Cómo lidiar con un micromanager

04/05/2016 · Si alguna vez has tenido un micromanager, es decir, un jefe controlador y poco amigo de delegar, sabrás cómo su comportamiento puede afectar a tu trabajo y autoestima. No te desanimes, hay maneras efectivas de lidiar con los fanáticos del control, según Ravin Gandhi, cofundador de GMM Nonstick Coatings, proveedor mundial de productos antiadherentes y apasionado de la potenciación del lugar de trabajo.

El problema es que no todo el mundo es suficientemente consciente de estar llevando a cabo una microgestión, es decir, un liderazgo controlador. Ravin Gandhi, cofundador de la empresa GMM Nonstick Coatings, comparte en Inc, algunos signos que revelan que eres un micromanager:

  • No se detiene hasta estar completamente satisfecho y de acuerdo con los resultados finales de un proyecto.
  • Se siente frustrado cuando la tarea que había encomendado se ha realizado de forma distinta a su recomendación.
  • Siempre se centra en los detalles y se siente orgulloso de hacer correcciones a todas horas.
  • Siente la necesidad de saber dónde están sus empleados y/o compañeros de trabajo y lo que están haciendo.
  • Tiene que estar constantemente informado sobre los avances de un proyecto o venta.
  •  Pide que le copien en todos los correos electrónicos: no soporta que algo se escape a su control. 

¿Te resulta familiar? En pequeñas dosis, la lista anterior puede ser totalmente normal, pero si ésta es la norma, puede que tengas que aceptar que eres un micromanager o un jefe demasiado entrometido. Pero que no cunda el pánico, si este es tu caso, Gandhi aporta algunos consejos sobre cómo hacer frente a estas actitudes:

1. Da un paso atrás y evalúa por qué estás haciendo algo

¿Te preocupa un plazo? ¿No confías en los miembros del equipo? Respira hondo y llega al fondo de estos temas. A veces es bueno no dejarse llevar por las prisas y detenerse a pensar si realmente es necesario tu implicación en un determinado proyecto. Seguro que cuando lo analices a fondo encontrarás algunas partes que puedas delegar.

2. Deja de preocuparte por los detalles

Trata de olvidarte de las minucias, averigüa tus verdaderas prioridades y delega algunas de las otras tareas a los miembros del equipo.

3. Asigna un "qué", no un "cómo"

Es justo pedir una entrega específica a un miembro del equipo, pero debes marcarte como objetivo no dictar cómo debe llegar a esa meta. Explica cómo te imaginas el resultado y deja al equipo trabajar para alcanzar la meta que te estás planteando.

4. Practica el optimismo

A menudo aplicamos la microgestión cuando tenemos miedo al fracaso. En cambio, si abres la mente, la preparas para una victoria y lo proyectas en los demás, construirás un equipo más fuerte.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Affinity
Generali
Vitaldent
Hays
Aegon
Securitas Direct
Sacyr
PeopleMatters
Leroy Merlin
Santalucía Seguros
Ineco
LG Electronics
CGI
Naturgy
Randstad
Maxxium España
Kiabi
Bricomart
Nationale-Nederlanden
Vodafone
Prosegur
Endesa
Bayer
MC MUTUAL
OCU
Lidl