TRIBUNA
febrero 2019

Transformando costes fijos en variables

Luis Miguel Jiménez,
Director comercial de Adecco Outsourcing

 
Luis Miguel JiménezHace unos meses, desde Adecco Outsourcing lanzamos nuestra VII Encuesta sobre Externalización. En ella, las principales empresas del país nos dieron su opinión sobre los aspectos más importantes que afectan a la externalización. Y en concreto, nos hablaron de las ventajas que la externalización aporta. De entre las respuestas obtenidas la flexibilidad, la mejora de la productividad y la posibilidad de transformar costes fijos en variables fueron las tres primeras.
Me gustaría centrarme en la posibilidad de transformar Costes Fijos en Variables, que en el fondo, está íntimamente ligada con las dos primeras: flexibilidad y mejora de la productividad. La pasada crisis puso en duda nuestro modelo productivo poco competitivo y poco flexible, lo que obligó a la mayoría de las empresas a acometer grandes procesos de restructuración. Hoy las empresas, aprendiendo de esa experiencia pasada, buscan mejorar su competitividad interna externalizando la mayoría de procesos auxiliares y buscando en sus socios estratégicos modelos de facturación unitaria o variable que les permitan tener un pago por uso. ¿Qué significa esto? Que la empresa cliente traslada la mayor parte del riesgo empresarial a su socio, de manera que, si la actividad cae, el cliente tiene un menor coste por un menor consumo o uso y la empresa de outsourcing será quien deba redimensionarse en función de los cambios de actividad.

En definitiva, la flexibilidad es un concepto dinámico que significa tener la capacidad de modificar tu dimensión en el mismo tiempo que varía tu actividad o las cargas de trabajo. Cuando una empresa realiza un proceso a través de estructuras internas, suele tener mucha menos capacidad para modificar su dimensión, lo que en muchos casos le lleva a consumos elevados de Trabajo Temporal (supone exceso de coste y limitaciones temporales) o a asumir capacidad ociosa e ineficiencias. Y cuando ese proceso es un proceso poco lineal, con muchos picos de actividad, afrontarlo con estructuras ineficientes y rígidas es estar abocados a la improductividad.

Para poder afrontar un cambio a un modelo de facturación unitario es necesario que el proceso esté bien identificado. Y esta es una de las principales tareas que realizamos desde Adecco Outsourcing previamente: identificar el proceso, analizar los tiempos medios, los desperdicios e ineficiencias, las volumetrías, los históricos, la estacionalidad. En muchas ocasiones nos encontramos con que el hecho de ofrecer un precio unitario para la empresa cliente ya es un logro importante porque era incapaz hasta ese momento de saber realmente cuánto le costaba ese proceso, por las improductividades y porque cuando existe capacidad ociosa solemos cubrirla introduciendo tareas auxiliares de relleno.

Hoy vivimos una era de explosión de cambios en los modelos productivos, apertura de canales, mercados y desarrollo de productos a una velocidad nunca vista. ¿Se imaginan a cualquier empresa tomando decisiones de explorar esas nuevas oportunidades a través de modelos rígidos y poco flexibles? ¿Se imaginan a una PYME compitiendo en un escenario así, cuando lo que necesita es precisamente lo contrario?
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755