TRIBUNA
abril 2005

Especial máster

Gloria Picazo,
ETSI de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid

 
Gloria PicazoLa formación de postgrado para que sea de calidad debe tener en cuenta dos aspectos fundamentales: el primero es la experiencia en “formar” y el segundo adecuar esta formación a los intereses de la sociedad. Parecen dos parámetros sencillos, pero complicados de llevar a la práctica. La realidad es que estos parámetros son los motivos por los que los interesados deberían elegir el centro de formación. Otros requisitos de la calidad en la formación de postgrado es quién la prepara (experiencia en formación), quién ofrece esta formación, qué aval tiene y si prepara a los alumnos para lograr y potenciar las habilidades en capacidad de análisis, toma de decisiones, trabajo en equipo..., en definitiva, si tiene experiencia en “formar”.
La realización de esta formación complementaria debe conseguir la posibilidad de cambiar la visión del que lo realiza sobre el entorno laboral, preparándole para integrarse en él ó adaptarse a las nuevas exigencias laborales, segunda prioridad del programa de postgrado.
Es una inversión de futuro, si el centro es el adecuado y si la formación que ofrece es la adecuada a los intereses de la sociedad, de la empresa y del momento. Para ello hay que adecuar los programas para conseguir estos tres aspectos que son fundamentales en una buena formación de postgrado:
1 Un buen cuadro de profesores.
2 La selección cuidada de alumnos, donde la motivación por el trabajo sea elevada y el trato muy personalizado.
3 Destacar por: la planificación, unos materiales y unos medios cuidadísimos para que el alumno disfrute con el aprendizaje.
Si conseguimos estos dos parámetros lograremos que la persona que se forme en nuestro centro y posea un postgrado, tenga, como mínimo, algo más en su currículum que un candidato de las mismas características que adolece de él ante un proceso de selección. Esto es obvio y quien lo aporta demuestra preocupación por la formación y el desarrollo de nuevos conocimientos y habilidades, algo cada vez más valorado por las empresas. Éstas a su vez estudian los dos parámetros: cuál es el centro, el programa………..etc.
Un postgrado ofrece una gran oportunidad para ampliar el número y la calidad de las relaciones personales y profesionales, dando lugar a una red de relaciones beneficiosas tanto personal como profesionalmente. Para ello, el centro debe tener la experiencia suficiente para, en su difusión y selección, lograr este conjunto de alumnos.

Por último, hay que destacar que el máximo valor del programa se consigue a través de la satisfacción de alumnos y ex alumnos, las mejoras profesionales conseguidas por estos últimos después de cursar el máster y, que el número mayor de candidatos a alumnos para las siguientes promociones nos lo envíen los ex alumnos.

Otro punto muy importante para la toma de decisión es si los programas ó programa que se quiera cursar tienen asociación de antiguos alumnos, bolsa de empleo y también los servicios de los que dispone el lugar ó escuela donde se imparte. La metodología empleada también debe ser decisoria a la hora de apostar por un programa.

Estos últimos datos son de los programas en sí, no de los centros de estudio, pero considero de mucho interés el tenerlos en cuenta.

Otro dato que habla de la seriedad de los centros es el modelo de los procesos de admisión y la relación entre la calidad de la formación que ofrecen y el precio que cobran por ella.

Todos los programas deben tener un número de alumnos no muy excesivo y contar, además, con alumnos recién titulados y alumnos con años de experiencia laboral, para que la riqueza de unas y otras aportaciones den lugar a encuentros de gran interés y que sea muy grato el compartir las aportaciones de los recién titulados y las experiencias personales y profesionales de los alumnos con unos años dentro del mercado laboral.

Todos los centros deberían tener ayudas para proporcionar a los alumnos: ayudas económicas, descuentos y, desde luego, programas de financiación a través de créditos a muy bajo interés que posibilitaran que los alumnos llegaran a ellos.

También deberían estar dispuestos a colaborar para que los alumnos consiguieran ayudas a través de otros órganos de cooperación de carácter internacional.

La seriedad de la difusión, las presentaciones, las campañas de márketing son datos también relevantes sobre la importancia o no de los centros. La dispersión de la oferta nos hace pensar en ocasiones que la calidad de los máster no es la adecuada.

Son muchos datos pero todos ellos de gran importancia y el cursar un programa de postgrado o un programa máster nos puede abrir muchas puertas profesionales para el futuro.

En otras ocasiones dicha formación nos puede proporcionar el poder acceder a otras actividades distintas dentro del ámbito profesional incluso el descubrir nuestra verdadera vocación.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755