El ROI de la tecnología de los RRHH: cómo demostrarlo y obtener la máxima productividad

26/02/2019 · Son varios los estudios que destacan cómo la digitalización se ha convertido en una de las prioridades de las empresas hoy día, y uno de los ejes de cambio sobre el que sustenta la propia transformación de los departamentos de recursos humanos. De esta forma, algunas de las tendencias reveladas por los expertos en materia de gestión de personas pasan por el uso de la analítica de datos y la implementación de nuevos sistemas digitales para agilizar todos los procesos que tienen que ver con la atracción, selección, gestión y desarrollo del talento. Sin embargo, uno de los grandes ‘caballos de batalla’ de los profesionales del área sigue tener que convencer al Director General o Financiero sobre los beneficios que estas soluciones tecnológicas aportan en términos de productividad.

A pesar de que cada vez son más los directivos que son conscientes de las ventajas que supone invertir en tecnología, aquella referente a la gestión de personas sigue estando en cuestión debido a lo difícil que, en algunos casos, puede ser demostrar cuál es el retorno de la inversión (ROI) de dichas herramientas digitales debido, principalmente, dos motivos que han dado a conocer los expertos de Meta4 en un ebook. Según detallan, esto se debe, por un lado, a que “no se está invirtiendo en rediseñar los procesos y en generar compromiso en los usuarios, ni de la manera apropiada ni en el momento adecuado”, y por otro, “a que se pretende obtener un índice de productividad en fases demasiado tempranas”.

Por esta razón y con el fin de analizar los retos que tienen ante sí los RR.HH. para demostrar el ROI de su tecnología, así como revelar las claves para obtener la máxima productividad en una solución de RR.HH. y para conocer cuál es el mejor momento para comenzar a medirla, Meta4 relata en su ebook los pasos a seguir por los profesionales del área, empezando por la definición de las fases que incluye la implementación de una solución:

  1. Fase de proyecto, cuando se sustituyen unos sistemas por otros.
  2. Fase de primer uso, de un año de duración.
  3. Fase de uso continuado, durante el segundo año de uso y momento los usuarios ya han interiorizado el uso de la tecnología y la utilizan con normalidad.

En este sentido, según explican los expertos, “aunque la aceptación inicial de una tecnología es un paso muy importante para el éxito de cualquier adopción de un software, la viabilidad a largo plazo dependerá del éxito en la continuidad de su uso”, es decir, en la fase de uso continuado.

Sin embargo, a pesar de ello, desde Meta4 indican que habitualmente en los procesos de implantación de una nueva tecnología, las organizaciones tienden a centrarse en las fases iniciales, y no dedican el tiempo ni inversión suficiente a la tercera etapa. “Así, todos los esfuerzos por invertir en procesos de gestión del cambio, de transformación de los procedimientos o en la fidelización de los usuarios, a menudo resultan insuficientes, inapropiados o ineficientes”, declaran.

“Si se hacen las cosas bien, invirtiendo en cambiar procesos y en fidelizar personas, esta tercera fase se convierte en clave y puede ser el germen que lleve a la meseta de productividad”, añaden desde Meta4 que compara esta quinta etapa del “Hype Cycle” de Gartner, que plasma la madurez, adopción y aplicación comercial de una tecnología específica y que representa ese momento en el que “los beneficios están ampliamente demostrados y aceptados”, con las fases de adopción de una tecnología en una empresa anteriormente citadas.

La importancia de la definición de un BPI y de su transformación

Por otro lado, respecto a las medidas a aplicar en dicha tercera fase para poder obtener productividad y ROI, el ebook destaca la “transformación de los procesos con BPI” (Business Process Improvement), una metodología de planificación estratégica dirigida a identificar tanto las operaciones como las habilidades del empleado que puedan ser mejoradas para obtener procedimientos más fluidos, flujos de trabajo más eficientes y en general un crecimiento del negocio.

Según explican, se trata de un “proceso de mejora funcional” que consta de cinco fases: Mapeo de los procesos existentes; análisis de dichos procesos, estableciendo los puntos de mejora; rediseño de los mismos en base a los objetivos que se quieren conseguir; implementación de los nuevos procesos y formación de los usuarios; y análisis de logros y reajuste.

“Las primeras etapas del BPI, las que no atañen al usuario sino solo al encargado de TI, deben de realizarse antes del momento de elección de una solución tecnológica, ya que resultará fundamental que el software que elijamos pueda acompañarnos en los nuevos procesos que queremos implantar en la organización”, explican desde Meta4 que también inciden en la importancia de “fidelizar” a los profesionales durante la fase de uso continuado de la nueva tecnología implementada en RR.HH.

Asimismo, los expertos advierten del coste de no mantener a los usuarios motivados y detallan qué es lo que permite hacerlo citando la teoría de la “Expectación-Confirmación”. De ella destacan “la importancia clave de la ‘satisfacción’ del usuario a la hora de volver a utilizar el software o de volver a adquirir el producto”, así como de “las expectativas a la hora de construir esta satisfacción”. “Esta estrecha relación entre satisfacción y expectativas es -según Meta4- fundamental”, así como también otros dos valores: el propio “rendimiento”, para lo que es clave “contar con un buen apoyo que de soporte del producto”; y la “facilidad de uso de la aplicación” y/o la “utilidad”.

Por último, a modo de conclusión, los expertos señalan “el gran error que supone tratar de medir el ROI y la productividad de la tecnología nada más haberse realizado la implantación, con la consiguiente desilusión y entrada en el círculo vicioso que supone tener que llevar a cabo un cambio de sistema cada cierto tiempo, en lugar de buscar la productividad a más largo plazo basada en la reformulación de procesos y la fidelización de los usuarios, aspectos que resultarán claves para obtener un retorno de la inversión y para ser productivos”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Generali
Lidl
Endesa
Sacyr
CGI
Santalucía Seguros
MC MUTUAL
Affinity
PeopleMatters
Aegon
Adecco
Lilly
Nationale-Nederlanden
Hays
Bayer
Vodafone
Maxxium España
Kiabi
OCU
Prosegur
Randstad
Naturgy
Alten
LG Electronics