La industria 4.0, una oportunidad para el desarrollo y empleo del talento

08/04/2019 · A comienzos de este año, Mercer celebró un desayuno titulado ‘Change Challenge’, con motivo de la reunión anual organizada por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) en Davos. Durante el evento, los líderes debatieron sobre los cambios que se están produciendo en el mercado laboral, muchos de ellos impulsados por la robótica y la inteligencia artificial, así como la nueva realidad empresarial que busca ser cada vez más innovadora y estratégica, dando así lugar a los que el propio WEF llama la Cuarta Revolución Industrial o la revolución 4.0.

¿Cómo liderar en un mundo dominado por la automatización e inteligencia artificial? ¿Qué retos plantea la gestión de una fuerza de trabajo multigeneracional? ¿Qué hay que hacer para cumplir con los requisitos que exigirán los trabajos del mañana? Sobre todo ello hablaron los invitados a la jornada organizada por Mercer y a la reunión anual del Foro Económico Mundial.

De todo lo dicho durante el evento, se extraen dos conclusiones. Por un lado, la necesidad de una mayor adaptación de la fuerza de trabajo a los cambios que la revolución 4.0 ha traído y traerá consigo para, de esta forma, continuar siendo empleables en el futuro y garantizar la perdurabilidad de los negocios a largo plazo, así como su nivel de competitividad. Por otro, las empresas deben tener en cuenta la diversidad de talento que a día de hoy existe en el mercado, si buscan cerrar el gap de habilidades que encuentran para muchas posiciones pero, sobre todo, para resolver el problema que ya está trayendo el incremento de la longevidad de la población mundial, que hace insostenibles muchos de los sistemas de pensiones en la actualidad, y en especial el español.

Respecto a las consecuencias que el desarrollo tecnológico tendrá sobre el empleo, los líderes destacaron la oportunidad que las nuevas tecnologías suponen, llegando a indicar que “la industria 4.0, en su núcleo, es un problema de transformación de la fuerza laboral, y no de su desplazamiento”. Este planeamiento redunda en la idea de que la digitalización e implementación de tecnologías como la inteligencia artificial o la robótica, si bien supondrán un cambio o, incluso, la desaparición de muchos roles profesionales, éstas también traerán consigo nuevos puestos de trabajo que el WEF cifra en más de 133 millones para 2022.

No obstante, para que el sistema no colapse, se necesitarán perfiles profesionales más especializados, a la vez que híbridos y, fundamentalmente, capaces de adaptarse a las nuevas dinámicas que vayan surgiendo. Y es que una de las grandes necesidades que a día de hoy manifiesta tener el mercado laboral es la de adaptación, tanto por parte de las empresas, que necesitan ser operacionalmente más ágiles, como por la de los profesionales, que deben formarse de manera continua para dar respuesta a los retos que irán surgiendo, así como adquirir habilidades blandas críticas, además de conocimientos técnicos.

En esta línea, en cuanto a cómo será el trabajo en el futuro, los expertos coinciden en que será la colaboración hombre-máquina la que acabe imperando en las empresas. Sin embargo, para que dicha cooperación se dé, desde Mercer destacan que la fuerza de trabajo deberá tener voz en las empresas, de forma que participen en muchos de los procesos que, a día de hoy, están acometiendo las empresas.

En este sentido, fuentes de la compañía exponen el caso de Cisco, que implicó a más de 800 de sus profesionales en la reconstrucción de su programa de recursos humanos, a partir de la celebración de un "breakathon" de 24 horas de duración. En él, los participantes identificaron los problemas que habían experimentado al hacer su trabajo y presentaron algunas ideas que podían solucionarlos, como fue el caso de la creación de una aplicación móvil que guía a los nuevos empleados y sus gerentes durante las primeras semanas de trabajo. Precisamente, esta es otra de las ventajas destacadas por los líderes respecto a la cuarta revolución: cómo las nuevas tecnologías pueden llegar a ser una oportunidad de mejora para muchos procesos que van más allá del negocio, en lugar de una amenaza u obstáculo para los profesionales.

Asimismo, respecto a la segunda de las conclusiones, Mercer señala que la elevada longevidad que hoy hay en el mundo puede ser una oportunidad para mejorar la preparación del talento más jóvenes, en un menor tiempo, algo clave debido a que el desarrollo tecnológico está cada vez más acortando los plazos de ejecución y entrega de resultados. Además, al emplear las generaciones más mayores como mentores de la nueva fuerza de trabajo, se está agilizando su proceso de adaptación a la empresa, al tiempo que se accede a un conocimiento que es fruto de la experiencia y no del estudio.

En este sentido, encajar una plantilla diversa en cuanto a su edad, bagaje y experiencia va ser clave, especialmente porque según una investigación del WEF, la proporción de personas mayores de 65 años en todo el mundo es actualmente del 10%, aunque se espera que aumente a 22% para 2050, lo que está llevando a que trabajen más tiempo, como medida para garantizar el sistema de pensiones.

Pero la longevidad es un reto que afecta a las empresas más allá de la gestión de la diversidad generacional de la plantilla, puesto que afecta directamente a cómo deben ser sus políticas de trabajo y, más concretamente, a la inversión que deben hacer por flexibilizar sus rutinas. Según Mercer, es probable que los trabajadores más jóvenes deban dedicar más cantidad de su tiempo libre (de lo que lo hicieron sus padres) en cuidar a sus mayores, así como que tengan gastar más tiempo en formación, dado que “es probable que las carreras sean más fluidas y cambien más rápidamente a medida que continúan los avances tecnológicos”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Leroy Merlin
Aegon
Alten
Randstad
Lilly
Prosegur
Lidl
Vodafone
Sacyr
PeopleMatters
Hays
Naturgy
Securitas Direct
LG Electronics
Santalucía Seguros
Generali
Nationale-Nederlanden
Maxxium España
Affinity
Adecco
OCU
Endesa
Bayer
Kiabi
MC MUTUAL
CGI