La automatización hará desaparecer 800 millones de empleos antes del 2030

20/05/2019 · La robótica, la inteligencia artificial, el Big Data, el blockchain… Estas son algunas de las tecnologías que están transformando el mundo de los negocios, permitiendo que las organizaciones sean más productivas y eficientes, así como el perfil profesional que las empresas necesitan atraer para poder dar respuesta a los retos que dichos avances están trayendo consigo y, por tanto, las habilidades –no sólo técnicas, sino también sociales- que el talento debe adquirir para poder seguir siendo empleable a largo plazo.

Los cambios que la transformación digital está generando son tan visibles, que estudios como el publicado recientemente por McKinsey Global Institute ya anticipan algunas de las necesidades las compañías tendrán en seis años. Así, según las predicciones de la consultora, antes de 2030, solo en Estados Unidos, un tercio de los empleos serán automatizados y, por tanto, 70 millones de trabajadores estadounidenses (entre 75 y 375 millones de personas a nivel mundial, lo cual supone entre el 3 y el 14% de la fuerza laboral global) deberán encontrar nuevas ocupaciones.

No obstante, el estudio, que abarca 46 países y analiza aspectos como la productividad y el crecimiento, los mercados laborales o el impacto económico de la tecnología y la innovación, entre otras cuestiones, desvela un futuro para el empleo menos apocalíptico del esperado por muchos expertos.

De este modo, bajo el título "Trabajos perdidos, trabajos ganados: transiciones de la fuerza de trabajo en un tiempo de automatización", los investigadores de McKinsey Global Institute indican que el grado en el que esas tecnologías reemplazarán a los trabajadores dependerá del "ritmo de su desarrollo y adopción, del crecimiento económico y del crecimiento de la demanda de trabajo".

De hecho, aunque el informe fija el riesgo de automatización en EE.UU. en el 23%, la proporción de horas trabajadas que serán automatizadas de aquí a 2030 en otros países es casi inexistente. Así, pese a indicarse que en Japón y Alemania dicho porcentaje puede llegar al 26% y 24%, respectivamente, en China o India desciende 16% y 9%.

En el caso concreto de España, cerca del 22% de los puestos de trabajo podrían llegar a desaparecer  debido a la automatización. Además, más de un 30% puede sufrir cambios significativos según el informe "Observatorio del empleo 2019", presentado en Berlín por la OCDE, que también advierte sobre un repunte de la precariedad y la temporalidad.

Asimismo, respecto al resto de los 36 países miembros de la Unión Europea, mientras los empleos en riesgo de desaparecer suponen el 14% en el cómputo global, el informe también revela variaciones que van del 33,6% de Eslovaquia al 5,7% de Noruega.

Sin embargo, más allá de la magnitud del impacto de la automatización, lo que sí está trayendo consigo el desarrollo tecnológico es la necesidad de incorporar a unos profesionales con capacidad para aprender de forma continua (lifelong learning). Y es que aunque la formación intenta adaptarse a los nuevos conocimientos que las empresas demandan, los cambios se producen a un ritmo que hace que su ‘caducidad’ sea más corta y, por ende, que se deba estar invirtiendo en la adquisición de nuevas competencias de forma continua. Así lo destacan también desde Endesa, que acaba celebrar una jornada dirigida a revelar los cambios que se verán en algunos puestos de trabajo del sector de la energía.

Así, gracias a los #endesachallenges, la compañía demostró cómo las nuevas tecnologías están cambiando el trabajo de los profesionales de Endesa y la #SmartGrid, desde el cielo (redes de AT) hasta el subsuelo (subestación transformadora) convirtiendo este trabajo en algo mucho más eficiente y seguro.

De este modo se ha expuesto cómo, por ejemplo, los ingenieros y técnicos de la red de distribución han pasado de realizar trabajos mecánicos de poda y tala de árboles para el mantenimiento de las líneas de distribución, proteger los bosques y seguridad, a introducir tecnología LIDAR que permite mucha más precisión. Sin embargo, este es solo un ejemplo de cómo Endesa está usando la tecnología para proteger los bosques y minimizar el riesgo de incendios.

Por otro lado, también ha introducido el uso de drones para comprobar el estado de la red, de prácticamente 100.000 kilómetros de línea, el 53,7% aérea; y cuenta con una subestación que, según explican, en un futuro cercano y mediante realidad aumentada, “tendrá acceso directo a toda la información relacionada con las celdas de media tensión, lo que hará que el mantenimiento sea predictivo en lugar de correctivo, y se empezará a utilizar el IoT (Internet de las cosas) para realizar un mantenimiento mucho más productivo”.

Por ello, concluyen: “el aprendizaje continuo o el Lifelong Learning ya es imprescindible para que las empresas y sus profesionales sobrevivan. Es una actitud, casi un instinto de supervivencia”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Securitas Direct
Adecco
Lilly
PeopleMatters
CGI
Hays
Kiabi
Randstad
OCU
Vodafone
Naturgy
Generali
Sacyr
Lidl
Affinity
Maxxium España
Endesa
LG Electronics
Nationale-Nederlanden
Prosegur
MC MUTUAL
Alten
Bayer
Santalucía Seguros
Aegon