Revista digital
TRIBUNA
abril 2023

El precio de las horas extra en el trabajo

Rafael San Román,
Psicólogo, Content & PR Manager de ifeel

 
Rafael San RománLa realización de horas extra en el trabajo es uno de los temas estrella en todo departamento de Recursos Humanos que se precie: no es para menos, dado que constituye un claro ejemplo dentro del ámbito de los riesgos psicosociales en el trabajo.
Lamentablemente, todos asumimos que, por diferentes razones de diferente grado de justificación o previsibilidad, tarde o temprano las horas extra van a suceder. Al menos en muchos trabajos, o en ciertos trabajos. Por ello deben analizarse muy de cerca: lo suyo es evitar que se conviertan en una práctica abusiva que perjudique el bienestar psicológico de los empleados.

Sin duda, lo primero de todo es conceptualizar las horas extra en el trabajo como lo que son: una alteración del horario laboral que está suponiendo una sobrecarga y que no debe considerarse como algo normal o cotidiano, sino como una excepción que debe regularse y prevenirse. Sin embargo, esto no se puede hacer si no aprendemos a detectar sus causas. Estas pueden variar de un caso particular a otro pero, en general, deberíamos prestar atención a los siguientes factores:


1. Mala organización del trabajo

A veces las horas extra en el trabajo llegan, simplemente, porque no nos hemos organizado bien y se nos ha acumulado la tarea. Hemos perdido el tiempo, no hemos priorizado lo importante o nos hemos distraído demasiado.


2. Equipos mal estructurados

Las horas extra en el trabajo no siempre son nuestra culpa. Por desgracia, hay empresas que no cuentan con suficiente personal y, aun así, quieren abarcar lo mismo que si lo tuvieran. Eso genera un exceso de trabajo en los miembros actuales del equipo, lo que lleva a rebasar los horarios oficiales.


3. Cultura corporativa basada en la cantidad

Siguiendo con lo anterior hay empresas que, directamente, no valoran lo suficiente la calidad de vida de sus empleados ni la formalidad en el cumplimiento de sus condiciones laborales por encima de una productividad creciente a toda costa. El presentismo laboral es otro de los factores que pueden influir en este fenómeno.


4. Compromiso con la empresa mal entendido

La profesionalidad está muy bien, pero algunas personas desarrollan un exceso de implicación en los objetivos corporativos que los lleva sistemáticamente a realizar horas extra en el trabajo. Quizá eso sea bueno a corto plazo para la productividad y a ellas les genere cierta satisfacción, pero no es favorable a largo plazo para su bienestar psicológico.

Y es que las horas extra en el trabajo no solo son una cuestión de (mal) uso del tiempo. En realidad, cuando se convierten en una constante, generan problemas en el bienestar psicológico de los empleados que se volverán en contra de estos y de la empresa para la que trabajan, de modo que ambas partes acabarán pagando las consecuencias.

Aunque no nos demos cuenta, la acumulación frecuente de horas extra puede degenerar en problemas psicológicos como el burnout en el trabajo. Además, estas horas suelen estar detrás de más de una baja laboral por estrés continuado. Trabajar de esta manera tiende a generar mucha ansiedad en el trabajo, dificulta la conciliación del trabajo con otras facetas de la vida del empleado y mina su satisfacción con la empresa. Esto lo coloca, a la menor oportunidad, en la casilla de salida para fugarse con su talento a la empresa de al lado.

Por todo ello, hay que plantearse qué mensaje recibe el empleado acerca de una empresa que permite la costumbre de las horas extra o presiona para que se realicen: ¿está bien gestionada en cuanto a la organización de las tareas? ¿Tiene en cuenta el coste humano que puede acarrear una acumulación sistemática de horas extra? A continuación, debe producirse un compromiso a nivel corporativo con la corrección de las causas que conducen a la realización sistemática de las horas extra y la puesta en marcha de medidas orientadas a su prevención.

Seguro que, si estás leyendo esto, te estarán viniendo a la mente los ejemplos más relevantes: organizar bien el trabajo de cada día (y el de la semana, y el del mes), construir un equipo adecuado para las tareas y objetivos que tiene encomendados y compensar adecuadamente con beneficios para empleados coherentes a quienes -de forma excepcional e inevitable- realizan horas extra en el trabajo.

Salir adelante como empresas nunca es fácil, pero hacerlo a costa del tiempo y el bienestar de los empleados no es un buen negocio. Por eso, recordemos que evitarlo está más a nuestro alcance de lo que pensamos y, además, es necesario.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755