Cómo pensar en futuro impulsa el compromiso y la satisfacción laboral

15/10/2018 · ¿Qué invita a una persona tener una buena predisposición hacia el trabajo? Esta es la pregunta que ha buscado responder un estudio llevado a cabo por Cernas-Ortiz, D. A., Mercado-Salgado, P. y Davis, M. A., bajo el título “Perspectiva futura de tiempo, satisfacción laboral y compromiso organizacional: el efecto mediador de la autoeficacia, la esperanza y la vitalidad”.

Llevado a cabo a partir de las respuestas de 299 estudiantes de máster, con experiencia laboral, el estudio –publicado en Journal of Work and Organizational Psychology- explica que “la temporalidad psicológica tiene efectos importantes en la conducta en el trabajo”. Según revela, en base a los resultados de otras investigaciones, contar con “un enfoque temporal en el pasado, induce a comparar las condiciones laborales actuales con las de empleos anteriores”, lo cual acaba por afectar a la satisfacción laboral.

Esto supone que, a la hora de determinar si un trabajo es bueno o no, las personas que tienden a pensar en pasado,  buscan en sus experiencias laborales anteriores su nivel de satisfacción para, después, comparar dicho nivel con el actual. De la misma forma, el tipo de actitud que se va adoptar con los compañeros también estará condicionada por estos recuerdos. En esta situación, las empresas poco pueden hacer para cambiar un comportamiento, puesto que se asientan en aspectos personales en los que no se pueden intervenir.

Por el contrario, cuando el nivel de satisfacción viene dado por un enfoque centrado en el futuro, la situación varía, pues es ahí donde entran las expectativas. En este sentido, los estudios apuntan a que cuando una persona piensa y, por tanto, anticipa, qué tipo de interacción tendrá con sus futuros compañeros de trabajo, también está condicionando la actitud que tendrá con ellos.

Asimismo, la preocupación por el futuro es crítica a la hora de explicar cómo actúan las personas frente a cuestiones como la motivación y la toma de decisiones. Por ejemplo, “mientras que el valor futuro del dinero es crucial en las decisiones de inversión, los jefes y empleados establecen metas y objetivos mediante la proyección de estados futuros de existencia y el desarrollo de planes para alcanzarlos”. Esto significa que el establecimiento de metas y el trabajo arduo para alcanzarlas es uno de los mayores predictores del alto desempeño.

Por otro lado, pensar en el futuro tiene un impacto positivo en la satisfacción laboral y el compromiso organizacional, y se asocia además con una mayor productividad, salud y permanencia del personal en las organizaciones.

De este modo, según expone el estudio publicado por Journal of Work and Organizational Psychology, las actitudes laborales son, en gran parte, “juicios sumarios sobre la experiencia” positiva que el espacio de trabajo proporciona al empleado. Aquí es donde interviene los resultados que una persona obtiene de la empresa mediante, por ejemplo, recompensas por una alta responsabilidad y desempeño, y de las reacciones afectivas que establece con su empleo, como la sensación de logro personal.

Cuanto más favorable sea su experiencia, mayor gusto tendrá por el trabajo (satisfacción) y más fuertes serán lazos afectivos (compromiso) con la organización en la que se tiene esa experiencia”, apunta el estudio, cuyos resultados concluyen que, “mientras que la autoeficacia y la esperanza median la relación entre la perspectiva futura de tiempo y el compromiso organizacional, la vitalidad no lo hace”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Prosegur
Lilly
Hays
Naturgy
Leroy Merlin
Generali
Affinity
Securitas Direct
MC MUTUAL
Vodafone
CGI
Nationale-Nederlanden
Aegon
Maxxium España
Santalucía Seguros
Kiabi
PeopleMatters
Endesa
Alten
OCU
LG Electronics
Randstad
Sacyr
Bayer
Adecco
Lidl