hemeroteca

home entrevistas reportajes nombramientos el sector empresas de RRHH TV Síguenos en facebook! Síguenos en twitter! Síguenos en linkedin! El canal de equipos&talento en youtube!

TRIBUNA
septiembre 2018

El cielo está enladrillado...

Ignacio Lucea,
co-founder de Bewanted

 
Ignacio LuceaO al menos es lo que le parece a millones de jóvenes: que el cielo es de ladrillo y su primera oportunidad no llegará nunca. Pero lo curioso es que es la misma sensación que tienen miles de empresas, que cuando van a buscar talento joven, solo encuentran frustración y vacantes vacías.
La situación es así. El sistema no funciona, nadie piensa que es su problema y todo el mundo cree hacerlo bien. Estamos ante un nudo gordiano formado por tres cuerdas que se entrelazan entre si: universidad, estudiante y empresa. Estamos ante un problema sistémico, no corregido y aumentado por las universidades y centros de formación que, en vez de ayudar, logran poner palos en las ruedas a todos los actores involucrados. Lo hacen “sin querer”, dejando que la burocracia y la ausencia de tecnología generen ineficiencias que a la postre sabotean sus propios esfuerzos para lograr encontrar hueco a sus estudiantes.

Pero también nos encontramos que “los más interesados”, los jóvenes, son más nihilistas que nunca y no ponen empeño ni para apuntarse a una oferta, o a veces ni para ir a una entrevista. Nuestra juventud actual ha crecido en una gran recesión y su visión catastrofista de la situación –50% de paro en tu generación es muy duro– les desanima hasta el punto de aceptar la situación como un hecho más.

Y las empresas también tienen mucha responsabilidad. Ven problemas, pero no buscan soluciones amparándose en la complacencia y en las viejas costumbres. Buscan soluciones cortoplacistas, “tirar” hasta el siguiente trimestre, sin pensar que el futuro de su empresa lo contratan hoy. Sin un método claro para captar talento, quedan en manos del azar y se preguntan porqué ciertas empresas atraen o se llevan a todos los jóvenes con talento. En este sentido, es necesario crear un ecosistema que permita una relación más fluida y, sobre todo, más simple entre empresa, universidad y estudiante. Hay que abolir la ineficacia y la burocracia con tecnología y método. Se deben derribar todas las barreras posibles, en especial aquellas que ponen empresa y universidades, para volver a hacer un sistema eficiente de prácticas, becas y programas de talento. Y todo ello apoyado por una acción gubernamental real para mejorar la salidas profesionales de la generación que nos pagará la pensiones a ti y a mí.

Y si el cielo esta enladrillado, ¿quien lo desenladrillará? Simple y llanamente, la acción conjunta de todos los actores, pues solo si las tres partes cambian podremos deshacer esta situación. Y la realidad muestra que si no eres parte de la solución, eres parte del problema. Y por eso tenemos que dar un paso adelante, formar parte de la solución más allá de la retórica complaciente y bienaventurada.

¿Qué propongo? Empezar por buscar pro-activamente las claras ineficiencias en los COIE, ver qué trabas crea la burocracia para las empresas como punto para empezar a desenladrillar el cielo. Y es que son las universidades las que deben encabezar este cambio abandonando el egocentrismo propio del reino de taifas que es el sector universitario para que sea posible crear algo valioso para todos. Apostemos por dar valor añadido en forma de información adicional sobre los potenciales candidatos que pueden enviar a las empresas. Valor añadido a la hora de ayudar a encontrar el mejor encaje entre candidato y empresa.

Y el margen de mejora es amplísimo sencillamente por que no se puede hacer peor. Se puede pretender llegar a la generación millenial, o centennial, por multitud de canales... Pero si luego no somos capaces de hacer que su contratación sea el menor de los problemas, ¿de que sirve haber localizado a los fichajes más prometedores? Las universidades son las que deben liderar la solución, pero las empresas deben ser las que empujen a las universidades a modernizarse y formar parte de este siglo ya que al final las compañías son las más interesadas en lograr un sistema más útil que les permita atraer, acceder y contratar el mejor talento posible. Sin duda alguna hay que realizar un esfuerzo por guiar a las universidades en cómo mejorar sus procesos y relaciones, y ayudarles a entender mejor qué necesidades tienen a la hora de incorporar a estos estudiantes, futuros profesionales.

El cielo está enladrillado, sí; pero entre todos podremos desenladrillarlo. Es hora de empezar.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755