿Qué hacer ante directivos exigentes?

Mikah de Waart expone cuatro maneras para mejorar la relación con los directivos

 
  • linkedin share button

08/11/2013 Existen dos actitudes que el empleado suele adoptar antes jefes exigentes: la del “pobre de mí”, en la que el trabajador se queja constantemente a todo el mundo pero no habla de los problemas con el jefe, y la de “sufrir en silencio”, cuando nunca habla del problema y consigue que le supere. ¿Cómo corregir estas conductas?

¿Quién no se ha encontrado alguna vez con un jefe exigente? Cuando estamos ante este tipo de situaciones, solemos adoptar actitudes poco eficaces que no dan resultados y suelen hacer el problema más grande. Mikah de Waart, experto en motivación profesional, expone cuatro maneras para mejorar la relación con los directivos:

1.- Hablar del problema de inmediato: si el empleado no hace nada cuando se origina un problema, éste puede llegar a hacerse más grande. Hay que hablar del problema lo antes posible y, para ello, intentar separar la conducta que disgusta de la persona. De este modo, el camino hacia la búsqueda de una solución será más eficaz.

2.- Concentrarse en la perspectiva del management: es recomendable analizar qué aporta la cuestión que el jefe está presentando al trabajador para encontrar un beneficio mutuo. Para ello, hay que saber cómo tratar el tema para conocer los puntos coincidentes por ambas partes. Lo ideal es encontrar la manera más eficaz para conseguir los objetivos corporativos por ambas partes expresando qué es lo que se quiere conseguir y cuál es la mejor manera de llegar a ello.

2.- Vincular la crítica a otros temas que el director sí está haciendo bien: en muchas ocasiones damos la importancia equivocada a hechos que deberían tener la consideración adecuada. Hay que intentar ser equitativo, no restar interés a los buenos gestos y ser objetivo en cuanto a los puntos de mejora.

3.- Proponer soluciones: ante un conflicto, hay que actuar. Lo correcto es proponer soluciones para que el jefe conozca claramente qué es lo que el empleado quiere conseguir.
Se trata de construir una solución con argumentos válidos, presentando el problema como una dificultad conjunta sin aludir a que la responsabilidad recae directamente a los de arriba.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755