La Employee Experience en España es calificada con un suficiente: 6,3 puntos sobre 10

28/03/2019 · La red enEvolución, el HR Center del IE Business School y Buljan & Partners han revelado publicado un estudio en el que se analiza la Experiencia de Empleado en España, a partir de los datos proporcionados por 7.765 profesionales de 51 compañías de 13 sectores distintos, que revelan cómo es su percepción respecto a cada una de las seis etapas por las que pasa un trabajador en su vida laboral: desde la búsqueda de un empleo y el primer contacto con la empresa empleadora, hasta su salida de la misma por distintas razones. De este modo, según concluyen los expertos de este primer Barómetro, nuestro país recibe una nota media promedio de 6,3 puntos, lo cual supone que aún “hay margen para mejorar”, según indican.

El Primer Barómetro de Experiencia de Empleado en España (BEX 2018) se ha realizado con el objetivo de “conocer y visualizar el estado en que se encuentra la experiencia de empleado en España, ofrecer datos y hacer comparativas que sirvan para avanzar”, según indican sus autores, todos ellos expertos de enEvolución, HR Center del IE Business School y Buljan & Partners. En este sentido, los datos proporcionados ponen de relieve el impacto que la felicidad en el trabajo tiene respecto a los resultados que se obtienen de la fuerza de trabajo y como, con ello, las compañías logran mejorar sus niveles de productividad y competitividad.

No obstante, en términos generales, la Employee Experience española aún tiene mucho camino por recorrer, dado que a la hora de valorar el esfuerzo que realizan las empresas para mejorarla, un 80% de los encuestados otorgan un 5 sobre 10 a dicho esfuerzo. En esta línea, los datos revelan que la nota media que recibe dicha experiencia en las empresas españolas evaluadas es de 6,3 sobre 10, lo cual supone que aún existe un amplio margen de mejora y una oportunidad para seguir trabajando en la fuga de talento que muchas organizaciones registran.

Pero para ello, los autores inciden en la importancia de formar a los empleados y en la necesidad de revisar los sistemas de evaluación, al tiempo que describen al desarrollo y el reconocimiento profesional y la conciliación como elementos claves para el compromiso del trabajador con su empresa. Junto a ello, las relaciones que se establecen dentro del entorno de trabajo también son destacadas como elementos fundamentales para la retención del talento ya que más del 90% de los encuestados consideran muy importante las relaciones y las condiciones laborales.

Sin embargo, en un momento en el que la diversidad ha comenzado a cobrar importancias para las empresas y sus líderes, que ven en ella una oportunidad de gestionar distintos perfiles que aporten nuevas ideas al negocio, resulta clave observar si existe también un gap respecto a la experiencia como empleado que viven, por ejemplo, los profesionales más jóvenes o las mujeres. En este sentido, el barómetro indica que las mujeres son las más exigentes con dicha experiencia, pues son las que más importancia dan a las iniciativas que ponen en marcha sus organizaciones. Por el contrario, los hombres –y en especial aquellos que cuentan con un perfil senior- son los que más recomiendan a su compañía como un buen lugar para trabajar. De hecho, el 40% de los españoles recomendaría su empresa para trabajar a familiares o amigos, lo cual les convierte en promotores, mientras que un 22% no daría este consejo y el 38% se mostraría neutro.

En esta línea, el barómetro concluye que el valor de recomendación global de los empleados es bueno (eNPS, el índice de recomendación del empleado, el cual recibe una puntuación de 18). “Se trata de un buen valor que mejora con el paso de los años, más potente cuanto mayor es el volumen de la empresa y que se incrementa en perfiles con altos niveles de responsabilidad, que participan en la toma de decisiones sobre personas”, destacan los expertos.

¿Qué perfil predomina en tu empresa: los promotores o los detractores ?

Asimismo, el estudio define dos tipos de perfiles generales que suelen darse en las empresas. Tal y como apuntábamos anteriormente, por un lado está el del promotor, es decir, un trabajador que se manifiesta comprometido, satisfecho y que considera que la empresa realiza un esfuerzo para mejorar su experiencia. En este caso, por lo general, se trata de un varón de más de 55 años, que lleva en la compañía más de 21 y ocupa un puesto directivo.

Junto en el lado opuesto se sitúan los llamados “detractores”, es decir, empleados decepcionados y frustrados, ya que consideran que la compañía hace muy poco esfuerzo por mejorar su experiencia. En este caso, el perfil medio es el de una mujer, de entre 20 y 35 años, con menos de 11 años de antigüedad en la compañía y que tiene un papel técnico, ubicado sobre todo en el departamento de Sistemas de Información.

No obstante, el estudio también destaca que la experiencia de empleado se deteriora más con la edad que con la antigüedad. De este modo, los empleados con edades comprendidas entre 20 y 35 años son más exigentes y reivindicativos, mientras que aquellos con antigüedad entre 6 y 10 años están estresados y frustrados, y son los que peor se sienten.

Además, revela que los trabajadores de las empresas que cuentan con menos de 250 empleados y los profesionales de las que superan esa cifra comparten prácticamente los mismos puntos fuertes y áreas de mejora en su experiencia de empleado. Es en el ámbito de la recomendación y de los sentimientos donde se aprecian las mayores diferencias: a mayor número de trabajadores, mayor recomendación (eNPS 20 en empresas de más de 250 empleados, frente a un eNPS 11 en las de menos de 250). En esta línea se indica que “la frustración es mayor en las empresas con menos empleados, donde el ámbito de la retribución concentra la peor emoción (-10 puntos)”.

Finalmente, el informe establece que el peor momento de las carreras profesionales de los encuestados es el despido de algún compañero y la manera en que sus superiores se lo comunican. Además, las mujeres se sienten más reconocidas públicamente que los hombres, mientras que los hombres consideran que tienen una mejor retribución que las mujeres; y, por otro lado, más del 90% de los empleados considera como un momento importante en su carrera el apoyo ofrecido por su empresa en situaciones personales difíciles.

No obstante, también se destacan los 46 años como “el punto de inflexión”, ya que a partir de esa edad, los empleados reducen su exigencia a dos momentos que, para entonces, perciben mucho más cerca: el cambio y la salida. El compromiso y la recomendación aumentan con la edad (el valor más alto de eNPS es 31, para empleados mayores de 55 años). Pero cuidado: la desmotivación y la decepción también crecen con los años.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Naturgy
OCU
Nationale-Nederlanden
Sacyr
MC MUTUAL
Kiabi
Alten
Maxxium España
Santalucía Seguros
CGI
Adecco
Vodafone
Affinity
Hays
LG Electronics
Generali
Lidl
PeopleMatters
Lilly
Bayer
Prosegur
Aegon
Securitas Direct
Vitaldent
Leroy Merlin
Randstad
Endesa