Cómo llegar a esos empleos donde los Robots no podrán competir contigo

Elena Ibáñez,
Fundadora
Singularity Experts

06/09/2019 · Vivimos en una sociedad donde el mundo del trabajo está cambiando a ritmos agigantados. Donde la inmersión brutal de la tecnología ha cambiado del todo el escenario. Donde se requieren, cada vez más, perfiles cualificados para posiciones que se están quedando sin cubrir por falta de formación. De hecho, la Comisión Europea y otros importantes organismos estiman que para el año 2020 se quedarán entre 500.000 y 750.000 puestos de trabajo sin cubrir dentro de la Unión Europea.

Según también la Comisión Europea esos 500.000 empleos corresponden directamente a trabajos relacionados con la formación digital o STEAM (Ciencias, Tecnologías, Ingenierías, Artes y Matemáticas): la inteligencia artificial, el cloud, el big data, la ciberseguridad, son algunas de las áreas de mayor crecimiento.

Estos datos son especialmente impactantes en un país como España en el que tenemos una tasa de desempleo de un 13,6% (datos de mayo de 2019) y sólo el 54% de los ciudadanos cuenta con competencias básicas en tecnologías.

Existe aún un enorme desconocimiento por parte de un gran porcentaje de la población española sobre las oportunidades que ofrece la digitalización y de los nuevos puestos de trabajo que se han creado a raíz de esto. Ese desconocimiento real sobre la situación actual hace que: por un lado, tengamos cierto miedo a una hipotética competencia con los robots que llegarán en los próximos años y por otro lado que aún no tengamos claro qué rutas formativas elegir para nosotros o nuestros hijos. Rutas que nos den la posibilidad de acceder a los nuevos empleos de futuro que sin duda, son los grandes desconocidos.

75 millones de empleos serán robotizados en los próximos años

Según el World Economic Forum, la automatización eliminará 75 millones de empleos en 2025, principalmente empleos repetitivos y fácilmente automatizados. Dicha automatización permitirá a las empresas dejar a un lado las preocupaciones sobre la productividad y la eficacia, para volcarse en otros temas como la formación de los trabajadores o la igualdad de las oportunidades. Los robots no se han conceptualizado para competir con los humanos, sino para complementarlos.

El valor de los humanos en los empleosLos humanos vamos a seguir dominando las áreas que necesiten empatía e inteligencia emocional o que estén relacionados con la toma de decisiones, nuevos modelos de negocio, creatividad o la resolución de problemas complejos, a través por ejemplo de conectar puntos entre distintas áreas de conocimiento. Por eso, la tecnología se convierte en una enorme oportunidad.

Cuanto más avanza ella, mayor es la diferencia que tenemos que aportar desde el punto de vista humanístico para destacar y conseguir éxito en los empleos de futuro. Deberemos centrarnos en trabajos en los que tengamos un valor insustituible. Un robot puede ser imbatible a la hora de jugar al ajedrez, pero esa ‘inteligencia’ artificial no supera la real de un niño de dos años.

Cómo orientarnos hacia esos nuevos empleos de futuro que no entran en competencia con los robots y que ahora se están quedando ya sin cubrir

El primer paso para orientarnos de forma adecuada es conocernos a nosotros mismos, nuestras capacidades e intereses. Porque de esa manera tenemos la oportunidad, no sólo de conseguir un empleo, sino de conseguir un empleo que se ajuste a nuestras habilidades y donde seamos realmente felices.

Es verdad que la velocidad de la tecnología nos ha generado una enorme confusión porque hemos pasado de manejar una limitada variedad de trabajos convencionales a encontrar una enorme dimensión donde existen multitud de posibilidades laborales que realmente, la mayoría de nosotros, ni siquiera sabemos que existe. De esa idea, de analizar perfiles y de informar sobre lo que hay en la actualidad, nace Singularity Experts una revolucionaria plataforma de inteligencia artificial que analiza las habilidades y capacidades de las personas, que les indica qué trabajos están más adaptados a ellos y que les ayuda a encontrar las rutas formativas para poder desarrollarlos.

Existen numerosas dimensiones asociadas a una persona que le capacitan para ciertas actividades sobre otras. Sólo conociendo la combinación de dichas dimensiones, podremos saber a dónde orientarnos. La separación de ciencias o de letras ya no es tan radical como hace unas décadas, ahora los empleos del futuro requieren de capacidades técnico-humanistas que precisan de hablar varios idiomas, por lo que la orientación se hace más necesaria que nunca.

En el escenario del futuro, los humanos y las máquinas convivirán con absoluta normalidad en las empresas (en el mundo) y a la hora de formar a las personas se hará mucho más hincapié en las soft skills, destacando las capacidades que nos hacen ser humanos.

ENVIAR ENTREVISTA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Securitas Direct
Leroy Merlin
Alten
Bayer
OCU
Maxxium España
Prosegur
Kiabi
Vodafone
Endesa
Vitaldent
Santalucía Seguros
Hays
Nationale-Nederlanden
Randstad
Bricomart
Lidl
Affinity
Aegon
Generali
CGI
Sacyr
MC MUTUAL
Naturgy
PeopleMatters
LG Electronics