Revista digital
TRIBUNA
febrero 2012

Es mentira 
[que no exista una “receta” para la creatividad]

Carlos Rebate,
director en la Red de Software Labs de Indra

 
Carlos RebateEl otro día estaba dándole vueltas a la hipotética respuesta que la mayoría de las personas daría a la pregunta “¿qué convierte a una persona en creativa?” (Piénsalo). Seguro que la respuesta sería algo así como… “no existe una receta para la creatividad”, “no hay fórmulas que conviertan a una persona en creativa”, etc.
A los pocos días encontré por casualidad la misma pregunta en un medio escrito. Y la respuesta, en boca de un reconocido gurú de la creatividad, y como no podía ser de otro modo, era algo así como… “no existe una RECETA para la creatividad”.

Pues… ¡NO ES CIERTO!

Puede que “la receta” no sea única, y que “la fórmula” no tenga un efecto instantáneo (ya sería demasiado). Pero existen mecanismos sencillos, en realidad MUY sencillos, que, puestos en práctica de manera sistemática, ayudan a transformar nuestra imaginación y nos convierten en personas más creativas.

La mayoría de estos métodos se basan en forzar al pensamiento a seguir direcciones pre-fijadas, y/o buscan combinar unos elementos con otros para activar el pensamiento lateral; ya que inventar algo “nuevo” es, en la mayoría de los casos, el resultado de combinar elementos conocidos.

Puedes construir tu propia "receta", tu fórmula, eligiendo un conjunto reducido de "direcciones para el pensamiento", es decir, plateándote preguntas que te hagan pensar o ver algo de determinada manera, preguntas que por su misma formulación hagan que tu pensamiento siga una dirección que posiblemente hubieras obviado si no te hubieses propuesto antes cuestionarte de forma sistemática. De este modo, partiendo de esas cuestiones, puedes hacer que tu pensamiento discurra en múltiples direcciones. Suena complicado pero no lo es.

Por ejemplo, la pregunta “¿cuál sería la solución ideal al problema que nos ocupa?” nos hace pensar que la solución ideal existe, y nos ayuda a explorar un espacio de soluciones más amplio y vencer la inercia psicológica que nos limita a ver sólo las restricciones que nos separan de la solución ideal. Del mismo modo puedes pensar… ¿qué se podría eliminar?, ¿crear?, ¿incrementar?, ¿reducir?, ¿combinar?, ¿dividir?, ¿cambiar de utilidad?, etc. También puedes forzarte a observar la realidad a través del prisma de un estereotipo, de una persona-marca-compañía-cosa paradigmática. ¿Qué haría X en mi lugar?, ¿cuál sería la solución a mi problema si la abordara siguiendo la filosofía de Y?

Elige unas cuantas de estas “direcciones para el pensamiento” y prueba a seguirlas de manera sistemática -¡la disciplina importa!- ante cada nueva situación que requiera un enfoque creativo.

Si por alguna razón no puedes crear tu propia "receta", en Las Ruedas Mágicas de la Creatividad se proponen 12.240 posibles direcciones para el pensamiento, articuladas a través de un sistema de ruedas concéntricas que tiene como misión conseguir que tu pensamiento discurra en múltiples direcciones, virando a voluntad en cada giro de las ruedas.

¿Funcionará? ¡Prueba y verás! ¡Atrévete a transformar tu imaginación!
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755