La formación y reciclaje profesional, una prioridad para las empresas de todo el mundo

12/04/2018 · El mercado de trabajo se enfrenta a una época de transición hacia la transformación digital de los negocios y la automatización de determinados puestos. De hecho, según un estudio llevado a cabo por McKinsey Global Institute, para 2030, en torno al 14% de la fuerza global de trabajo podría tener que cambiar de empleo a raíz de los avances en inteligencia artificial y su implementación en las empresas. Frente a ello, el informe apunta hacia una única solución: la capacitación en las nuevas habilidades que las organizaciones irán necesitando durante dicho proceso de cambio.

La digitalización es un reto para el que las compañías ya se están preparando. Aunque a un ritmo más lento del que deberían, son muchas las empresas que han empezado a invertir en tecnología e implementarla en sus sistemas a fin de ganar eficiencia, rapidez, productividad y competitividad. Sin embargo, este nuevo contexto está planteando dudas acerca sobre los efectos que su introducción masiva tendrá en el mercado de trabajo.

Muchos expertos creen que el desarrollo de la inteligencia artificial y la automatización de determinados puestos de trabajo hará que muchos empleos desaparezcan. Otros, en cambio, indican que tal destrucción de empleo será compensada con la creación de otros nuevos, nacidos a raíz de las nuevas necesidades que irán adquiriendo las organizaciones.

En lo que sí parecen estar de acuerdo los profesionales es que esta transformación a gran escala afectará a un gran número de personas, que deberán invertir en su formación continua, a fin de readaptarse al nuevo escenario y no perder empleabilidad por el camino. En esta línea el informe ‘Jobs lost, jobs gained: Workforce transitions in a time of automation’ de McKinsey señala que la cuestión clave es que “existen pocos precedentes en los que las sociedades hayan capacitado con éxito a un número tan grande de personas”.

Asimismo, explica el estudio que, hasta ahora, el conocimiento a gran escala había sido gestionado por los Gobiernos, a través de la subvención y desarrollo de la educación pública. Sin embargo, a raíz de la crisis, este gasto destinado a la formación y apoyo de la fuerza laboral “ha disminuido constantemente durante años, en la mayoría de los países miembros de la OCDE”. Por ello, según los resultados de la encuesta realizada por McKinsey, los ejecutivos consultados consideran una “prioridad comercial urgente” invertir en reciclaje y en la mejora de la cualificación profesional de los tarjadores actuales.

Por otro lado, un 66% sitúa entre sus 10 primeras prioridades, “abordar las brechas de habilidades potenciales relacionadas con la automatización / digitalización” dentro de sus fuerzas laborales, y casi el 30% lo ubica entre las cinco principales. “El factor que impulsa este sentido de urgencia es el ritmo acelerado de la transformación en toda la empresa”, indica el estudio.

“En los últimos cinco años, alrededor de un tercio de los ejecutivos afirman que el cambio tecnológico les ha llevado a reentrenar o reemplazar a más de una cuarta parte de sus empleados”, continúa el informe. No obstante, el 62% cree que necesitarán volver a entrenar o reemplazar a más de un cuarto de su fuerza de trabajo de aquí al 2023, debido a la automatización y la digitalización.

Esta amenaza se acelera en Estados Unidos y Europa (64% y 70%, respectivamente) frente al resto del mundo (sólo 55%), y se siente especialmente aguda entre las compañías más grandes: el 70% de los ejecutivos ven que la irrupción tecnológica en los próximos cinco años, afectará a más de una cuarta parte de sus trabajadores.

En cuanto a las soluciones, el 82% de los consultados creen que el reciclaje y la readaptación debe ser el inicio para abordar su brecha de habilidades. Sin embargo, dentro de ese consenso, hay diferencias regionales. El 94% de los encuestados en Europa insistió en una combinación de contratación y capacitación, mientras que en EE.UU. ésta fórmula fue compartida por el 62% de los ejecutivos. Asimismo, un 35% de los estadounidenses apostó principal o exclusivamente por la contratación de nuevos talentos, en comparación con el 7% de los europeos.

El informe concluye indicando que sólo el 16% de los líderes empresariales se sienten "muy preparados" para afrontar las posibles brechas de habilidades. En cuanto a los obstáculos, McKinsey indica que alrededor de un tercio ven urgente la actualización de la infraestructura actual de recursos humanos (para el 42% de EE.UU, el 24% de Europa y el 31% del resto del mundo es una prioridad).

En esta línea, el 38% de los encuestados mencionó el deseo de "alinearse con la misión y los valores de la organización", como una razón clave para tomar medidas en torno a la capacitación de sus profesionales. Aunque la principal razón es que, “a medida que la digitalización, la automatización y la IA reconfiguran las industrias y empresas, la única forma de mejorar la productividad y rentabilizar la inversión en formación, será contar con las personas y los procesos que se necesitan para hacer frente al nuevo reto digital y que permitirán obtener dichos beneficios”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Affinity
Hays
OCU
Liberty Seguros
MC MUTUAL
PeopleMatters
Generali
Bayer
Naturgy
Prosegur
Nationale-Nederlanden
Endesa
Maxxium España
Aegon
Adecco
Lidl
Kiabi
Alten
LG Electronics
CGI
Lilly
Vodafone
Randstad