¿Qué dicen tus gestos de tu profesionalidad?

12/05/2017 · La comunicación es vital en un mundo global e interconectado. Las herramientas digitales han permitido que ese intercambio de información y datos pueda realizarse a miles de kilómetros de distancia, entre negocios, clientes, trabajadores y personas de todo el mundo. Sin embargo, son cada vez más el número de empresas que necesitan personas que sepan también establecer un diálogo de corta distancia, es decir, la tradicional conversación y única vía para cerrar tratos, colaboraciones y negocios de antaño.

Una realidad se está instalando en muchas organizaciones: falta de personas que sepan cómo transmitir un mensaje, independientemente de cuál sea su contenido. La comunicación sigue siendo vital para los negocios, aunque ahora haya más canales por los que pueda realizarse.

Cierto es que los profesionales han perfeccionado dichas comunicaciones a nivel online, especialmente con la llegada de los nativos digitales, sin embargo, esto ha generado deficiencias en la forma en que éstos se relacionan con otros cuando dicho contacto debe ser directo y personal, es decir, cara a cara.

Y es que la comunicación es mucho más que saber qué queremos transmitir y cómo lo hacemos. Supone manejar otros factores como el tono de voz, la postura que se adquiere cuando se dialoga o el lenguaje no verbal que acompaña a ese mensaje. Es por ello que desde Infoempleo han recopilado los cinco errores más comunes que se cometen a través del lenguaje corporal:

  1. Cruzar los brazos. Este acto-reflejo que muchas personas tienen durante una conversación suele conllevar connotaciones negativas, generalmente vinculadas a una falta de receptividad hacia el interlocutor, incomodidad o inseguridad. Sin embargo, como todos los gestos tratados en el artículo, no basta con una señal para emitir según qué mensaje.
  2. Ocupar más espacio del debido. Es la situación contrataría a la anterior. Es ese momento en el que se relaja demasiado el cuerpo, se estiran las piernas (en caso de estar sentado) o se abren demasiado (si se está de pie) ocupando más espacio del necesario y que puede resultar invasivo.
  3. Exceso de movimientos. Moverse demasiado es signo de inseguridad. De hecho, suele ser el acto-reflejo más común en las entrevistas de trabajo. Mover compulsivamente una pierna, tocarse demasiado el pelo, rascarse la nariz… son síntomas que revelan nerviosismo y distraen al interlocutor. Algo que hacen los políticos, cuando tienen que dar un discurso y quieren evitar estos ‘tics’, es tener el mensaje que quieren hacer llegar, ensayar y tener en la mano un objeto (un bolígrafo, por ejemplo) a través del cual canalizar el estrés que genera dicha situación, pero cuidado con jugar con él.
  4. Apretón de manos. Ni muy enérgico ni muy flojo. El equilibrio de la fuerza es importante para mostrar que se está habituado a este tipo de contacto y que se es profesional.
  5. Control de la mirada. Algunas personas dicen más con los ojos que con la boca. Hay que tratar de cuidar la forma en la que se reacciona ante una información y, sobre todo, no intimidar a través de ella al interlocutor. Infoempleo también recomienda no forzar el contacto visual, que el que suele confirmar que se tiene la atención del emisor, ni evitarlo, ya que puede representar duda, inseguridad o falta de respeto.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Hays
Vitaldent
Aegon
OCU
Kiabi
Naturgy
Bayer
Securitas Direct
Leroy Merlin
Santalucía Seguros
Endesa
Nationale-Nederlanden
MC MUTUAL
Randstad
Maxxium España
Bricomart
Prosegur
Alten
LG Electronics
PeopleMatters
Affinity
CGI
Sacyr
Lidl
Generali
Vodafone