Revista digital

NOTICIAS

Elisa Agudo: El coach no es imprescindible, pero hace el camino más fácil y más rápido

Entrevista a Elisa Agudo, directora comercial de IEC

 
  • linkedin share button

27/04/2012 Elisa Agudo es la directora comercial del Instituto Europeo de Coaching, una escuela presente en ocho ciudades españolas. Ya han hecho 40 promociones desde sus inicios en el año 2006 y obtienen en los cuestionarios de satisfacción de sus alumnos una nota media mayor al 9. Su metodología se basa en creer que las competencias básicas que necesita un coach son la escucha activa, la empatía, la claridad y la confianza, pero que lo más importante es la actitud. Una mente libre de prejuicios saca el mejor coach que llevamos dentro.

¿Cómo definiría usted el coaching?
La definición más literal sería “entrenamiento”. A mí me gusta hablar de acompañamiento, en el sentido histórico del término: “kocs”, en húngaro, hacía referencia a un carruaje con un sistema de suspensión que hacía más cómodo el viaje. En ese sentido, el coach te acompaña del lugar en el que te encuentras a otro mejor en el que quieres estar. El coach no es imprescindible en tu vida, pero hace que el camino sea más fácil y más rápido.

¿Qué filosofía subyace tras esta práctica?
El coaching ayuda al cliente a aumentar su toma de conciencia. Es lo único que nos permite integrar nuestra propia responsabilidad, no en el sentido de obligación tradicionalmente entendido, sino en el etimológico de la palabra, “habilidad para responder”. Eso nos lleva a dejar de enfocar los problemas desde el victimismo y transformarnos en protagonistas de nuestras vidas. Uno de los coaches más lúcidos que conozco, John Wooden, lo define así: “Si pierdes el tiempo preocupándote de todo aquello que no puedes controlar, eso te quitará fuerza y energías para aquello que sí puedes controlar. Nunca dejes de intentar ser lo mejor que puedas ser, eso sí está a tu alcance”.

¿Cuáles son los principales beneficios del coaching?
El Coach no te dice lo que tienes que hacer, sino que te acompaña en el proceso de descubrir tus propias respuestas. La solución que encuentra el propio cliente al asunto que está trabajando siempre será mejor que cualquiera que yo le pueda proporcionar. Platón lo expresó mucho mejor que yo: “Si se interroga a los hombres haciendo bien las preguntas, éstos descubrirán por sí mismos la verdad de las cosas”.

En un entorno cada vez más materialista, el coaching sorprende porque centra su atención en la persona, ¿Es más necesario ahora este tipo de asesoramiento?
En los tiempos actuales, en que la palabra que más a menudo oímos es ‘crisis’, considero más importante que nunca centrar nuestros esfuerzos en nuestra identidad, nuestros valores, nuestra misión. Para reconvertir esa crisis en una oportunidad, no importa si estamos hablando de personas individuales o de empresas, la mejor manera de ponernos en marcha es desde la motivación. Y este es uno de los regalos que nos hace el coaching.

¿Qué técnicas abarca el coaching?
El coaching se centra en conseguir un objetivo propuesto por el cliente, aportándole herramientas para superar sus barreras y resistencias, básicamente provocadas por determinadas creencias limitantes, emociones adictivas, o hábitos no saludables. Para ello utiliza diversas técnicas verbales, visuales, racionales, o intuitivas. Pero la más importante es la que llamamos preguntas poderosas. No se trata de interrogar al coachee, sino de formularle aquellas preguntas que él no se ha planteado todavía, para ofrecerle una visión alternativa y más completa de su propia realidad.

Hay muchas modalidades, desde personal a ejecutivo pasando por salud. ¿El coaching se puede aplicar a todo?
Prácticamente a todo aquello que impida a la persona avanzar en su vida y sus objetivos, por eso efectivamente las especialidades están creciendo, pues esta profesión es de las pocas que se encuentra en expansión y todavía hay muchos entornos, personales y laborales, en la etapa de adolescencia. Por supuesto, previamente siempre se considera la posibilidad de derivar a un cliente a otros profesionales, en casos específicos de trastornos clínicos, por ejemplo, o de complementar las técnicas que ya esté usando (terapia, consultoría, mentoring, counselling) con las propias del coaching. Esta práctica cada vez es más habitual, pues las personas y empresas le están dando más relevancia a la integridad del ser humano. No estamos hechos de compartimentos estancos, somos una unidad y cuanto más holísticamente nos tratemos, mejores resultados obtendremos, en el ámbito vital y en el profesional.

¿Y cómo se aprende a ser coach?
Consideramos que para aprender a comprender al coachee es fundamental un trabajo previo con uno mismo. Por ello, para nosotros es básico que la experiencia sea muy vivencial y por ese motivo el IEC cuenta con grupos reducidos de alumnos, que faciliten la práctica entre ellos de todas las herramientas que posteriormente utilizarán con sus clientes.
Por otro lado, parte fundamental de nuestro éxito es el excepcional claustro de profesores que conforma el staff de IEC: todos ellos son profesionales formando profesionales. Eso marca una diferencia.
Y sobre todo, en IEC presumimos de enseñar desde un enfoque integrador de las 3 principales corrientes internacionales de coaching, que son la ontológica, la norteamericana y la europea. Es parte de nuestra filosofía el ofrecer a nuestros alumnos una visión de todas las posibilidades, para que cada uno pueda configurar qué tipo de coach quiere ser.

¿Todas las personas pueden serlo o hay que tener unas aptitudes previas?
Para ser un buen coach, se necesitan, además de los conocimientos de la técnica, una actitud propicia, desde la amplitud de miras al respeto a las diferencias y sin emitir juicios de valor. Y por supuesto, una serie de competencias y habilidades para poder interactuar con otro ser humano y resultarle útil, llegando más lejos de lo que nos ayudaría un amigo bien intencionado, pero desde más cerca de lo que lo haría la psicología. Algunas personas ya cuentan con muchas de estas aptitudes por su forma de ser, en cuyo caso tendrán esa ventaja a la hora de aprender. Pero obviamente se pueden entrenar, de hecho esa es una de las razones por las que nuestros cursos son totalmente presenciales.

¿Qué tipo de personas vienen a su escuela?
La variedad de perfiles de los alumnos es una de las riquezas de nuestro Instituto. Para nosotros, el principal requisito a evaluar en los procesos de admisión es la actitud personal del candidato y su propósito a la hora de elegir esta formación. Entre nuestros alumnos se encuentran muchos directivos, jefes de equipo, formadores, especialistas en RRHH, consultores, psicólogos, terapeutas, profesores y en general personas que se dedican a las personas. También acuden profesionales de otros campos muy diversos que buscan ampliar su experiencia y aptitudes, bien para su propio desarrollo personal, bien para dinamizar a otras personas de su entorno. Y por supuesto, contamos entre los formandos con coaches ya en activo que desean reforzar sus conocimientos, obtener una certificación internacional, o dar un impulso a su carrera.
entrevistas  |  reportajes  |  almuerzos  |  tribunas  |  noticias  |  proveedores  |  nombramientos  |  estudios  |  agenda  |  libros  |  el equipo  |  enlaces  |  mapa web

© 2007 CUSTOMMEDIA S.L. edita EQUIPOS Y TALENTO  |  Equipo de redacción  |  Contacto  |  Política de privacidad

Av. Diagonal, 463 bis 5ª planta, Barcelona 08036  Tel. 93 4195152  Fax. 93 4101755