Revista digital
TRIBUNA
febrero 2023

Evaluaciones del desempeño más justas en modelos de trabajo híbrido

José Manuel Villaseñor,
Partner Director de Cezanne HR España

 
José Manuel VillaseñorUno de los principales retos en la gestión de un entorno de trabajo híbrido es encontrar formas justas para las evaluaciones del desempeño. Con unos empleados que trabajan la mayor parte del tiempo en la oficia y otros en remoto, hay que evitar que las evaluaciones del desempeño estén condicionadas por la cantidad de tiempo que un directivo ve a un empleado, cara a cara.
Aunque la gestión -digamos, convencional- sigue siendo importante, creo que hay nuevos enfoques para el trabajo híbrido que allanan el terreno. Y, de paso, permiten a directivos y empleados hacer mejor su trabajo. Hemos aprendido muchas cosas en estos últimos 3 años sobre la gestión en entornos de trabajo remotos o híbridos. Algunas de las más importantes para mí, son estas:


Hacer hincapié en la cultura y los valores

En lugares de trabajo híbridos es fundamental que todos los empleados entiendan y actúen conforme a los principios y valores corporativos. Y que lo hagan, independiente de dónde trabajen.

Una manera de reforzar ese conjunto de valores es hacerlo mediante un enfoque justo de las evaluaciones del desempeño. Por ejemplo: evaluar a los empleados, tanto por su rendimiento, como por la promoción e implementación de la cultura corporativa en sus operativas diarias. En algunas de las organizaciones más avanzadas ya se plantean la posibilidad de despedir a quienes no sean “buenos” para la cultura corporativa, aunque estén realizando un buen trabajo.

Las nuevas evaluaciones del desempeño empiezan a situar en primer plano el respeto y cumplimiento de los valores corporativos. Esto hace que gran parte de las evaluaciones del desempeño se basen en la reflexión sobre los valores fundamentales de la empresa y el comportamiento de un empleado respecto a esos valores corporativos. Lógicamente, tomando como referencia funciones como la atención al cliente, el trabajo en equipo, o el clima laboral, entre otros.

El enfoque de las evaluaciones del desempeño, basadas en valores, crean una estructura común para evaluar el rendimiento de los empleados en diferentes situaciones. Y, a la vez, promueven una cultura homogénea en el lugar de trabajo. Aunque la incorporación de los valores a las evaluaciones del desempeño no es algo nuevo, sí lo es el esfuerzo mayor que se está haciendo en los entornos de trabajo híbridos.


Seguimiento continuo de las métricas más importantes

Y, qué pasa si te planteas un entorno de trabajo basado en resultados. La respuesta es bastante sencilla: que los empleados pueden trabajar desde donde quieran, cuando quieran. Y, de paso, hacer que los índices de rotación bajen. Que suba la motivación, el compromiso y la satisfacción de los empleados. Y que el rendimiento financiero, también mejore.

A ver, esto dice la teoría. Pero, seamos honestos. Las cosas no son blancas o negras y en el tema del trabajo a distancia y la rentabilidad hay muchos matices. Ahora bien, una de las claves para que todo funcione es hacer que las evaluaciones del desempeño pongan el foco en los resultados. Es decir, que utilicen un conjunto de métricas -acordadas previamente- que permitan hacer un seguimiento coherente. Métricas que generen una información a la que se pueda acceder en cualquier momento, fácilmente, a través de un sencillo cuadro de mando.

En las empresas que utilizan un software para las evaluaciones del desempeño, directivos y empleados pueden conectarse a su “panel de control”. Y ver en él los objetivos de facturación, de ventas, de rendimiento, …, así como el punto en el que se encuentran esos objetivos, los recursos utilizados, o el tiempo utilizado/previsto para alcanzar las metas. De esta manera, es más fácil también, hacer seguimiento de los índices de rotación y los niveles de compromiso de los equipos. Y, lo que es mejor, aún, identificar problemas potenciales antes de que se convierta en algo realmente grave.

Este tipo de enfoque proporciona claridad sobre los objetivos. Y facilidad para hacer un seguimiento continuo del rendimiento. Algo que puede trasladarse, fácilmente, también a los entornos de trabajo híbridos. Y, en todo caso, las evaluaciones del desempeño basadas en métricas y en resultados son un sistema justo y transparente, tanto para los empleados que trabajan mayoritariamente en la oficina, como para quienes lo hacen mayoritariamente a distancia.


Aprovechar la tecnología

Una vez acordadas las métricas de rendimiento de los empleados, las empresas pueden aprovechar la tecnología para nivelar aún más el terreno de juego. De nuevo, un software para gestionar las evaluaciones del desempeño permite, además de agilizar los procesos, compartir los hitos del rendimiento entre empleados, directivos y equipos.

Así pues, frente a las evaluaciones del desempeño anuales, este nuevo enfoque, basado en conversaciones periódicas y revisiones, que pueden ser, incluso, informales, proporciona información frecuente, tanto a empleados como a managers sobre metas, propósitos, recursos, etc. En este tipo de evaluaciones, el feedback es la clave. El acceso a la información en tiempo real, también.

¿Qué permite todo esto? Básicamente que la mejora y el desarrollo sean continuos. Y que sea más fácil tomar decisiones sobre aumentos, promociones profesionales y oportunidades de desarrollo durante todo el año, no solo una vez, al principio, o al final del ejercicio. En esta Guía tienes algunas ideas interesantes sobre desempeño.

Parece lógico pensar que, si el entorno laboral cambia, las evaluaciones del desempeño también cambien. ¿No? Para muchas organizaciones, el paso al trabajo en remoto o a los modelos híbridos ha sido, un tanto, “accidentado”. Sin embargo, creo que la definición y el establecimiento de objetivos claros, el feedback entre compañeros y la disponibilidad de informes precisos sobre el progreso, siguen siendo los aspectos más importantes. La diferencia, quizá, está en la manera que tienen las empresas de aplicar estos principios. Y, en todo caso, creo que las empresas que tienen o tendrán éxito a la hora de evaluar el desempeño de sus empleados son las que:

  • Definen el desempeño en términos de satisfacción del cliente, valores de la organización, actividades básicas y finalización de proyectos

  • Incorporan sesiones periódicas para fijar objetivos y proporcionar feedback

  • Fomentan la colaboración y el trabajo en equipo, compartiendo las responsabilidades en las evaluaciones del desempeño entre empleados y managers


La lección, en definitiva, es que los enfoques creativos sobre las evaluaciones del desempeño no solo son posibles. También son necesarios en los entornos de trabajo remotos e híbridos. Es la única manera de garantizar que todos los empleados se evalúan y tienen acceso a los desarrollos profesionales teniendo en cuenta sus méritos, independientemente de dónde realicen la mayor parte de su trabajo.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755