Revista digital
TRIBUNA
marzo 2018

Bendito feedback para retener el talento

María Oriza Cedrún,
Responsable de contenidos de Spain Business School

 
María Oriza CedrúnLa comunicación es clave para el buen funcionamiento de cualquier empresa, tanto la comunicación interna como la externa. Si queremos retener el talento dentro de nuestra organización, hay una herramienta de comunicación interna bastante eficaz, el feedback.
El feedback es la “respuesta” (aunque en la mayoría de las veces no nos formulan la pregunta) que le damos a una persona con la finalidad de hacerla saber nuestra opinión sobre un determinado asunto y, en ocasiones, para influir en el comportamiento de esa persona.

El funcionamiento de una empresa depende de muchos hilos interconectados. Para conseguir la conexión entre departamentos, proyectos, actividades, etc. necesitamos que ninguno de los hilos se desprenda, y para ello podemos ayudarnos, y ayudar, conociendo cómo estamos desarrollando nuestro trabajo, o dando a conocer a un miembro de nuestro equipo cómo está actuando. El feedback es necesario, tanto si el mensaje es positivo para el que lo recibe como si es negativo.

La comunicación es clave para retener el talento, destacando el feedback hacia los empleados.

Dar feedback no se rige por ninguna normativa, aunque hay unas pautas recomendadas para llevarlo a cabo con eficacia. Así, por ejemplo, cuando el feedback sea positivo (ya sea para un solo miembro o para un equipo) conviene hacerlo en público para reforzar el reconocimiento y la autoestima del receptor. Sin embargo, si queremos realizar un feedback negativo y buscar una corrección en quien recae, deberemos de hacerlo en privado.
Es importante hacerlo con empatía, escuchar los motivos por los que esa persona actúa así o desarrolla el trabajo de una determinada manera. Hacerlo con empatía no significa estar de acuerdo, sino entender sus motivos o sus sentimientos. El feedback debe de darse para reforzar las debilidades de alguien o para seguir manteniendo las fortalezas de la persona a la que va dirigido, nunca como una crítica destructiva.

Retener el talento en una empresa depende de numerosas circunstancias, principalmente de la satisfacción del empleado con el trabajo que realiza y con la organización a la que pertenece. Después hay otra serie de factores que también influyen, como puede ser la retribución, el horario, la localización geográfica, las instalaciones, los reconocimientos...
Cada empresa, cada proyecto, cada director tendrá que decidir cuando dar el feedback y con qué frecuencia hacerlo, pero es importante no dejarlo únicamente para reforzar algo positivo, y mucho menos para “quejarse” por algo negativo. Es importante hacerlo con cierta asiduidad para evitar el crecimiento de comportamientos o acciones que no se deseen.

Otro factor importante es que el feedback pueda hacerse en las dos direcciones, tanto en la comunicación horizontal (entre empleados del mismo nivel), como en la vertical (entre jefes o mandos superiores y trabajadores).
Los directivos deben de crear un clima de confianza para que el feedback de los empleados hacia ellos también se produzca. Sus comentarios o/y críticas les pueden ayudar a mejorar, por lo que no deberán tomar represalias hacía quien se las haga. Y las felicitaciones sinceras también les van a ayudar a crecer en sus puestos y saber cuándo van por el buen camino.

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755