TRIBUNA
abril 2009

¿Qué diferencia a una empresa con éxito del resto?

Asunción de la Vega,
directora de RRHH de Talent Search People

 
Asunción de la VegaEn un momento como el que actualmente estamos viviendo, donde parece que el mundo se ha vuelto loco, sumergidos en una situación de crispación e incluso de desesperación, donde el miedo, la incertidumbre de qué nos deparará el futuro, está latente debemos afrontarlo con total realismo, siendo optimistas. Pensemos que muchos de nosotros ya hemos vivido otras crisis y sabemos que podemos superar ésta. Ser conciente de la realidad no es malo, todo lo contrario, ya que de esta forma podemos reaccionar. Los milagros no existen, por lo menos no sin esfuerzo, implicación, dedicación, en definitiva, sentido común.

Toda crisis conlleva cambios y todo cambio genera, de una forma u otra, incertidumbre. Aquí es dónde tendríamos que tener claro, como bien dijo Molière, que: “Somos responsables de lo que hacemos y de lo que no hacemos”. Percibir enseguida y reaccionar a los pequeños cambios ayuda a adaptarnos a los cambios más grandes.

En más de una reunión con colegas-colaboradores hemos analizado la situación, llegando a la conclusión de que, igual que en otras épocas donde la economía y el mercado estaban en auge y era difícil plantearse el coste de oportunidad, ahora es el momento.

Hay que fortalecer y conservar no sólo el esqueleto de nuestras organizaciones sino todo aquello que le genera movimiento. Aquí podemos dejar claro que “lo que diferencia a una empresa con éxito de otra que no lo tiene son las personas que la componen, el capital humano; todo lo demás se puede comprar, aprender o copiar”.

No podemos quedarnos con los brazos cruzados esperando, siendo meros observadores de lo que está ocurriendo. Tenemos que trabajar para obtener ventajas competitivas, para que cuando salgamos de este “caos” estemos en una posición competitiva en el mercado. No debemos caer en el error de limitarnos únicamente a buscar una solución rápida, de recortes de personal masivo –sin tener en cuenta quién sale de nuestras organizaciones–, de no inversión, paralizando un total crecimiento. Creo que esta única forma de gestión no es descartable, pero, aunque a un corto plazo minimiza los daños, a un mediano-largo plazo nos debilita desde el punto de vista estratégico y competitivo. El talento es sinónimo de aptitud, capacidad, habilidades, competencias,... La buena gestión de éste hace a las empresas competitivas. Una organización requiere la sinergia de diferentes talentos para poder lograr los objetivos y ser productiva en el mercado. La buena gestión del talento hace que bajo el paraguas de valores como el compromiso, la generosidad, la implicación, la pasión, tan demandados y necesarios hoy en día, podamos superar todo tipo de obstáculos, viendo éstos como oportunidades y no como amenazas. Las empresas que se sostengan bajo la gestión de estos valores serán las que puedan aportar al mundo no sólo crecimiento o economía sino la excelencia, su respeto a los demás o su capacidad de hacer feliz a la gente. El bienestar está vinculado a la motivación, y ésta al compromiso, por lo tanto tenemos que crear un escenario apropiado para poder dar un servicio de excelencia no sólo de cara al mundo sino a nuestros empleados, ya que son ellos los que hacen, con sus valores, a las empresas. Por ello debemos tener y buscar gente comprometida con nuestro negocio. La retención de ésta dependerá en gran parte de nosotros y para ello resulta imprescindible el cuidado y la atención al empleado, creando sistemas o alternativas para su conservación y con ello el mantenimiento de su alto nivel de implicación.

Tener grupos de trabajo alineados con un objetivo en común hace que todo el potencial y el talento de ese equipo vaya en una única dirección; ello hará más fácil la consecución de objetivos, es decir, del éxito.

En un futuro próximo, las áreas de RRHH tendrán un mayor valor añadido en nuestras organizaciones siendo una pieza angular en el desarrollo de nuestras compañías. Una política basada en la gestión y en la organización hará que en el entorno que nos movemos, tan cambiante, podamos, bajo la flexibilidad, adaptarnos a las situaciones con éxito. De los departamentos de RRHH dependerá en gran medida que ese aporte se considere un valor añadido en las organizaciones; para ello es fundamental saberse vender implicando a todas las demás áreas, haciéndoles ver el valor añadido que supone al negocio. Teniendo en cuenta que de un tiempo a esta parte estamos viviendo momentos de impotencia generados por la situación socio-económica y el entorno del mercado, esto nos tiene que ayudar a plantearnos con firmeza Nuestro Reto de Gestió.

entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755