hemeroteca

home entrevistas reportajes nombramientos el sector empresas de RRHH TV Síguenos en facebook! Síguenos en twitter! Síguenos en linkedin! El canal de equipos&talento en youtube!

NOTICIAS

10 consejos para aprender a lidiar con trabajadores difíciles

Según Edith Gómez, el despido debe ser el último recurso

 
  • linkedin share button


08/02/2018 Ser conflictivo es una de las razones que impide a muchas personas encontrar trabajo. La actitud es un ingrediente esencial cuando se desea obtener un puesto en una empresa. No obstante, hay quienes logran pasar las primeras pruebas antes de poner al descubierto su verdadera personalidad. Posteriormente, estas personas logran formar parte de la plantilla laboral y empiezan a surgir los problemas en el entorno.

La buena gestion de las relaciones entre los responsables, trabajadores y colaboradores de una empresa es vital para garantizar su correcto funcionamiento y productividad. Pese a ello, es inebitable que surjan roces y conflictos, fruto de la alta competitividad que existe en el mercado de trabajo actual, que apremia a las empresas a establecer plazos de entrega de resultados cada vez más cortos.

Contar dentro de este ecosistema de trabajo con empleados conflictivos es una situación compleja. Por un lado, este elemento -cuya conducta es imposible de ignorar o tolerar- puede impedir que los equipos trabajen en un ambiente armónico durante la ejecución de un proyecto y complica la comunicación con los jefes.

Si, además, el trabajador conflictivo es altamente productivo para la empresa y ejecuta sus labores perfectamente, entonces hay más dificultad en pedir que se marche. Por ello, Edith Gómez, editora en Gananci, sugiere a los líderes "estar al tanto sobre quiénes son estos generadores de conflictos para hacer frente a estos escenarios".

En este sentido, lejos de sugerir un despido, dado que "la empresa también experimenta pérdidas monetarias cada vez que un empleado sale de la plantilla y entra otro", la experta ha elaborado una lista de consejos que facilita el trato con estos empleados.

  1. Evitar situarse al mismo nivel del empleado conflictivo. "Es muy fácil perder el control cuando se tiene al frente a estos empleados, pero lo indicado –especialmente cuando se trata de un directivo- es permanecer en calma y demostrar con ello quién es verdaderamente el jefe, y quién es el empleado conflictivo que busca alterar el orden", recomienda.
  2. Impedir la manipulación. Esta es una estrategia a la que recurren repetidamente los trabajadores difíciles con el fin de obtener mejoras en su puesto, "y muchos jefes terminan cediendo porque estiman que de esta forma los problemas no continuarán", confirma Gómez.
  3. Mantener la distancia e impedir que las relaciones excedan los límites de lo laboral. "Desarrollar una amistad o tener encuentros fuera de la oficina para discutir un tema en un café o restaurante, no es lo más conveniente", señala la editora. "Después de ello se presentarán más problemas en la empresa debido al grado de confianza que sentirá con el jefe y la dificultad que tienen para acatar órdenes".
  4. Encontrar soluciones conjuntas. Lo ideal, en opinión de Gómez, es darle un balance a la situación, sin que por ello se tenga que ignorar el problema. Al contrario, "mientras más conciencia se tenga sobre la situación, será mucho más sencillo resolverla", afirma.
  5. Ofrecer apoyo para que todas las vías previas a un despido sean agotadas. "Tal vez el trabajador actúa de una manera complicada porque siente disconformidad con algún aspecto de su trabajo que el jefe podría solucionar", reflexiona la experta. 
  6. No doblegarse. Por muy difícil que sea el comportamiento, el empleado "debe tener presente en todo momento que tiene un jefe a quien le corresponde la toma de decisiones mayores" y que además es una figura clave dentro de la empresa, imposible de ignorar o pasar por alto. 
  7. Atender el problema de manera inmediata. Según Gómez, posponer una situación problemática o guardar silencio permite que el trabajador conflictivo adquiera poder y margen de actuación. 
  8. Acción-recacción. La editora destaca la importancia de hacer ver al empleado cuáles son las consecuencias de sus actos y el impacto negativo que genera a la empresa, así como al resto de los trabajadores. 
  9. Rechazar las malas conductas. Al punto anterior, la experta añade un elemento más: el consejo. "Puedes hacerle observaciones que se irán acumulando en su expediente en tanto continúe incidiendo en el problema".
  10. Despido. Tras agotar todas las posibilidades de resolución, Gómez conluye señalando que ha llegado el momento de tomar medidas más drásticas y optar por prescindir del trabajador. 
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755