Revista digital
TRIBUNA
enero 2018

Qué no debes hacer en una entrevista de trabajo

Anabel Conesa Zamora,
Directora de Recursos Humanos de Spain Business School

 
Anabel Conesa ZamoraLos departamentos de Recursos Humanos de muchas empresas dedican cada vez menos tiempo a leer currículums y más a buscar al candidato idóneo por las redes sociales, así que cuando te dan cita para una entrevista de trabajo ya has abierto la primera puerta. Ahora, te falta entrar por ella con el pie derecho.
Una entrevista de trabajo es una herramienta muy útil para los reclutadores, ya que te permite conocer a los candidatos, en la mayoría de los casos, físicamente -aunque sea por vídeoconferencia-.

Para entrar con buen pie es necesario, primero, ajustarse a las cualidades y formación del perfil que se demanda y después otra serie de requisitos que en muchas de las ocasiones responden a la subjetividad del entrevistador.

Normalmente, en Spain Business School te contamos qué es lo que tienes que hacer cuando vayas a una entrevista de trabajo. Yo te voy a contar aquellas cosas “generales” que no nos gusta en los candidatos y que pueden provocar que no les seleccionemos, aunque su currículum sea extraordinario.

  • Nos sienta fatal que un candidato se presente a la entrevista sin conocer un mínimo de la empresa a la que está opositando. Hoy en día es facilísimo obtener información de este tipo (cuáles son sus valores, dónde está ubicada, cuál es el contexto en el que se mueve, si tiene presencia internacional...) solo con visitar su web, su blog, o si tienen alguna mención en medios.

  • Que no sepan cuáles son los requisitos del puesto al que optan, cuando viene indicado en la oferta de trabajo.

  • Que nos interrumpan constantemente con cuestiones que, normalmente, planteamos al final, como pueden ser el sueldo, el tipo de jornada...

  • Mostrar una postura contraria o de pesimismo. Aunque las características del puesto al que se opta no coincidan con las que se esperaban, la postura de contrariedad o de ansiedad por querer acabar ya la entrevista tampoco nos proporciona una buena apariencia.

  • Que nos mientan. Ya sea en el currículum o en la entrevista. Las ansias por conseguir el puesto de trabajo puedes enfocarlas en otros asuntos, pero nunca mintiendo porque, tarde o temprano, se descubre. Por ejemplo, preferimos que nos hablen de la competencia de la empresa y de qué cosas podrían aportar ellos para superarla, o de los clientes que tenemos y cómo piensan que podemos fidelizarlos..., en vez de decirnos que manejan una herramienta que desconocen.


Por supuesto, una imagen personal descuidada tampoco nos da muy buena impresión, ni que el candidato acuda a la entrevista acompañado o con prisas.
Normalmente las entrevistas de trabajo no duran más de 45 minutos y, si consigues pasarla, has abierto la puerta principal que te conduce al puesto de trabajo. Lo mejor que se puede hacer es aprovecharlos tanto en ese mismo momento como antes, con la preparación a fondo de la entrevista. Siempre pueden surgir imprevistos a la preparación, pero estarán mejor controlados cuanto más sepamos tanto del puesto al que optamos como de la empresa.


entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755