NOTICIAS

8.608.663 personas en edad laboral está en riesgo de pobreza y exclusión social

El desempleo, un factor determinante en la pobreza

 
  • linkedin share button


06/02/2019 Por tercer año consecutivo, la Fundación Adecco ha publicado el informe “Un empleo contra la exclusión” que, en esta ocasión, analiza e interpreta los datos del informe AROPE (At risk of poverty and/or exclusión, llevado a cabo por EAPN), en su relación con cifras oficiales de la Encuesta de Población Activa (EPA) y una encuesta realizada a 120 personas desempleadas y en riesgo de exclusión, que han encontrado recientemente trabajo.

Por tercer año consecutivo, Fundación Adecco ha registrado una caída en el índice de riesgo de pobreza. Según revela en su informe, "en 2017 se ha alcanzado el valor mínimo desde 2010, con una tasa del 26,6% cifra que, sin embargo, aún dista de la alcanzada hace una década (23,3%)".

Esta evolución, aunque positiva, todavía está lejos de las cotas deseables y es inferior a la registrada hace 10 años, debido a que está íntimamente ligada al desempleo. Y es que, según el estudio, cuando las cifras de paro mejoran, la pobreza disminuye y viceversa. Por ejemplo, "en 2008 las cifras de desempleo eran más favorables que las actuales (un 3% inferior, hoy), así como también el índice de pobreza, que entonces alcanzaba el 23,8%, frente al 26,6% de hoy".

Pero, ¿qué personas se consideran en riesgo de pobreza y exclusión? Aquallas que cumplen, al menos, uno de los siguientes criterios: vivir en un hogar con una renta inferior al umbral de la pobreza (el 60% de la mediana de la renta nacional), estar en privación material severa y/o vivir en un hogar con baja intensidad de trabajo (inferior a 0,2), definida como la relación entre el número de meses trabajados por todos los miembros de la unidad familiar y el número total de meses que podrían trabajar.

“Aunque el desempleo sólo se menciona expresamente en el tercer punto, es el desencadenante de todas las situaciones de pobreza y exclusión social", matiza Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco. 

Las personas en edad laboral, más pobres que la media

El informe también revela que un 28,4% de las personas entre 16 y 64 años (8.608.663) se encuentra en situación de pobreza. Un porcentaje superior a la media de todas las edades (26,6%) y que, pese a decrecer con respecto al pasado año (30,1%), es casi siete puntos porcentuales superior al alcanzado en 2008 (21,8%).

"Entre estas personas en edad laboral, hay una elevada proporción de desempleados de larga duración que han agotado todas sus prestaciones, así como profesionales en situación de irregularidad o inactivos con capacidad para trabajar, pero que no lo hacen por razones culturales: personas con discapacidad, mayores de 45 años que perdieron su empleo y se han retirado del mercado ante la falta de expectativas profesionales, etc", explica Mesonero, que añade: "El desempleo, la precariedad y la inactividad, se convierten en factores que subyacen detrás de las situaciones de pobreza y exclusión”.

Por otra parte, el segmento de la población que ha experimentado un mayor aumento de su pobreza es, precisamente, el de los desempleados: el 59,1% vive en riesgo de pobreza, 17 puntos más desde 2007 (42,1%). Llama, asimismo, la atención el elevado porcentaje de población entre 16 y 29 años y entre 45 y 64 años que se encuentra en situación AROPE: un 34,6% y un 28%, respectivamente, frente al 27,1% de las personas entre 30 y 44 años. 

Ante esta situación, Mesonero destaca que “la solución pasa, necesariamente por la articulación de efectivas políticas activas de empleo que, frente a los subsidios no sostenibles en el tiempo, garanticen que los desempleados con más dificultades puedan desempeñar una ocupación, de forma continuada, que dignifique su vida”.

El empleo, factor de inclusión social y salud

Una encuesta realizada a 120 personas que se encontraban en desempleo y riesgo de exclusión, y que recientemente han encontrado una ocupación, revela que el empleo es un factor determinante para superar estas situaciones.  Así, si el 90% de los encuestados manifestaba grandes dificultades para llegar a fin de mes cuando no tenía trabajo, sólo el 30% lo hace, una vez lo encuentra.

En esta línea, un 64% admite que puede hacer frente a gastos que antes no podía permitirse y que ha incrementado su consumo en actividades de ocio y entretenimiento. Además, más allá de aspecto económico, un 50% destaca cómo éste ha mejorado sus relaciones familiares, un 75% declara haber incrementado sus relaciones sociales, un 91% afirma sentirse más libre y completo y un 83% lo asocia con la mejora de su autoestima y salud emocional.

Desde Fundación Adecco cierran la presentación de estos datos ocn un recordatorio del Día Mundial de la Justicia Social, el cual se conmemorará el próximo 20 de febrero, con el objetivo final de "erradicar, a través del trabajo decente y el pleno empleo, la pobreza, lograr la igualdad de género y el acceso al bienestar social".

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755