Revista digital
TRIBUNA
abril 2011

Nuestro compromiso verde

Mark Dixon,
CEO Regus de Regus

 
Mark DixonEl Día de la Tierra 2011 del presente año puede que resulte el más influyente en los 41 años de historia que tiene dicha celebración.
La amenaza de la expansión de la contaminación nuclear tras el terremoto de Japón agudizó la conciencia de todas las personas con respecto a nuestra inigualable capacidad para contaminar el planeta. El conflicto en Libia, con su impacto sobre el precio del petróleo, también nos debería recordar que no debemos dar por descontados los recursos naturales.

Tal vez sean necesarias algunas décadas para que una idea pueda penetrar realmente en nuestro pensamiento diario y la consideremos como obvia, cuando hoy en día parece improbable.

Ciertamente, hemos recorrido un largo camino desde aquellos días cuando los ecologistas eran considerados unos locos. En la actualidad, existen políticos ecologistas que participan en el gobierno de varios países, mientras que sus rivales compiten para demostrar lo conscientes del medio ambiente que son, paseando en bicicleta, plantando árboles o firmando compromisos para reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Este año, el Día de la Tierra desafía a cada uno de nosotros a comprometernos, a que aportemos nuestro pequeño gesto por el planeta. La idea es que “mil millones de compromisos por el medio ambiente” harán una verdadera diferencia. No es difícil pensar en cosas que diariamente hacemos y que podríamos cambiar para beneficio del planeta.

Pero quiero mirar más allá, ver cómo vivimos y trabajamos, y analizar si podemos hacer cambios más grandes. Empezando por el hogar, haciendo que nuestras casas sean energéticamente más eficientes, así como donde más horas invertimos, el trabajo.

La mayoría de las personas hablan sobre cómo llegar al trabajo porque existe algún tipo de desplazamiento y esta es el área en la estoy más interesado. El desplazamiento al lugar de trabajo es la manera escandalosamente más ineficiente de usar la energía: ¿Cuánto trabajo se podría adelantar en lugar de estar conduciendo entre interminables atascos o en vez de estar apretujados junto con otras personas que viajan en el transporte público? También se desperdicia energía cuando tantas personas podrían ser más productivas realizando su trabajo sin necesidad de desplazarse, necesitando únicamente el teléfono y el correo electrónico. Por supuesto, este desplazamiento también crea una gran cantidad innecesaria de estrés.

Mientras podamos sacar mayor cantidad de personas de las carreteras será mejor para todos. Si aún necesitamos que los trabajadores se desplacen a su lugar de trabajo, por lo menos podemos hacer que no lo hagan todos al mismo tiempo. De esta manera, se pueden evitar los traslados en automóvil durante las horas punta ya que consumen una mayor cantidad de combustible y son la causa de contaminación más importante. Las empresas del mundo entero podrían hacer mucho más para favorecer este tipo de trabajo flexible.
Los gobiernos también podrían hacer mucho más para promover los hábitos que producen una menor cantidad de dióxido de carbono. Los políticos son comprensiblemente reacios a poner en riesgo los empleos en la industria del automóvil, pero las empresas deben evolucionar y los coches eléctricos se presentan como una interesante alternativa cada vez más viable. Ciertamente, es el momento para que nuestros gobiernos adopten una mirada de más largo plazo y un liderazgo real en este tema.

Mi propia empresa, Regus, está haciendo su parte para reducir el desplazamiento al lugar de trabajo, estimulando a las empresas a que abandonen su costosas oficinas y permitan que sus empleados trabajen de manera flexible, sea desde su casa o desde la oficina Regus más cercana, a la que pueden acceder cada vez que lo necesiten, fuera de las horas punta.

Las comunicaciones por videoconferencia, en las que nuestros clientes están cada vez más interesados, pueden reducir drásticamente la cantidad de viajes que las personas deben realizar para asistir a reuniones o congresos. Y esta es la parte donde la huella de carbono es la más notoria:_los viajes en avión.

Como muchos ejecutivos de empresas internacionales, tengo que viajar largas distancias varias veces al año y tomar más vuelos cortos de los que desearía. De lo contrario, no podría captar lo que está sucediendo en los diferentes países donde opera mi empresa. Pero sé que podría planear mi agenda con mayor cuidado para reducir la cantidad de viajes que realizo cada año.

Por lo tanto, este es el “compromiso ambiental” de nuestra empresa. Calculamos las millas aéreas que recorrimos durante el año financiero 2010-11 y en el período 2011-12 las reduciremos un 10%. Alentamos a otras empresas para que hagan lo mismo.

De una u otra forma, todos nosotros como ciudadanos podemos hacer algo para ayudar, especialmente quienes somos líderes de empresa. Entonces, tal vez podamos dejar en evidencia a nuestros políticos de tal manera que cambien y hagan algo similar en la Cumbre de la Tierra 2012 en Río de Janeiro.

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755