Revista digital

NOTICIAS

La mitad de las empresas considera muy grave el impacto del Covid-19

La crisis ha obligado a las empresas a replantearse estrategias y prioridades operativas para ser sostenibles en el futuro

 
  • linkedin share button


28/07/2020 El impacto del Covid-19 ha sido muy grave, según el 48% de las empresas españolas, frente al 39% de las compañías del resto de Europa que opinan lo mismo. Así se desprende del informe “European survey: combating the crisis with business resilience”, realizado por BDO justo después de la pandemia, que ofrece una perspectiva de cómo han cambiado las aspiraciones estratégicas y prioridades operativas de los líderes empresariales para los próximos meses.

Este informe es el segundo realizado por BDO en 2020. El primero, presentado justo antes del estallido de la pandemia, reflejaba los planes agresivos de crecimiento esperado en 2025 por los líderes europeos, gracias a la inversión en tecnología, talento, e innovación en los productos. Ahora, el informe “European survey: combating the crisis with business resilience”, llevado a cabo entre 244 líderes de alto nivel con sede en ocho mercados europeos (España, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Noruega y Reino Unido), nos ofrece una perspectiva radicalmente distinta, a pesar de que el crecimiento no está completamente fuera de la agenda.

Esta nueva realidad indica que la resiliencia pasa a ser clave, así como un recalibrado de los modelos operativos en cada empresa. Y la sostenibilidad, en cambio, no ha dejado de ser una prioridad empresarial.

Alfonso Osorio, presidente de BDO en España incide en que “tal y como reflejaban nuestros estudios específicos sobre el impacto de la pandemia en la logística y el suministro, el Covid-19 también ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de las cadenas de suministro para el 45% de los encuestados en empresas de Europa. La crisis ha provocado un replanteamiento de los modelos de negocio y la necesidad de cambios significativos y las nuevas formas de trabajo se mantendrán a largo plazo, al menos en parte”.

Las principales conclusiones del estudio confirman que el impacto del coronavirus ha sido muy duro para las empresas europeas y que el apoyo del gobierno ha sido esencial para su supervivencia, a pesar de que el 20% de los negocios han continuado su actividad con normalidad.

En España, más del 68% de los encuestados considera que las perspectivas económicas empeorarán en los próximos seis meses, frente al 55% a nivel global. Y en cuanto a las previsiones de crecimiento, se han normalizado, pasando de una destacada progresión (20%) a la resiliencia y reducción de los costes (21%).

 

Decisiones atrevidas

Trond-Morten Lindberg, CEO de BDO de la región de Europa, Oriente Medio y África (EMEA), comenta: “Lo que encuentro más alentador de los resultados de nuestra encuesta es que, a pesar del innegable impacto de la crisis, el panorama general no es del todo sombrío. La mayoría de las empresas han modificado sus aspiraciones de crecimiento, pero no se trata solo de las duras decisiones que los líderes empresariales han tenido que tomar para limitar el daño económico, como los despidos temporales o incluso la suspensión de las operaciones comerciales." Para el CEO de BDO hay un lado positivo en el atrevimiento en la toma de decisiones a la hora de mirar hacia adelante: invertir en talento e innovación, mejorar o adaptar los productos y servicios existentes y repensar y reconstruir las cadenas de suministro propias.

"Creo que deberíamos fomentar este tipo de decisiones en la adopción de nuevas tecnologías, la mejora de la eficiencia, la adquisición de nuevo negocio o la ampliación de las asociaciones. Son los líderes más atrevidos los que sobrevivirán y tendrán éxito, descubriendo los aspectos positivos de sus reacciones iniciales”, añade Lindberg.

 

La creación de resiliencia en la cadena de suministro

Casi el 50% de los líderes empresariales europeos entrevistados por BDO consideran que su cadena de suministro es más vulnerable de lo que pensaban anteriormente. Un aprovisionamiento inteligente y una buena gestión de los proveedores son los dos componentes de un negocio resiliente, pero la crisis ha provocado que estas capacidades sean más inestables.

En este sentido, más de un tercio de las empresas afirman que al menos un proveedor importante ha dejado de comerciar como consecuencia de la pandemia, y más del 50% tratará de diversificar su cadena de suministro, estableciendo relaciones con nuevos proveedores, de modo que estén preparados para reaccionar ante lo desconocido.

 

Sostenibilidad

Trond-Morten Lindberg opina: “En un momento en el que hay tantos competidores que requieren la atención de la administración, es muy alentador ver que las prioridades en torno a la sostenibilidad no han cambiado sino que sigue siendo una importante reflexión para casi el 75% de nuestros encuestados, lo cual es poco menos que sorprendente, teniendo en cuenta la situación. Es importante mantener el cambio climático en las agendas de las empresas y los gobiernos, pero sin olvidar que el crecimiento sostenible también significa invertir en las personas. Aunque atraer y retener el talento no es actualmente la principal prioridad para nuestros líderes empresariales, es necesario replantearse cómo se pueden comprometer con sus altos directivos y nuevos talentos y motivarlos, ya que serán clave para el crecimiento futuro".

 

Los modelos de negocio necesitan una actualización

De la encuesta se desprende que la mayoría de las empresas (75%) cree que su plan de contingencia no anticipó muchos de los desafíos que encontraron durante la pandemia. Por ello, la planificación de escenarios será una herramienta clave para que los líderes construyan la resistencia de los negocios en el futuro.

La dura realidad de esta crisis ofrece a los líderes la oportunidad de replantearse su actual modelo de negocio y, según la encuesta elaborada por BDO, del 44% de los líderes que prevén realizar cambios en sus modelos de negocio, el 9% realizará cambios radicales en su estrategia.  

 

Nuevas formas de trabajo

La respuesta inmediata a la crisis fue que la gran mayoría de las empresas envió a sus empleados a teletrabajar, lo que tuvo un impacto positivo en el bienestar y la confianza de los mismos. El estudio revela que es muy probable que esta tendencia continúe, ya que el 56% de las empresas consideran que seguirán ofreciendo un cierto grado de trabajo en remoto.

El aumento del teletrabajo tendrá profundas consecuencias en la forma en que las empresas operan, se comunican con sus equipos y fomentan el compromiso y la productividad de los empleados. También el impacto en los requisitos de real estate será igual de significativo.

Además, apuntan desde BDO, el uso de la city property cambiará, pero las ciudades se reinventarán. El espacio de oficinas seguirá siendo relevante, ya que las personas necesitarán un lugar para colaborar y trabajar, pero será un panorama significativamente diferente a medida que nos adentremos en la nueva realidad.

 

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755