Revista digital
TRIBUNA
mayo 2023

La salud emocional en el entorno laboral: una responsabilidad conjunta

Esther Pérez Bosch,
Responsable de Zona de Adecco Learning & Consulting

 
Esther Pérez Bosch¿Sabías que el 45% de la población activa de España considera estar expuesta a algún factor adverso para el bienestar mental en su entorno laboral?, estos datos se desprenden de las encuestas del INE y según los estudios del INSST. Además, el Observatorio Adecco sobre Bienestar emocional y factores psicosociales concluye que 6 de cada 10 empresas afirman que más de la mitad de sus trabajos tienen un alto componente emocional (ocupaciones que suponen el trato con personas fundamentalmente) y un 12% de ellas reconoce que más de la mitad de sus empleados y empleadas se han visto afectados por trastornos psicológicos como ansiedad, depresión, estrés postraumático, etc.
Estas cifras demuestran que cuidar del bienestar emocional de la plantilla debe ser un aspecto de vital importancia en las empresas. Es esencial reconocer que la salud emocional en el trabajo no solo beneficia a los individuos, sino también a las organizaciones en su conjunto. Las personas trabajadoras felices y emocionalmente saludables son más productivas, tienen menos absentismo y presentan un mejor desempeño. Además, se promueve un clima laboral positivo, se estimula la creatividad y la innovación, y se fortalece la lealtad y el compromiso.

Es importante entender que la salud emocional no es lo mismo que la ausencia de enfermedad mental. La salud emocional se refiere a la capacidad de una persona para manejar sus emociones de manera efectiva y adaptativa, y para mantener relaciones saludables y significativas con los demás. Esto implica tener una buena autoestima, ser capaz de expresar y regular las emociones de manera adecuada, y tener una actitud positiva hacia la vida.

Según la OMS, el bienestar emocional es un “estado de ánimo en el cual la persona se da cuenta de sus propias aptitudes, puede afrontar las presiones normales de la vida, puede trabajar productiva y fructíferamente, y es capaz de hacer una contribución a la comunidad”.

Una mala gestión del bienestar emocional dentro de las organizaciones puede conllevar a que la plantilla sufra ansiedad, estrés, burnout y depresión, que son de las principales causas de baja laboral en el mundo. Las bajas laborales por enfermedad relacionadas con la salud mental aumentaron un 30,9% en los menores de 35 años (en todos los grupos de edad la subida es del 17,36%), y estas bajas ya suponen el 15% de los días de IT (segundo grupo de enfermedades, tras los trastornos músculo esqueléticos). Por ello, la salud emocional debe formar parte del propósito y de la visión de todas las organizaciones

Los principales factores que influyen para que en una organización exista un malestar emocional son:

1. Un mal ambiente de trabajo; Cuando existe un mal clima laboral en la relación con los compañeros o un choque con la cultura empresarial
2. Malas condiciones laborales; como las largas jornadas de trabajo, desorganización o falta de recursos adecuados
3. Falta de liderazgo; Falta de claridad y definición de las tareas a realizar, falta de reconocimiento o presión constante de líderes para la consecución de resultados.
4. Preocupaciones en la vida privada que influyen en el ámbito laboral, como pueden ser la conciliación o dificultades económicas


La actitud positiva, la autoestima, la resiliencia, la capacidad para afrontar el estrés y las relaciones positivas son los principales factores para tener una buena salud emocional.

El bienestar emocional no es algo negociable y debe abordarse como una responsabilidad tanto desde el plano individual como desde la óptica corporativa, por tanto, es responsabilidad conjunta del personal empleado y del empleador. Tanto empleadores como personal empleado deben unir fuerzas para crear un entorno laboral que promueva la salud emocional y permita a los individuos crecer en su vida profesional y personal, sólo entonces podremos construir organizaciones sólidas y humanas

Las personas trabajadoras deben tomar conciencia de su propia salud emocional y buscar fórmulas para cuidarse a sí mismos. Esto implica:

  • Gestionar sus tareas; desarrollar sus competencias, plantearse objetivos realistas, la organización y planificación.

  • Mantener relaciones positivas con compañeros; trabajar en equipo, colaborar, participar y compartir

  • Cuidarse; hacer ejercicio, descansar lo suficiente, llevar una dieta equilibrada y saludable.


Por otro lado, las organizaciones deben crear un entorno laboral saludable y positivo. Pasamos una gran parte de nuestro tiempo en el trabajo, y es esencial que nuestras emociones y bienestar psicológico sean atendidos adecuadamente en este contexto.

Trabajar en un entorno emocionalmente saludable produce efectos en dos direcciones. Por un lado, disminuye el absentismo, rotación, bajas, accidentes laborales, estrés y conflictos laborales y por otro lado aumenta el bienestar físico y emocional, el rendimiento, la productividad, el compromiso, la satisfacción, la motivación, la imagen de la compañía y la retención del talento.

Algunas de las medidas que pueden adoptar las empresas son las siguientes:

1. Implantar una cultura de bienestar y salud.
2. Promover hábitos saludables.
3. Elaborar evaluaciones de riesgos psicosociales en los puestos de trabajo.
4. Atender con rapidez aquellas cuestiones que preocupen y generen tensión en la plantilla y proponer soluciones para evitar que se dilaten en el tiempo y puedan derivar en depresiones o trastornos por ansiedad.
5. Abogar por la conciliación entre la vida personal y laboral. Las organizaciones deben tener opciones como el teletrabajo y horarios flexibles para poder equilibrar la vida laboral y personal de manera efectiva.
6. Los beneficios como la atención médica, atención psicológica gratuita, el seguro de vida y los planes de jubilación también pueden contribuir a la seguridad y bienestar emocional y por lo tanto repercutir en una estabilidad laboral.
7. Fomentar el trabajo en equipo.
8. Proporcionar programas orientados a la gestión del estrés o de la ansiedad.
9. La formación y el desarrollo profesional también son importantes para el bienestar laboral.
10. Formación a los líderes.


En definitiva, la salud emocional en el trabajo debe ser tratada con la importancia que merece. Nadie pone en duda que la productividad, rentabilidad y la eficiencia es el objetivo principal de una empresa, ahora de lo que debemos ser conscientes es que para llegar a ello debemos contar con una plantilla emocionalmente saludable.

Las empresas que fomentan la salud y el bienestar son empresas de éxito, con capacidad para rendir de forma más eficiente y consecuentemente con una mayor capacidad de crecimiento y competitividad.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755