Cómo mejorar el rendimiento de tus empleados sin generar estrés

18/10/2018 · Los ritmos de trabajo que marcan las nuevas tecnologías, la elevada competitividad del mercado y los nuevos perfiles de clientes, más digitales, están permitiendo que los ambientes de trabajo se vuelvan estresantes, haciendo que este factor sea el principal a la hora de analizar los motivos de las bajas laborales en las empresas. De este modo, el estrés se convierte en un problema grave de eficiencia, productividad y motivación.

¿Se puede mejorar el rendimiento sin generar estrés? Un artículo publicado en Harvard Business Review así lo confirma. Según exponen sus autores, una correcta gestión de las energías que confluyen en los espacios de trabajo es clave. Para ello, solo hay que pensar que, en lugar de estar participando en una carrera de corta distancia, lo que se está es en una maratón, por lo que hay que saber mantener un equilibrio entre los momentos de esfuerzo y los tiempos de reserva de energía.

Desde una perspectiva laboral, esta práctica también conlleva una correcta gestión de los tiempos de trabajo, es decir, saber cuándo es importante estar 100% concentrado e implicado en la tarea, y en qué momento es clave saber desconectar de las responsabilidades. De esta forma, el cerebro es capaz de procesar todos los datos y de maximizar su rendimiento durante el desarrollo de las responsabilidades profesionales.

Hay expertos que, en esta línea, aconsejan establecer descansos de entre 15 y 20 minutos por cada hora trabajada, aunque la medición de dichos tiempos dependerá del tipo de tarea que se está llevando a cabo, y del nivel de concentración que requiera. Así, aquellas que resultan más agotadoras necesitarán periodos de descanso más continuos y/o extensos.

Asimismo, el artículo  de Harvard Business Review, señala otro punto importante en la reducción del estrés: la calidad de las relaciones laborales que se establecen en la organización. En este sentido, con el fin de obtener un mayor rendimiento de la fuerza de trabajo, como líder, es clave conocer qué equipos pueden servir de apoyo a la hora de cumplir con los plazos de entrega y ejecución. Además, un buen ambiente de trabajo repercute en la actitud con la que los profesionales afrontan su jornada laboral.

Otra práctica que ayuda es “ser energizante, no energético”. Esto implica, establecer plazos cortos de trabajo intensivo. De este modo, “en lugar de marcar el ritmo, debe aspirar a hacer que los equipos se auto propulsen” y, en ved de “delegar tareas, debe aprender a dirigirlas”. Para ello, es clave reconocer aquellas personas que tienen capacidad para trabajar bajo escenarios de tensión, y quiénes son buenos siguiendo a otros, dentro de este contexto de trabajo.

Por otro lado, al fijar plazos ajustados, el equipo se vuelve demasiado dependiente de la presencia del líder. “La velocidad sostenible es alcanzable solo si el equipo se impulsa sin tu presencia”, apunta el artículo. “Liderando desde la línea lateral, no la línea frontal cambiará la perspectiva”, añade. De este modo, el artículo invita a la formación de grupos de trabajo más autosuficientes, capaces de tomar las riendas de sus decisiones, pero con la posibilidad de recurrir a la figura del líder cuando es necesario.

Finalmente, Harvard Business Review aconseja analizar cada proyecto, tarea o problema como una única unidad para llegar más rápido a su resolución a un proceso de ejecución más corto. En este sentido, es importante “fijar reuniones, abordar los problemas abiertamente e invitar a otros a mejorar sus propios pensamientos y decisiones”.

DEJA TU COMENTARIO:





ENVIAR NOTICIA:




VISUAL COMPANIES

Conoce las mejores empresas en las que trabajar.

OCU
Nationale-Nederlanden
Santalucía Seguros
Generali
Vodafone
Lidl
Affinity
Endesa
Sacyr
LG Electronics
Randstad
CGI
Securitas Direct
Maxxium España
Kiabi
Bayer
Alten
Vitaldent
Lilly
MC MUTUAL
Hays
PeopleMatters
Aegon
Prosegur
Naturgy
Leroy Merlin