Revista digital
TRIBUNA
julio 2024

La tecnología como impulsora de la diversidad de edad en las empresas

Pablo Martínez,
director de RRHH Iberia, Latam & Africa de Cegid

 
Pablo MartínezEl “edadismo” fue un término acuñado en la década de los 60 por Robert Butler, médico gerontólogo, psiquiatra y ganador de un Premio Pulitzer, para referirse a los estereotipos y prejuicios existentes en relación con la edad. Hoy en día está totalmente demostrado que la discriminación por edad tiene consecuencias graves para la salud, el bienestar y los derechos humanos de las personas. Incluso, según el informe mundial sobre el edadismo de la OMS, esta problemática se asocia con una menor esperanza de vida, una salud física y mental más deficiente o un mayor deterioro cognitivo. Es más, el informe estima que más de seis millones de casos de depresión en todo el mundo son atribuibles al edadismo.
Desde hace ya tiempo, este término se está extendiendo al entorno laboral, afectando desproporcionadamente a los trabajadores de mayor edad. En concreto, en España, donde la mayor masa poblacional se sitúa en torno a los 55 años, el edadismo emerge como una barrera significativa, justo en el momento en que la experiencia debería ser más valorada. De hecho, según la EPA, al cierre de 2023, el 22,68 % de los 19,3 millones de españoles que estaban empleados o buscando empleo tenían más de 55 años, estableciendo así un récord histórico. La realidad es que el edadismo no sólo reduce las oportunidades para los trabajadores más senior, sino que también limita la capacidad de las empresas para beneficiarse de la gran diversidad de conocimientos y perspectivas que estos empleados pueden aportar al negocio. ¿Por qué entonces excluir a estos profesionales experimentados de los entornos empresariales? Es una pregunta complicada de responder, pero una realidad en muchos países.


No todo está perdido

El mundo empresarial ha tenido –y sigue teniendo– muchos sesgos en el pasado además de la edad: sexo, raza, nivel de estudios… Ahora bien, el primer paso para combatir esta problemática es reconocerla. Y es que, al adoptar las decisiones apropiadas e implementar modificaciones estratégicas, es posible transformar esta situación en una ventaja para las empresas. Sin ir más lejos, en cuanto a la paridad, en Cegid contamos actualmente en la plantilla con una representación femenina del 45 % –la media en España del sector IT está en un 23 %–, una proporción que demuestra una transición exitosa frente a lo que podía ser atípico en el pasado. Por eso, nos proponemos un proceso similar en relación a la inclusión de profesionales más senior, con la finalidad de promover un entorno laboral diverso y enriquecido. En nuestro caso, la edad media de la compañía es de 44 años, situándonos por encima de otras empresas que se mueven alrededor de los 38 años, según fuentes de Statista.


Tecnología e inclusión: upskilling y reskilling

Pero más allá de estos números, para maximizar las ventajas de contar con empleados de diversas edades, hay que poner en práctica algunas iniciativas. Creemos que es fundamental apostar por la tecnología –a menudo considerada una barrera para los trabajadores de más edad– como una herramienta poderosa para fomentar la inclusión. De hecho, se presenta como una aliada indispensable en este esfuerzo, desmitificando la idea de que las habilidades digitales son exclusivas de las generaciones más jóvenes.

Los profesionales más senior, con su amplia experiencia y capacidad de adaptación, tienen mucho que ofrecer. La clave está en reconocer y potenciar sus habilidades a través de la formación continua, el desarrollo del talento tecnológico y el apoyo personalizado. Y todo ello promoviendo el upskilling y reskilling para asegurar que la plantilla en su conjunto, sin importar su edad, se mantenga relevante en un mercado laboral en constante evolución.

Adoptar estrategias centradas en las personas y utilizar la tecnología para promover relaciones transparentes y significativas entre los empleados y la visión de la empresa es fundamental. Este enfoque no sólo mejora la cohesión interna, sino que también refuerza el compromiso de todos los trabajadores con los objetivos y valores organizacionales. La convivencia de diversas generaciones en el lugar de trabajo, desde nativos digitales hasta quienes comenzaron sus carreras en una era pretecnológica, presenta desafíos únicos, pero también oportunidades inigualables. En Cegid reconocemos esta realidad, y actuamos en consecuencia implementando una hoja de ruta clara para la integración de avances tecnológicos. Por ejemplo, en la actualidad, estamos llevando a cabo formaciones sobre IA para que sea aplicada en el trabajo diario. Esta estrategia beneficia sobre todo a los trabajadores más senior, y enriquece nuestra cultura corporativa, fomentando un ambiente de aprendizaje continuo, adaptabilidad y respeto mutuo. En resumen, superar el edadismo y promover una cultura de inclusión y diversidad en la era digital es imperativo para el éxito empresarial. Las organizaciones que se adelanten en esta lucha no sólo estarán haciendo lo correcto desde un punto de vista social, sino que también estarán cimentando el camino hacia un futuro laboral más rico, diverso y productivo. El reto está en que más empresas sigan este ejemplo, reconociendo que en la diversidad de edades reside una fuente inagotable de experiencia, sabiduría y creatividad.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755