NOTICIAS

El 37% de españoles no se concentra en su lugar de trabajo

Según un estudio de Steelcase, perdemos una media de 86 minutos diarios debido a las distracciones

 
  • linkedin share button


15/02/2016 Hoy en día, las distracciones en el trabajo se han convertido en la norma en lugar de la excepción. Según un estudio llevado a cabo por Steelcase, compañía especializada en equipamiento de espacios de trabajo, un tercio de los trabajadores de todo el mundo no logra concentrarse en sus oficinas.

Las conversaciones en voz alta, seguido de los compañeros charlatanes y la sobrecarga de e-mails constituyen las principales causas de distracción en el trabajo. Éstas, junto a otras como las llamadas de teléfono, el WhatsApp, las interrupciones de los jefes o las distracciones mentales hacen que cada trabajador pierda una media de 86 minutos de su tiempo de trabajo. Si multiplicamos ese tiempo por día y por trabajador, el resultado arroja una pérdida de tiempo ingente que, traducido a dinero, supone un impacto más que evidente en la cuenta de resultados de cualquier compañía.

El silencio, seguido de la privacidad y el aire fresco, son los principales elementos que los empleados demandan para estar más concentrados, aunque en el acto de concentrarse y atender tiene mucho que ver nuestro cerebro. Para entenderlo, Steelcase ha llevado a cabo una investigación con neurocientíficos estadounidenses que arroja las claves para que los trabajadores se concentren mejor. Los resultados de los descubrimientos han inspirado nuevas perspectivas y han dado lugar a nuevas ideas sobre cómo los entornos de trabajo, cuando se diseñan correctamente, pueden ser una herramienta eficaz y productiva que ayude a los trabajadores a gestionar mejor su atención.

Cómo funciona el cerebro en el trabajo

Resulta prácticamente imposible mantener nuestra concentración activa durante las ocho -o más- horas diarias de trabajo. ¿El motivo? La concentración es un recurso limitado. Igual que el resto de nuestro cuerpo, el cerebro consume energía que obtiene a través de la glucosa y el oxígeno. Las actividades como el análisis, la priorización, la planificación y otros tipos de pensamiento crítico consumen grandes cantidades de energía. A medida que el suministro de energía se reduce, el cerebro se cansa. Como nuestro cerebro consume tanta energía (hasta un 20% de la energía de nuestro cuerpo), el ser humano ha desarrollado mecanismos fisiológicos para asegurarse de no desperdiciar este suministro limitado. Por este motivo, cuando nuestra corteza prefrontal se enfrenta a una tarea compleja aumenta nuestra tendencia a distraernos.

Se trata de un sencillo mecanismo de ahorro de energía, auque el problema viene cuando intentamos seguir concentrados cuando nuestro cerebro está cansado. Hay muchas distracciones y al final evitamos las tareas complejas, aprendemos poco, recordamos menos y cometemos errores.

Aprender a concentrarse en el puesto de trabajo

Uno de los descubrimientos más importantes de la neurociencia es la neuroplasticidad, es decir, la prueba de que las personas pueden cambiar la estructura física de sus cerebros creando, reforzando y consolidando las redes neuronales. Esto significa que, en lugar de sucumbir constantemente a las distracciones porque estamos intentando retener en nuestra mente muchas cosas al mismo tiempo, tenemos oportunidades reales de entrenar el cerebro para que adopte hábitos positivos. 

Esto sucede con la concentración y es que, cuando necesitamos concentrarnos mucho en una tarea, es importante que evitemos las distracciones no deseadas, ya sea apagando nuestros teléfonos durante un rato, revisando completamente cómo gestionamos nuestro día o descansando mejor. La premisa principal para que un entorno laboral favorezca la concentración es que proporcione a los trabajadores un rango de espacios diferentes que permita a las personas elegir dónde y cómo trabajar en función del tipo de actividad que estén realizando y el nivel de concentración que le requiera. 

Aunque la autorregulación es necesaria para mantener bajo control la atención, es importante señalar que las distracciones pueden ser oportunidades para dar a nuestro cerebro el respiro que necesita para poder seguir manteniendo la atención. Poder acceder fácilmente a los compañeros de trabajo, a lugares donde comer y a espacios para el descanso ayuda a los trabajadores con exceso de carga cognitiva a adquirir una nueva perspectiva, a regenerar su cerebro y a buscar energía para seguir concentrado en el trabajo.

 

 

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755