Muhammad Ali: una lección de liderazgo

17/06/2016 · Hay personas que consiguen marcar un antes y un después allá dónde van. Muhammad Ali es uno de ellos: y no solo en el boxeo, también en el deporte en general y en el conjunto de la sociedad en particular. Muy pocas personas antes, atletas, líderes empresariales u oradores han conseguido algo parecido a lo que él hizo. Por ejemplo, Michael Phelps y Michael Jordan dominaron ampliamente su deporte, pero en el caso de Ali, además de contribuir decisivamente a la evolución de su deporte, también motivó cambios sociales sustanciales.

En puestos de responsabilidad del mundo empresarial nos esforzamos en influir, motivar y dirigir a otros, aprendiendo, siendo inspirados y tratando de seguir la estela de otros líderes de éxito. Muhammad Ali, boxeador estadounidense considerado el mejor de todos los tiempos y figura social de enorme influencia en su generación, en la política y en las luchas sociales o humanitarias a favor de los afroamericanos, tal vez sea uno de los mayores ejemplos de líder auténtico: una persona transparente que supo transmitir sus ideas de forma honesta y genuina.

El liderazgo genuino no tiene nada que ver con la cultura o la formación intelectual, es cuestión de empatía, coherencia, convicción y proyección. Él mismo llegó a afirmar que nunca había leído un libro, pero su autenticidad proyectó su voz mucho más allá de lo que su posición social, económica o palmarés le hubiera permitido.

Seguramente si pidiéramos nombrar a grandes líderes de la historia, la mayoría de personas citaría a Martin Luther King, y fue precisamente él quién también se dejó inspirar y liderar por Ali. Incluso después de ganar un Premio Nobel de la Paz, Luther King se esforzó por hablar públicamente en contra de la guerra de Vietnam después de haber mantenido una charla privada con Muhammad Ali.

A pesar de no ser un hombre de estado o un político, un líder como Luther King se dejó aconsejar por el boxeador gracias a la autenticidad para expresar sus ideas y decir las cosas que otros nunca osarían verbalizar. No le hizo falta disponer de títulos o carreras, sólo hablaba con convicción y valentía. No podemos olvidar que King ignoró los riesgos de una figura pública y se opuso públicamente al gobierno de los Estados Unidos en tiempos de guerra, ganándose la oposición de gran parte de la nación en esos momentos.

El discurso de Martin Luther King fue elocuente, motivador y bien razonado y entusiasta. Él fue también quién reconoció el liderazgo de Muhammad Ali, aunque más tarde se distanciase de él por cuestiones religiosas y políticas. Y es que, estés de acuerdo o no con sus posiciones, nadie puede ignorar la eficacia y la simplicidad del discurso de Ali.

TAGS: liderazgo

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Naturgy
Sacyr
Aegon
Affinity
Vitaldent
Lidl
Vodafone
Maxxium España
Leroy Merlin
Prosegur
Hays
Generali
Securitas Direct
Randstad
MC MUTUAL
Kiabi
CGI
Endesa
LG Electronics
Ineco
OCU
Nationale-Nederlanden
Bayer
PeopleMatters
Santalucía Seguros
Bricomart