Revista digital
TRIBUNA
mayo 2021

Agile: una propuesta de valor en entornos inciertos

Gina Aran,
CEO de Inginium Consultores

 
Gina AranLos marcos de trabajo ágiles están siendo adoptados cada vez por más empresas. El estudio Pulse of the Profession, elaborado por el Project Manager Institute (PMI) ponía de manifiesto que en 2017 el 71% de las organizaciones a nivel mundial utilizaba enfoques ágiles para sus proyectos “a veces”, “con frecuencia” o “siempre”.
Desde Inginium consideramos que esta cifra ha aumentado en los últimos cinco años y se ha visto impulsada por la reciente pandemia experimentada y que ha aumentado el grado de incertidumbre, dificultando la toma de decisiones a largo plazo.

Pronosticamos que la agilidad no será una forma de trabajar en el futuro, sino la única. Y argumentamos esta afirmación en base a las siguientes realidades que incorpora el desarrollo en marcos ágiles:

  • Visibilidad: agile, a diferencia del método tradicional en cascada, trabaja en iteraciones, de manera que el producto entregado es revisado periódicamente a cada sprint. Todas las partes interesadas participan en ello y controlan el progreso en espacios temporales más cortos y por ello visible en todo momento, lo cual permite la inspección y adecuación a tiempo. En los métodos tradicionales, la visibilidad es alta al principio del proyecto y no suele ser informado hasta su finalización.

  • Adaptabilidad: en un entorno donde la constante es el cambio, es imprescindible saber adaptarse rápidamente. Agile permite hacerlo en interacciones cortas, retrospectivas y revisiones, algo que no es posible en el desarrollo en cascada tradicional. Subdividir objetivos y poder trabajar en espacios más cortos de tiempo nos dota de la capacidad de reajustar el proyecto en función de nuevas informaciones o requerimientos.

  • Riesgo: un proyecto planteado con un desarrollo en cascada tiene en sus primeras fases el análisis de inversión y retorno del proceso completo a fin de poder ajustar la implantación, en cambio la agilidad tiene el enfoque de producir un producto (resultado) que pueda lanzarse en cada iteración. Al subdividir los objetivos y las tareas los riesgos se pueden ir ajustando en función de la realidad.

  • Valor de negocio: precisamente por la oportunidad de producir resultados en cada sprint, el valor aumenta rápidamente en agile, mientras que en el desarrollo tradicional la entrega de valor se produce al final del proceso.

Este mundo VUCA, del inglés volatility, uncertainty, complexity, ambiguity, nos hace frágiles. Pero frente a la fragilidad recomendado agilidad, y ello se consigue cambiando el enfoque a una nueva comprensión del VUCA: vision, understanding, clarity y agility.


entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755