NOTICIAS

¿Están sus líderes creando un clima favorable?

Jorge Herraiz, director de Hay Group Productized Services

 
  • linkedin share button

12/02/2015 Diferentes investigaciones demuestran que un clima de trabajo energizante o desmotivador, puede venir determinado en gran medida por la forma de dirigir que tienen los directivos responsables de cada equipo de trabajo. El problema es que el largo periodo de crisis que hemos atravesado ha motivado que prácticamente solo se utilice una forma de gestionar personas, basada en un estilo de dirección coercitivo. Esto está dificultando la creación de un clima de trabajo adecuado en las empresas.

Numerosas investigaciones realizadas desde hace más de 30 años, nos han demostrado que un clima positivo en un equipo tiene impactos beneficiosos y medibles en los resultados empresariales.

Al mismo tiempo, sabemos que la forma que tiene un manager de interactuar con su equipo –su estilo personal de liderazgo– puede generar climas energizantes y de alto desempeño, o por el contrario, climas desmotivadores. Hay Group ha identificado los seis estilos de liderazgo que tienen un mayor impacto en el clima del equipo. En las organizaciones con clima positivo y alto rendimiento, la mayoría de los líderes utilizan una combinación de tres o más de estos estilos de liderazgo: por lo general una mezcla de liderazgo orientativo, afiliativo, participativo y capacitador. En las organizaciones donde el clima es desmotivador, encontramos a líderes que utilizan sólo uno o dos estilos: principalmente, liderazgo coercitivo e imitativo.

Mientras que el buen liderazgo es sinónimo de flexibilidad para adaptarse a las diferentes situaciones, un tercio de los líderes (36%) domina sólo un estilo o en algún caso ninguno, y sólo un cuarto (26%) logran dominar cuatro o más.

El resultado es que a nivel global las organizaciones se están viendo afectadas por la forma de liderar de sus directivos. A consecuencia de la utilización generalizada de un reducido rango de estilos de liderazgo, más de la mitad de los managers está creando climas desmotivadores, mientras que sólo un 19% logra generar climas de alto desempeño.

Jorge Herraiz, director de Hay Group Productized Services, comenta que “el comportamiento de un líder es el factor individual más influyente a la hora de definir cómo se trabaja en un equipo. Mientras que el buen liderazgo tiene el poder de energizar, comprometer y motivar a los equipos, su carencia sólo creará ambientes desmotivadores que generarán un bajo desempeño y una alta rotación. En un momento en el que las organizaciones buscan cómo aumentar el desempeño y obtener lo mejor de las personas, es preocupante descubrir que son pocos los líderes que crean los climas adecuados para que sus equipos generen los resultados esperados”.

Los líderes de la eurozona son los menos flexibles: tan sólo un 22% son capaces de utilizar al menos los cuatro estilos de liderazgo recomendados. En otras palabras, casi tres cuartas partes de nuestros líderes están creando climas desfavorables.

La mayoría se caracterizan por la actitud de “hazlo porque yo lo digo”, en donde el estilo coercitivo es el que más peso tiene, lo que hace que generalmente los equipos no acepten o estén desconformes con la forma en que son gestionados. “Pese a que es efectivo durante períodos de crisis, una dependencia del estilo coercitivo no se debe mantener a largo plazo, ya que va en contra de la innovación y la creatividad”, comenta Herraiz. Asimismo, el director de Hay Group Productized, agrega “a consecuencia de una mentalidad de crisis que ya está totalmente asimilada, más de la mitad de los líderes de toda Europa está creando climas desmotivadores. Por ello, las empresas tienen ahora una necesidad urgente de ayudar a sus directivos a abandonar esta mentalidad, para que en lugar de que recurran una y otra vez al estilo coercitivo, se enfoquen en desarrollar una forma de liderazgo basada en los estilos participativo, orientativo, afiliativo y capacitador. De este modo, no sólo conseguirán resultados en el corto plazo, sino que seguirán obteniendo beneficios a largo plazo.”

Para concluir Jorge Herraiz comenta que “todo estilo tiene su momento y su lugar, y cada uno puede ser efectivo en momentos determinados. Es como cuando un jugador de golf elige un determinado palo, los líderes deben ajustar el estilo de liderazgo a la situación y a la persona.
  • Jorge Carcavallo 19/02/2015 a las 12:13

    Pienso que necesitamos Educación para la Cultura de Paz en los espacios de aprendizaje y acción. El Siglo 21, será la Era de la Fraternidad, la tercer parte de la Revolución Francesa, si conseguimos combinar Inteligencia Colectiva, Inteligencia Colaborativa, Liderazgo Distribuido y Modelos Caórdicos junto con Bondad.

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755