Cómo aplicar la gamificación a la comunicación interna de las empresas

09/11/2017 · La gamificación no es solo un término que se ha puesto de moda en los últimos años, es también una estrategia que muchas empresas han comenzado a introducir en algunos de sus procesos con el objetivo de lograr sus objetivos vinculados a la formación de su personal. Sin embargo, ahora, un artículo ha revelado una nueva área de aplicación: la comunicación interna.

Una ineficiente comunicación dentro de una organización desvirtúa cualquier plan que se haya establecido dentro de la misma. Además, tiene grave consecuencias en los resultados del trabajo, la productividad, el ambiente laboral y, como última instancia, conlleva altos costes económicos. De hecho, según revela Prisma en un artículo, “un 15% de las pérdidas se podrían evitar con una mejora en la comunicación interna”.

Con el fin de evitar estos daños, los expertos recomiendan analizar la fuente del problema y determinar cuál es la solución más conveniente, aunque según revelen “la gran mayoría de problemas de comunicación interna están causados por una falta de hábitos o una cuestión de actitud”. Algo que, señalan, puede ser solventado desde la gamificación ya que fomenta la concreción de una serie de objetivos.

La creación de una dinámica de juego lleva implícita la creación de una serie de normas y objetivos a cumplir, de ser éstos encaminados a mejorar la colaboración, pueden hacer que la comunicación fluya de forma más ágil entre los compañeros de un equipo. De esta forma no solo se mejora la comunicación, sino que también se hace la productividad y la eficiencia, pues se pueden incluir otros criterios, más allá de la diversión o el trabajo en equipo, como la estrategia.

Además, se trabaja el feedback inmediato, pues la colaboración requiere de un intercambio de perspectivas, opiniones e ideas que puede, por otro lado, hacer que los profesionales desarrollen perfiles de líder o seguidor. Al ser recompensado también genera un sentimiento de reconocimiento en el equipo ganador, algo vital si tenemos en cuenta que “el 79% de los empleados que abandonan una organización lo hace porque sienten que no se les valora su trabajo”.

El cuarto de los beneficios se vincula con la generación de hábitos como el cumplimiento de plazos –marcando un tiempo determinado- para desarrollar una actividad concreta, el respeto de turnos, la organización de elementos, el desarrollo del pensamiento racional y reflexivo frente al emocional e impulsivo…

Finalmente, la gamificación fomenta la transparencia, la cultura de empresa y evita desigualdades. Al tratarse de reglas aplicables a todos los participantes del juego, no existe la discriminación o la subjetividad. Además, permite que los empleados se sientan revalorizados al convertirse en los impulsores de un logro dentro de la dinámica.

A fin de obtener todas estas ventajas, los recursos humanos sólo tienen que determinar cuál es el enfoque y objetivos a alcanzar dentro del juego, establecer las acciones concretas que permitirán alcanzarlos –identificando el juego que mejor se adapta a ellos- y las recompensas que obtendrán sus participantes al finalizar la actividad, para después recopilar las conclusiones desde una perspectiva más amplia: quién fue el líder, en qué momento se produjeron las situaciones de tensión, cómo se resolvieron los conflictos, quiénes fueron los más eficientes etc.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

Bricomart
OCU
Randstad
Prosegur
Sacyr
Maxxium España
Vitaldent
CGI
Alten
Vodafone
MC MUTUAL
Leroy Merlin
Bayer
Affinity
Kiabi
Naturgy
Hays
LG Electronics
Securitas Direct
Nationale-Nederlanden
Generali
Endesa
PeopleMatters
Aegon
Santalucía Seguros
Lidl