La diversidad, en el centro de la empresa

Alexandra Anders,
EMEA Talent Director
Cornerstone OnDemand

09/03/2020 · Si hay un elemento que caracterice a nuestra sociedad actual es la diversidad. Nuestro entorno es cada vez más diverso y el contexto laboral no puede ser una excepción, sobre todo en términos de género, más si cabe cuando las mujeres representan más del 50% de la población mundial. El hecho de integrar el talento femenino en la empresa debe responder al hecho de creer firmemente en él, en todo lo que puede aportar al negocio y en cómo puede enriquecer desde el día a día a la toma de decisiones, y no solamente como una acción que pretende responder a cuotas de paridad y estadísticas. Solo así, sumando talento femenino de forma transversal, en todas y cada una de las áreas y posiciones de la compañía (también las directivas), las empresas serán capaces de beneficiarse de todo su potencial, algo que impactará tanto en el clima laboral como en la productividad y los resultados de la compañía. Un ejercicio de amplitud de miras que, en palabras de Alexandra Anders, EMEA Talent Director de Cornestone OnDemand, atañe tanto al lenguaje y a la cultura corporativa, a la formación y capatización de las empleadas y a su empoderamiento en el lugar de trabajo. 

Todavía queda mucho camino por recorrer para lograr una verdadera igualdad de género en nuestro puesto de trabajo y está en mano de las organizaciones cambiar la mentalidad de los empleados poniendo la diversidad en el centro de la empresa.

Por ejemplo, a la hora de contratar, las organizaciones deben tener en cuenta el lenguaje que se utiliza para hablar de los requisitos de un determinado puesto ya que, si una empresa utiliza palabras demasiado precisas, como por ejemplo, "el candidato perfecto debe tener cualidades especificas tales como…", muchas mujeres podrían verse discriminadas porque ya se están juzgando sus propias competencias antes de haber presentado su solicitud. Lo mismo ocurre con la diversidad de personas porque si un requisito laboral es tener un inglés escrito perfecto, las personas con dislexia podrían ser reacias a presentar su candidatura, lo que limitaría su reserva de talentos.

La diversidad en el lugar de trabajo también debe ser auténtica, es decir, se deben contratar a las mujeres no sólo con el propósito de que aparezcan en las estadísticas, sino que hay que reconocer y ver a alguien por el valor que aporta, independientemente de su género.

Formación y capacitación

Para construir una cultura con presencia de mujeres y hombres en un entorno de trabajo, es muy importante la formación. Enseñar a los empleados de ambos sexos a comprender las diferencias de percepción con las que interpretar las cosas entre hombres y mujeres, así como, capacitar a los directivos para mediar en ellas.

Por ejemplo, ¿deberían ser aceptables los "chistes de machistas" en la oficina? Las mujeres pueden reírse por cortesía, pero eso no significa que deba formar parte de la cultura del día a día. No se trata de señalar con el dedo, sino de educar, enseñar a tomar conciencia de uno mismo y hacer que la gente sea más consciente.

El empoderamiento de las mujeres en su puesto de trabajo también es clave, aunque no debería ser una "cosa" que haces, sino un hecho. El empoderamiento de los empleados les proporciona el ancho de banda necesario para empoderar a los demás y a su equipo.

El famoso discurso de Martin Luther King, "Tengo un sueño", dio inicio a un movimiento icónico y no le dijo a la gente que cambiar, ni que decir, sino que habló de lo que creía, y por qué era tan importante para todos, lo que cual hizo que calase en la gente.

Y de igual forma debería ocurrir con la diversidad de ambos géneros. El impulso y la motivación de muchas personas en los movimientos sociales se remonta a un sentido de pertenencia; conseguir que los empleados crean en la diversidad y en los beneficios que ésta conlleva se asienta en los empleados y les hace sentir que forman parte de algo más grande. Nada motiva más que eso.

 

ENVIAR ENTREVISTA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Prosegur
Vodafone
Santalucía Seguros
Kiabi
Securitas Direct
Lidl
Vitaldent
PeopleMatters
Leroy Merlin
Ineco
Hays
OCU
Alten
Aegon
Bricomart
Randstad
Naturgy
Maxxium España
LG Electronics
Nationale-Nederlanden
MC MUTUAL
CGI
Endesa
Generali
Sacyr
Affinity
Bayer