TRIBUNA
septiembre 2019

¿Son los millenials los salvadores o los verdugos en esta revolución 4.0?

Aitor Casado,
Profesor del Master en Dirección de RRHH 4.0 de IEBS BUSINESS SCHOOL

 
Aitor CasadoLos millenilas están en el centro del huracán que supone esta revolución 4.0. Multitud de especialistas en RRHH y gestión del cambio han escrito infinidad de artículos sobre los millenials y han propuesto generaciones intermedias (como los xennials) con el fin de fragmentarlos en colectivos más pequeños y así ser capaces de entender mejor sus motivaciones. Todo el mundo habla de ellos, ¿Pero sabemos quienes son? Se denomina Millenials a la generación de personas que llegaron a la vida adulta con el cambio de siglo. Algunas fuentes estiman que para el 2025 supondrán el 75% de la fuerza laboral a nivel global, lo que dicho de otro modo supone que estarán en el todo el meollo de la revolución tecnológica en ciernes.
Frente a la generación X, nacidos en una época en la que la estabilidad laboral y el crecimiento económico eran la norma, y cuyas prioridades vitales giraban en torno a la consecución de objetivos externos (bienes, estatus, dinero, reconocimiento, etc), los Millenials se han hecho adultos en un mundo en proceso de descomposición y cambio, donde los valores y experiencia tienen una mayor relevancia, donde trayectoria y formación continua se imponen sobre un plan de carrera o una titulación universitaria, donde la conciliación familiar, la inmediatez o el respeto al medio ambiente están embebidos en su ADN.

A menudo se les acusa de infantiles, vagos, narcisistas, pero han sido herederos de una sociedad del bienestar por la que no han tenido que luchar y que ya no puede sostenerse por más tiempo, porque está basada en planteamientos que están colapsando: es imposible sostener la sociedad del “bientener” y de la seguridad con una economía que decrece y con una revolución tecnológica en ciernes que destruirá millones de puestos de trabajo. Y no deja de ser paradójico que aquellos que miran por encima del hombro a los millenials como personas con motivaciones difusas y poca valía profesional serán las primeras victimas de estos últimos, pues si bien están llamados a ser la piedra angular en la que se sustente esta revolución, también serán los que mejor estén posicionados en los nuevos roles que surgirán mientras que los profesionales “old school” caerán en una suerte de obsolescencia programada de la que solo les salvará una costosa actualización 4.0 o confiar en la implantación de un sufragio universal como ya están proponiendo muchos expertos tecnológicos.

Los Millenials son sobretodo el reflejo de un reto al que toda la humanidad a de enfrentarse si quiere sobrevivir frente al paradigma tecnológico: pasar de la autorrealización externa a la interna; diferenciarse en un mercado laboral saturado de profesionales con las mismas aptitudes; abrazar la incertidumbre y el aprendizaje constante; entender que la felicidad no se encuentra en la acumulación de bienes materiales sino en la búsqueda de la autorrealización.

Van por el buen camino: quieren dejar huella, quieren encontrar su sitio y cada vez identifican menos su realización personal con los valores que guiaban a la generación anterior. Además se sienten alejados de los objetivos y valores de las organizaciones empresariales, al menos como han sido concebidas hasta ahora. Esto deberá de ser un revulsivo para las empresas que las impulse a repensar estructuras internas y conceptos obsoletos que les alejan de conectar con las necesidades de esta generación que necesita ser escuchada: proceso de selección y la gestión del talento; prevalencia del trabajo en equipo frente al trabajo individual; corto plazo frente a largo plazo; nuevos modelos de liderazgo…etc.

Es importante remarcar que el esfuerzo de cambio deberá de ser dual, Empresa y Generación Millenial de la mano. Estos últimos deberán adaptarse a una nueva realidad que implique dotarse de nuevo de habilidades que las generaciones anteriores poseían y que ahora se “enseñan” en academias (abro comillas en tono irónico): autoliderazgo, resiliencia, inteligencia emocional, largo plazo frente a la inmediatez, etc. Y es que la generación millenial no es que sea mejor que las anteriores generaciones, pero si está mejor preparada para el reto que se nos viene encima. Sin embargo las generaciones pasadas tienen mucho que enseñarle, y es ahí donde debemos de esforzarnos para generar sinergias entre esos dos mundos para que coexistan en armonía, sintiéndose útiles, realizados y haciendo más fuerte y mejor preparada a nuestra empresa. No confundir actitudes con aptitudes, igualmente es importante entender que cualquier proceso de autoconocimiento es arduo, complejo, lleva tiempo y nadie lo puede hacer por ti.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755