TRIBUNA
marzo 2006

El salario no lo es todo

Pablo Benito,
consultor Senior IT de PAGE PERSONNEL ESPAÑA

 
Pablo Benito¿Es sólo cuestión de dinero conseguir o retener talentos? El problema es tan difícil - y tan estratégico - como otros muchos a los que se enfrentan cada día todas las pequeñas y grandes empresas. Quien desee retener a sus empleados deberá tener en cuenta que el dinero no lo es todo.
Mayoritariamente, el paradigma causal de la relación laboral entre empresario y trabajador no ha variado mucho desde el S. XIX: un salario fijo a cambio de un tiempo de trabajo rígido. Sin embargo, las necesidades actuales de empresarios y trabajadores precisan de otros elementos tanto económicos como no económicos.

Por un lado, el salario variable (cuya utilización va a ir a más) permite una mayor adaptación del budget salarial a las coyunturas empresariales, al tiempo que motiva a los asalariados a la obtención de resultados. La remuneración en especie es otro elemento retributivo cada vez más demandado por los trabajadores y cuya utilización, favorecida tanto por las economías de escala como por el tratamiento fiscal, es muy ventajosa para la empresa, que maximiza el gasto salarial, y para el trabajador, que obtiene un mayor salario neto. Por otro lado, la cada vez mas valorada necesidad para los empleados de conciliar vida laboral y vida privada precisa de prácticas que flexibilicen el horario, y ésta es una de las causas por la que los trabajadores de hoy en día no sólo demandan dinero de una organización, sino también flexibilidad horaria, desarrollo profesional, realización personal, buen ambiente de trabajo… Esto nos lleva a pensar que realmente el salario no lo es todo, y las empresas deben tenerlo en cuenta.

Es necesario darse cuenta que la retribución económica no es todo lo que un trabajador obtiene de su relación laboral con la empresa. Un sistema retributivo económico completo debe incluir salario fijo, salario variable, retribución en especie y remuneraciones no económicas. Entre estas últimas, se encuentran las prácticas de conciliación entre vida laboral y personal y las prácticas de desarrollo profesional.

Un caso práctico que me ha llevado a esta reflexión: En el área informática-tecnológica, en la que me muevo de forma habitual seleccionando perfiles cualificados, los trabajadores especializados, fundamentalmente Programadores y Técnicos de Sistemas, se quejan de su inestabilidad laboral, del elevado número de subcontrataciones que tienen que soportar y de lo costoso que resulta la formación necesaria para estar al día de las últimas tecnologías y obtener las certificaciones oficiales que así lo acrediten. Si preguntásemos a la mayoría de profesionales de esta área sobre su lugar de trabajo perfecto, un alto porcentaje se situaría en lo que podemos denominar cliente final, una empresa no necesariamente englobada dentro del sector tecnológico desarrollando o manteniendo aplicaciones con un horario normal, un contrato indefinido y estable y un plan de carrera con posibilidades de desarrollo. Sin embargo, en muchos casos, este tipo de perfil se intenta retener únicamente a base de “talonario”: los salarios se disparan, pero puede que no el grado de satisfacción personal.

En definitiva, no sólo de salario vive el trabajador, aunque no negaré que es un factor muy importante a la hora de plantearse una oferta de trabajo. No seré yo quién garantice que el dinero da la felicidad, aunque sí puedo gritar bien alto que he conocido a gente tan pobre tan pobre que sólo tenía dinero.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755